Dubai del Sur
Cuando no hay épica, cualquier riña de bar tiene pinta a resistencia en el Ghetto de Varsovia. Cada acto que la Presi lleva adelante es «un día histórico», cada anuncio pedorro es «el evento más importante de las últimas décadas», así se trate de una obra pública majestuosa o la creación de un canal de televisión. La última semana se emocionó con la expropiación de la mitad más uno de lo que queda de YPF, y no es para menos.
La oposición política demostró que está de liquidación por discontinuidad y dio el visto bueno. Binner manifestó la posición del FAP -Frente de Amigos Públicos-, su fuerte no rechazo a la medida adoptada por el gobierno, su férrea actitud de no resistirse a nada, y su implacable compromiso de votar por el oficialismo, pero con mala gana y carita de asco. Mauricio dio una conferencia en un horario asesino para asegurar que no estaba para nada de acuerdo con esta forma de estatización y que alguien tenía que pensar en Antonia. Los radicales sólo querían que los dejaran hablar en cámara, luego comprometieron el voto a favor y alguno que otro se adelantó a Cristina y cargó contra Macri por decir lo que dijo.
Debo reconocer que, en estos casos, el gobierno logra descolocar a más de uno más en base al mensaje, que al acto en sí. Ningún radical podría oponerse a la idea de volver a contar con los Yacimientos Petrolíferos Fiscales en poder del Estado, a ningún socialista le da la cara para oponerse a algo que ellos siempre quisieron, y así. No sé si lo hacen por temor, por vagancia, o por incapacidad para leer la realidad, aunque sospecho que va un poco de cada opción en partes iguales. No es oponerse a que YPF vuelva a manos estatales, es decir que no a que la manejen los mismos que la privatizaron, acompañados por los mismos que colaboraron en el saqueo, y todos juntos con los que aniquilaron de un corchazo la autonomía energética del país. Puedo entender el sentimiento patriótico, el nacionalismo de muro de Facebook, pero sigo en la espera de que alguien se pregunté por qué y para qué ahora o, al menos, algún sesudo análisis que me permita comprender que un gobierno que no logró aumentar una sola fuente de ingreso, serán los que puedan convertirnos en Nueva Dubai.
En tren de éxitos, la Presi  anunció el lanzamiento de Tecnópolis TV, donde inició hablando de ciencia tecnológica y terminó hablando sobre Carolina Peleretti, de cuánto frío debe hacer en la Antártida y que a la mamá le gusta mirar programas de cocina. Interesante fue escuchar que esta nueva señal venía a cubrir un nuevo rubro, dado que ya tenemos señales públicas infantiles y de noticias. Entiendo que América 24, Crónica TV, C5N y CN23 vivan de la nuestra, pero de ahí a decir públicamente que tenemos canales estatales de noticias, es un poco fuerte. Luego de oficiar de TV Guía, Cris nos contó que le hizo gastar a todos los argentinos cien millones de dólares en comprar diez vagones de subte para que Salustriana pueda conocer cuando venga en el Tango 01 a Baires. Cien millones en diez vagones que supuestamente son para la línea A. Cien millones en diez vagones que no sirven. Cien millones mal gastados, dado que el gobierno de la Ciudad tiene una compra por una suma superior de coches que nunca puede realizarse, dado que Nación no mete el gancho para avalar el préstamo del Banco Mundial.
[NdelA: A excepción de la línea B, el resto de las líneas de subte se alimentan vía aérea -esos cables que cuelgan del techo- y de estas, todas utilizan el mismo voltaje, menos la A, claro. Para poder incorporar nuevos coches, hay que adaptarlos al voltaje diferencial. Eso, o repotenciar la catenaria y cambiar todos los coches.]
Por suerte la Presi levantó la puntería y el jueves se fue hasta San Juan para -según sus propias palabras- inaugurar cinco megavatios. Allí nos contó de la necesidad de cambiar la matriz energética argentina. Cris posee tanta humildad junta que hasta se olvida que, si hay algo que tomó como prioridad el kirchnerismo, fue el cambio de nuestra matriz energética. A fuerza de fusilamiento de reservas, volvimos a juntar leña y a acopiar leña. Nuevamente aprovechó para pegarle tácitamente y en ausencia a un Jefe de Gobierno de oratoria difícil, aduciendo que le gusta descansar mucho. Por suerte, ella siempre está en los momentos más difíciles, como cuando murieron estroladas cincuenta y una personas a bordo de un tren y sólo tardó cinco días en aparecer a contener a las víctimas y sus familiares, llorando y pidiendo piedad a 306 kilómetros del lugar del accidente.
