Recargada
La Presi volvió. Se nos fue de gira, dio cátedra ante el G20, criticó al anarcocapitalismo ante el B20, se sacó una foto con Obama, el primer mandatario nortamericano la trató de amiga de los Estados Unidos, y llegó al país recargada. Por estos lados, nosotros buscábamos infructuosamente un arbolito que nos vendiera diez dólares o, al menos, un paquete de polenta. 
Habló mucho, tiró varios números, y redondeó la idea de que los efectos de la crisis son inevitables, pero no nos afectará. El modelo está tan sólido que la Argentina pasó de ser un deudor neto a ser un acreedor neto del resto del mundo desde 2004. Para ampliar, estuvo a punto de decir quienes eran los principales deudores del mundo, pero no lo hizo para que no digan «qué ortiva la presidenta que anda contando todos los que deben.» 
[Nota del Autor: Debo aclarar que muchas veces he puesto frases en boca de funcionarios, enunciaciones inexistentes a fines de joda. Este no es el caso. El que no me crea, puede buscar el discurso y escucharlo por si mismo]
También hizo referencia a que la deuda externa argentina es la más baja en relación al PBI desde la Baring Brothers de la década de 1820, lo cual estuvo bueno para el aplauso, la ovación y el griterío orgásmico de los burros que la escuchaban, pero que no deja de ser una exageración de una mina que quiere tanto a Dilma, que arranca por el ego brasilero de o modelo mais grande do mundo: en 1992, la proporción Deuda Externa-PBI era del 27% y recién se cruzó la barrera del 32% en 1995. No es para restarles méritos al kirchnerismo, dado que con la reestructuración de la deuda se bajó del 150% del PBI al 50% en menos de cuatro años, pero es precisamente por ello que no es necesario exagerar. Roca recibió el gobierno con una deuda del 360% del PBI y no hizo tanto escándalo, aunque tampoco había quién lo escuchara en cadena nacional.
Siempre revoltosa, y a pesar de sentir «un poquito de orgullito» -sic- Cristina no quiso devolverle el toque de Facebook a Obama y sostuvo que la amistad corre por cuenta de él, solamente. Curiosamente, en Washington sostuvieron la misma línea y dijeron que la amistad corra por cuenta de Obama, mientras ellos vetan dos créditos solicitados por Argentina. La prensa vernácula sostuvo que se trató de un castigo de la administración norteamericana. Timerman, por su parte, demostró su gran capacidad como Canciller y payaso internacional, y publicó un comunicado del Departamento de Estado yanqui en el que afirman que «de ningún modo los Estados Unidos castigaron a la Argentina, sino que tan sólo le vetaron dos créditos«. Lo que se dice, un rotundo éxito de la gestión de nuestro queridísimo ministro de Relaciones Exteriores. 
En un artero intento de desarmar a quienes hacemos chistes sobre sus actitudes y frases, la Presi pidió que le permitieran ponerse en «Maestra Ciruela» y recomendó a los chicos que estudien ingeniería, que abogados sobran. Este concepto compartido por todos los que hemos tenido sexo no consentido en el estudio de algún letrado, disfrazado de liquidación de honorarios, fue reiterado en un discursó que brindó en el teatro Maipo, con motivo de la presentación del último libro de Adrián Paenza. 
Luego de afirmar que se sentía muy orgullosa de estar en el mismo escenario donde estuvieron «minones como Nélida Lobato y Nélida Roca», Cris agradeció a Paenza la invitación y la donación del libro para el programa Conectar Igualdad. Después, contó que el periodista y matemático le hizo llegar un sobre con un problema matemático…y otro con la solución. Para que no se prestara para chicanas, la Presi contó lo que todos sospechábamos: «En el colegio nunca me gustó la matemática por que no la entendía«. 
En otro orden de cosas, mientras Cristina contaba que la forma correcta para que Europa salga de la crisis económica no es mediante ajuste, los empresarios del sector del transporte informaron que sin subsidios, el boleto mínimo del bondi se podría ir a cuatro pesitos. El secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, dijo que todo se trató de un «acto terrorista mediático para enloquecer a los usuarios«. Para llevar calma a la ciudadanía, aclaró que no se eliminarán los subsidios «por ahora«. 
En idéntico sentido se pronunció Agustín Rossi, quien dejó bien en claro que el llamado a la institucionalidad y la austeridad propuesto por la Presidente hace menos de tres semanas, era sólo una jodita, que la partida de subsidios no se toca, y que el presupuesto del año que viene sale con superpoderes, o no sale.
Para festejar la bonanza económica, en la Bolsa de Comercio se dedicaron a jugar al Jenga con los pisapapeles y se les cayó el Merval unos 4,6 puntitos. En la otra punta de la rosca financiera, los bancos no entregan depósitos en dólares. Las diversas fuentes consultadas emitieron distintas opiniones sobre la negativa: porque se les cae el sistema, porque el Central no les manda verdes, porque no tienen ganas, porque son nacionalistas, porque son desestabilizadores, porque no da. Mientras tanto, los publicistas de la banca privada convertirían un spot televisivo en gráfico y lo pondrían al lado de la línea de cajas con la frase «Hoy no, mañana». 
Con la serenidad que me da tener un ministro de Economía que declara ahorros en dólares fuera del sistema bancario, un Vicepresidente del Central que considera que comprar verdes no es negocio y los cajeros de bancos privados ofreciéndome en voz baja comprarme dólares a buen precio, empiezo a considerar que los Patacones serie B que olvidé canjear en su momento, podrían salvarme el año.
Jueves. Con paciencia y con saliva, todo se puede.