Breves
De Narváez se cansó de que dudaran de su estirpe peronista y se mandó un moco electoral que hace suponer que se contagió de Alfonsín en su espíritu vintage ochentoso. Ricardito se rodea de Sourrouille, Brandoni y Brodersohn, mientras que al colorado le falta ponerse la campera de Herminio y recorrer funerarias con un encendedor. «Kirchner eligió morirse antes que perder otra elección» manifestó el candidato a gobernar la provincia de Buenos Aires, para luego pedir disculpas por el exabrupto que poco tiene que ver con el discurso de pacificación. Alfonsín, por su parte, decidió romper el chanchito y se trajo a los asesores comunicacionales de Barack Obama. Algunas fuentes consultadas afirmaron no saber cuál será la estrategia que se traen en manos los especialistas norteamericanos, pero no descartan comprar un par de baldes de betún. 

Ojo con Scioli. La puja del gobernador de la provincia de Buenos Aires para armar la lista de legisladores provinciales, elegir el Vicegobernador y meter algún amigo en la lista de Diputados Nacionales, tiene mucho más onda que la pelea de Graciela Alfano con Ideas del Sur. Ayer Danielito estaba cómodo: armo reunión rosquera en la sede del Bapro, en pleno centro porteño, y pudo llegar sin usar el GPS. Cristina confía en que Zanini puede armar lo que venga y no entiende que el único armador serio que tuvo el kirchnerismo fue Alberto Fernández. Si fuera por Zanini, el compañero de Scioli sería Mariotto. En cambio, el gobernador bonaerense considera que hasta Zulma Lobato empastillada, entangada y sin afeitar es mucho más presentable. De lo que nadie habla es que Scioli es preocupante para la Rosada. El miércoles recibió a algunos barones del conurbano y la prensa dijo que fue por la preocupación que genera el pase de Cariglino a las huestes duhaldistas, lo cual nunca existió porque nadie vuelve al lugar del que nunca se fue. Los eternos intendentes ya avisaron que a Mariotto tampoco lo quieren y mientras todos se hacen que están en otras, algunos se acuerdan del corte de boletas de 2009, cuando Néstor perdió por poquito. Scioli, por su parte, sabe que Cristina depende más de su provincia que él del desempeño de la Presi en las nacionales. Y ahí andan, con los intendentes que vetan legisladores propuestos por la Rosada y meten a otros borrados por orden de Zannini. 

Corrida de Vencedores: La Presi avisó que no va a hacer campaña con el Chivo Rossi en Santa Fe porque no quiere quedar pegada a lo que podría ser un fracaso estrepitoso. Por si fuera poco, al hermano de Rossi ya lo bajaron de la lista de diputados nacionales, donde a esta altura tiene chances de entrar hasta el Mago Sin Dientes. Cagándose en el resultado de la interna justicialista de la provincia de Santa Fe, la Presi apuesta más a Perotti -que perdió- considerando que, de este modo, conservará el voto del campo santafesino, como si los dueños de las estancias y chacras no supieran que Rossi sólo fue un defensor de una medida que aplicó la señora que acusó al sector de ser piquteros de la abundancia.
El miércoles a la noche, la Presi fue al Instituto Leloir a inaugurar el edificio anexo, hablar de la vaca Rosita y charlar del satélite. A la salida se mandó como rockstar a tocar las manos de los que la esperaban tras las vallas y se pegó un palo contra las mismas que le abrió la frente. Luego de que en su discurso tirara frases como «me vas a explicar ‘medalla de oro’ qué es lo que vos hacés, porque yo lo leí y no entendí nada, pero nada», sus asesores se mostraron exultantes, mientras afirmaban que quedó demostrado que sí le llega sangre a la cabeza. Posteriormente, un médico comunicó que la Presi se encontraba fuera de peligro y que era recomendable que llevara a cabo su actividad desde la residencia de Olivos, como si hiciera falta una orden médica para que Cris se pase el día en pantuflas.

Por suponer que se venía el Programa Cabeza Abierta Para Todos, los laderos de siempre quedaron un poco confundidos y anoche salieron a reprimir a mansalva a los docentes santacruceños que protestaban frente al Ministerio de Trabajo del candidatazo a Vicejefe de Gobierno de Daniel Filmus. En su defensa, desde el Ministerio de Seguridad afirman que lo único que quisieron fue darles la bienvenida a los docentes patagónicos y hacerlos sentir como en sus propias casas, corriéndolos a palo limpio y mojándolos en una preciosa noche invernal en la que sólo faltó viento, nieve y un Varizat con ganas de atropellar educadores. En cuanto a la falta de ética respecto de la política de no represión de la protesta social a la que hace referencia la Presi cada vez que encuentra un micrófono abierto, refirieron que se mantendrá a rajatabla: «Facilitar el regreso a su provincia de algunos revoltosos, es un favor a la política educacional de la que esta gestión ha hecho una bandera. Porái fuimos muy efusivos, pero la protesta no se mancha.»

Viernes, viernes, viernes.