La autosuperación es una cualidad que no muchas personas poseen. Es el empeño de la fuerza de voluntad para romper nuestros propios récords, es las ganas de querer ir siempre más allá. Y hemos visto pocas luminarias que pongan tanto empeño en batir sus marcas anteriores, como Cris. Así fue que en una misma frase afirmó que en los 90 un grupo de marcianos rifó YPF, para luego asegurar que Néstor depositó en el exterior algunos pocos cientos de millones de dólares para proteger a su Provincia y, finalmente, asegurar que fue el único que tuvo que dar explicaciones por ello. Si eso no es autosuperación, estimados, no sé bien qué podrá serlo.
Para finalizar una semana a todo culo, Cris viajó el viernes a Santa Cruz para dar una clase de administración pública libre de negociados y oportunismos. Anunció la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, que son los nuevos nombres con los que se conocerá al antiguo proyecto Barrancosa-Condor Cliff. La maravillosa obra hidroeléctrica fue presupuestada en 6 mil millones de pesos durante la gestión del gobernador Acevedo. Un par de años después, el mismo Acevedo -ya exgobernador- denunció que para la nueva gestión, el presupuesto de obra era de 15.800 millones. El viernes, Cris tomó el toro por las astas, dio de baja la antigua y sospechada licitación, y anunció la misma obra de siempre, pero con nuevo nombre y presupuesto: 21.000 millones para lo que antes costaba 6 mil millones. Con una fiesta de sobreprecios tan patriótica ¿Cómo no rebautizar la obra como «Néstor Kirchner»?
Debo confesar que le perdí el hilo a partir de allí, ella tampoco hizo mérito como para que se entendiera mucho lo que quería transmitir. No sé bien si es que hace brain storming frente a cámara, o la traducción literal del mecanismo creativo le aplica mejor, lo cierto es que comenzó a hablar de hacer road shows -sic- por Brasil, otro road show por Europa, y una pelea de sobre papagayos, loros y cotorras, mientras yo me imaginaba al gabinete desfilando por el cabarulo de La Jaula de las Locas. Y en cuanto logré hacer foco de vuelta, dijo algo poco amistoso sobre la hija de Macri y la inteligencia de este último y terminó afirmando que ella se ríe mucho de sí misma porque le hace muy bien y la ayuda a no creérsela. 
Me puse a hacer números tratando de cuantificar la guita que la Presi se ahorra en terapeutas gracias a la cadena nacional, pero antes que terminara de perderme en la cifra, Cris me hizo cambiar de especialista al recordar, casi emocionada, el origen del movimiento piquetero, nacido de los exoperarios despedidos por la privatización de la empresa llevada adelante por ella, su marido, su expresidente y todos sus amigotes. No ent
iendo bien cómo sucedió, pero en menos de tres cuartos de oración, saltó del piquete a los Boden 12. Según ella, este año el Estado terminará de efectuar la reparación histórica hacia los ahorristas que perdieron sus ahorros en manos de la irresponsable banca privada y, al mismo tiempo, reparará la historia de los piqueteros que perdieron sus trabajos por su culpa hace unos cuantos años. No, no les van a devolver el empleo. Nop, tampoco les entregarán una bruta indemnización. Pero no hay que olvidar que, para el actual gobierno, una buena expresión oral alcanza y sobra para tomar una realidad feucha y convertirla en una actualidad de puta madre. 
Debe ser por eso que les dijo a todos los que le arman protestas cortando la calle que busquen otro método, porque ella es una genia y en realidad no le están haciendo quilombo a ella, ni que le hacen el juego a la derecha. Debe ser por eso, también, que dijo que el hecho de privatizar una empresa para luego permitir su vaciamiento -integrando el directorio con derecho a veto- y finalmente expropiarla parcialmente -pagando- es un acto patriótico, un homenaje a los grandes hombres que dieron la vida por el país, como San Martín, Belgrano…y Él.
Ya somos Dubai y todavía no nos enteramos. Debe ser por eso que dejamos de comer carne y ni yerba podemos conseguir. Nos fueron preparando de a poco para el cambio cultural. Sus parientes utilizan aviones oficiales para salir de joda, tienen séquitos que los acompañan hasta en los bares y hasta utilizan la nuestra para darse pequeños lujos, como un pequeño Mini Cooper, pequeños hoteles, pequeñas pisos en Puerto Madero, muchas pequeñas propiedades repartidas por ahí, varios pequeños millones de dólares. Sólo les faltaba el petróleo.
Lunes. Verba mata hechos.