Cotizaciones
Todos tenemos un precio, solo que a algunos no se los han hallado. No es que sea mi caso, que con un par de contratitos que me alcancen para rascarme a cinco manos sin laburar, me conformo, pero parece que algunos hubieran nacido ayer.

Anoche, en la Cámara de Diputados se debatía el presupuesto 2.011. Más allá de ver a Lilita en su mejor estado, tirando mierda para los cuatro puntos cardinales y emitiendo alguna que otra profecía, lo más preocupante fue ver que la guita ya no alcanza para comprar diputados. Pero fue entretenido ver cómo funciona esto. Por 50 lucas agarraron viaje unos cuantos, otros dijeron que sus votos no estaban en venta. Obviamente quisieron decir que no estaban en venta por esa guita.

Agustín Rossi, preocupado. A Néstor no le hubiera
gustado que haya corrupción. 
Hay que darles la derecha a los compañeros Diputados, por más que escucharlos quejarse de la corrupción, es como ver a la Hiena Barrios diciendo que los argentinos manejamos como el orto. ¿Qué son 50 mil pesos hoy en día para alguien que anda en un auto de 150 mil? No tienen creatividad. Si quisieran comprar a Cinthia Hotton, no tendrían que ofrecerle guita. Con que le prometan una Marcha del Orgullo Heterosexual, alcanza. Uno entiende que se les complica repartir cargos vedetongas, como cuando le dieron la Vicejefatura de Gabinete a Rivas, que había denunciado por corrupción a Néstor Kirchner y hasta a los Granaderos de la puerta.

Lamentablemente, les alcanzó para algunos radicales y un par de crotos del PRO, entre los que se encuentra la Diputada Alonso, quien, paradójicamente, había presidido antiguamente Poder Ciudadano, luchando contra la corrupción y por la transparencia de las instituciones republicanas.

Lilita, explicando cómo quedó el armado opositor anoche.
Todo un gran puterío. Majdalani, una chica de Jorge Macri, que parece que arregló con De Narváez, Attanasoff que termina internado en la Suizo Argentina, Paula Bertol con síndrome premenstrual llorando por las bancas vacías, los radicales acusando al oficialismo de corruptos, el PRO acusando al oficialismo de corrupto, lo que queda del Peronismo Federal acusando al oficialismo de corrupto y Carrió acusando a todos de corruptos.

Esta es la oposición que tenemos. Estos son los que quieren salvarnos de los problemas institucionales en los que nos sumió el kirchnerismo. Con Felipe Solá tratando de “Compañero” al ex Néstor, Reutemann diciendo que se aleja de la Mesa de Coordinación del Peronismo Federal, Mimicha que twittea frases enigmáticamente apocalípticas, como si fuera Violeta Lo Re con Ricardo Fort, las chicas del PRO que terminan llorando por cualquier gansada y Lilita que desea una patria sin corruptos, en la cual quedaría ella y el Padre Pepe de la villa 21.

Mucho tendrá para agradecerle el oficialismo al Lole por la manito que les dio en el día de ayer. No tanto tienen para agradecerle los del peronismo disidente, que todavía se preguntan a dónde quedaron los códigos como para que venga a dar tamaño anuncio. Igual que Solá, que de tanto aplicar el dogma de hacerse el boludo para sobrevivir en política, ya debe tener el esfínter bostezando de todo lo que se comió, y se va a seguir comiendo, por veleta.

La única buena es que la camarera del Perla Negra que tenemos por mandataria, sigue depositando su confianza en el impresentable de Zannini, en la foca del Máximo, en el relojero Randazzo, en el payaso polifacético de Timerman, tan poco diplomático como Boudou -a quien deberían sellarle la boca para que deje de mandarse cagadas- y en la militancia de La Cámpora, cuya última actividad productiva, fue ir a descolgar los carteles de PDVSA en Avenida del Libertador. Curiosidades de la relación comercial desinteresada entre Chávez y Néstor. Palmó uno, se va el comercio de las valijas voladoras.

Mientras la comunicación política siga en manos de Gvirtz y el papá de Camilo García, también andamos bien. Hace un par de semanas, a raíz de la muerte de Mariano Ferreyra, había mutis por el foro en los medios oficialistas. Depresión de los integrantes de 678 y TVR tomando como objeto de la debacle política argentina las opiniones de Susana Gimenez y Mirtha Legrand. Todo ello era acompañado por la única que siguió hablando ante las patéticas comprobaciones de que todo lo que hizo el Gobierno sobre el tema, fue una gran cagada. Cristina, desde la soledad de su twitter, y cual borracho con pedo triste -gracias, Guido- vociferaba «esta Presidenta tiene millones de fotos con desconocidos» y trataba de caranchos a los medios que se atrevieron a no comerse el verso. Después de la muerte de Néstor, todos los programas son de homenaje al prohombre de la democracia, los Derechos Humanos y el consenso. 

Mientras la Presi y el séquito de lameortos desafían cínicamente a los que dicen que en el mundo se nos cagan de risa argumentando que cómo puede ser que integremos el G20, están los que les responden que se ingresó gracias a las políticas económicas de los fatídicos años ´90, para luego ser tildados de gorilas inconformistas. Por cada uno que dice que con Néstor se fue un esperanzador de los pobres, están los que le tiran 236 chicos muertos en Misiones. Cipayos, aprendan de la Provincia de Salta, dónde sólo muere uno por mes.

Jueves. Estas cosas con Cherasny, no pasarían.