Dos por Uno
La presente publicación se divide en dos partes. No es que sea un jodón de la vida, sino que venía escribiendo amenamente sobre los temas del día hasta que tomé el atrevimiento de leer el discurso de la Bolsa de Arena pinchada que tenemos por Presidente.

Primera Parte: Pragmáticos

Un año y siete meses. Ese es el tiempo que pasó desde que empezó el bolonqui del campo. Que la Resolución 125 que los tractorazos, que los cortes de ruta, que los derrames de leche, que el cacerolazo, que la soja es un yuyo, que a mi no me van a imponer nada, que la Plaza es del pueblo, que la Plaza es del amor, Gorila Puto vas a pagar las retenciones del gobierno popular, no te vayas con Chavez, andate conchuda, acá tenes los pibes para liberación, y una innumerable cantidad de etcéteras.

Y todo se originó por una Resolución firmada por un Ministro. Idea del entonces Jefe de Gabinete Alberto Fernández, ordenada por el ex Presidente Néstor Kirchner. Fue lo único que se les ocurrió para empezar a recaudar un poco ante el desconche que venían haciendo con la guita. Si está bien, si está mal, a nadie le importó después. Lo único que importaba era que demostraban una y otra vez que no tenían cintura para resolver algo tan idiota como una Resolución ministerial. La mandaron al Congreso porque son un Gobierno que respeta a las Instituciones. El Vicepresidente se dio vuelta, se querían cortar las venas con una lima oxidada.

El lider de los movimientos nacionales y populares, apoyando a la Comandanta.

Un año y siete meses después, deciden crear un Ministerio de Agricultura. La dejan en pelotas a Deborah Giorgi, que por si alguien no se acuerda, es una mujer de unos 50 años, dudosamente rubia, que hicieron jurar como Ministro de Producción. Ahora le sacan Agricultura pero le dejan Industria para que siga haciendo la plancha, porque lo que se dicen políticas de planificación productiva, no es precisamente lo que se hizo desde que juró como funcionaria nacional. El flamante Ministro de Agricultura ya convocó a la Mesa de Enlace para el próximo lunes.

Pintada al óleo. Debora Giorgi. Apuesto a que no saben quién es.

Si hay algo que tenemos que destacar de este Gobierno es el tiempo que se toman para pensar las medidas a adoptar. El pragmatismo es un concepto que no encuentran ni en el diccionario. En Misiones todavía están esperando la ayuda para las víctimas del tornado y nosotros ya nos olvidamos. Pero a no desesperar. Estiman que crearán un Ministerio de Aludes para solucionar el problema de Tartagal y recién ahí testearán como viene la mano para implementar el Ministerio de Tornados, Granizos y Tormentas Eléctricas, de las cuales dependerían la Subsecretarías de Sudestadas, la de Garúa y el Programa Saltando Charquitos.

Segunda Parte: Instinto Asesino

Gracias, muchas gracias: recién me veían cuchichear con Alicia, mientras hablaban todos, pero no era por maleducada, era que no me podía acordar en qué mes habíamos presentado, en la Casa de Gobierno, este plan de ingreso social con trabajo; ella tampoco se acordaba – les digo, vamos a decir la verdad – y mandó a preguntar.

Con esas palabras, la Presidente de los Argentinos inició un discurso para presentar el Plan de Inclusión Social. Unos seis años y medio después de iniciada la gestión de su marido y a casi dos de haber tomado la posta ella. Hasta ahí venía bien, yo tomaba el café, me cagaba de risa un poco de su forma de hablar como si estuviera en una reunión de vecinos de Villa Soldati y todo eso. Todo en orden hasta que leo que la Jefa del Mejor Cuadro Político de los últimos tres milenios dice que frente a este fenómeno que flagela la historia de la humanidad, de la pobreza, de la injusticia, de la inequidad siempre en la vida y en el mundo hay dos clases de personas, digo yo: las que hacen declaraciones sobre la pobreza y las que nos dedicamos a ejecutar acciones concretas contra la pobreza para combatirla todos los días y en todas partes.

¿Cómo hago para seguir con esto? ¿Qué se puede hacer para no salir a las puteadas a la calle con ganas de prender fuego lo poco que nos queda? ¿Cómo se hace para seguir adelante con nuestra vida, sabiendo que este mes nos dejan otra vez con el tujes mirando pa´l norte con los servicios de luz y gas y recién estamos en el segundo día de octubre? Yo intento, les juro que trato de ponerle onda. Pero cuesta cuando me tiran frases como aunque hagan ruido, ruido siempre hubo, no nos molesta el ruido, hubo más ruido en otros tiempos y yo creo que precisamente muchos intentan, tal vez, tapar el sol con la mano y hacernos creer que en la Argentina estamos mal, y que todo está mal y que somos un desastre, es como que alguno se solazara en instalar entre nosotros una sensación de agobio y de fracaso, cuando la obligación de todo ciudadano no es decir mentiras, pero es fundamentalmente inspirar confianza, fe, solidaridad y cooperación en todos y cada uno de los argentinos.

Hotel Los Sauces, El Calafate. Este es uno de los Kirchner para combatir solidariamente la pobreza en el país.

Ya era demasiado y recién iba por la mitad. Seguí leyendo esperando que en algún momento apareciera una frase tipo «saludá a la cámara» o algo así, pero no. Una y otra vez iba tirando pelotudeces cínicas, dignas de psiquiátrico. Lo vamos a seguir haciendo porque no somos fundamentalistas, nunca lo fuimos, no creemos en las políticas que van de un lado para otro, creemos en esto, en lo que hemos creído y sostenido toda la vida. Es mucho. Ya sabemos que no varían sus políticas, porque no tienen la más puta idea de para dónde salir corriendo. Y en un país en el que nos quieren hacer comer el verso de la libertad de expresión, cualquiera que opina en contra es defenestrado así sea el Cardenal Bergoglio y su planteo de que el hambre y la indigencia también es una cuestión de derechos humanos.

No es Somalía. Es Argentina.

Por eso, hoy estoy muy feliz y les pido una cosa: que todas las mañanas cuando vayan a su trabajo, agradezcamos a Dios todos juntos y muy fuerte porque podemos seguir dándole lucha sin cuartel a la pobreza con acciones concretas, todo los días, en todas partes, en todos los lugares, en todas la provincias, en todos lo municipios, y aquí, en casa, en la República Argentina…

No es Rhuanda. También es Argentina.

Mucho. Pero es viernes. A no desanimarse. Esta semana pasó de todo, pero me resbala más que nunca. Ya no me importa si llego a fin de mes, si puedo cambiar el auto, si todos se hacen los boludos mientras yo laburo o si la justicia está más lenta que de costumbre. Me importa una sola cosa. Tengo mis motivos.

Canciones de Fin de Semana:

Inaugurando esta sección, les dejo un pegadizo tema, próximamente disponible en versión remixada. ¡Alza las manos y entrega la billetera!

Viernes, Hermoso viernes.