Divague Kirchnerista
La Presi, Urtubey y, aplaudiendo, el gobernador de Jujuy.
En el marco del festival itinerante «Te Lloro por un Voto – Temporada 2011», hubo presentaciones a cargo de diferentes grupos de la misma compañia. En Salta, la Presi se tuvo que fumar la presencia del latin lover Urtubey para poder inaugurar una carcel. Como pasa cada vez que se presenta en un lugar sin tener nada armado, divagó. Y como sucede cada vez que está bajoneada y nerviosa, se refugió en ensalzar su figura para ocultar sus inseguridades. A los cuarenta segundos de haber saludado, lo mencionó a «él» -los conté- y divagó entre los derechos humanos de los presos, la cárcel modelo que estaba inaugurando, y hasta tuvo un lapsus de reivindicación para las otras cárceles modelo, inauguradas en 1999, cuando el segundo mandato de Carlos Saúl I de Aniyaco estaba finalizando. Obviamente, no lo nombró, pero no podemos pedir demasiado a quien se pone a hablar de política energética en una inauguración carcelaria en la provincia que mayor tensión mantiene con la Rosada por cuestiones, precisamente, energéticas. Habló de ella, de él, nuevamente de ella y de cuando estuvo presa. Que no haya mencionado las gestiones para su liberación, es porque no venía al caso, mucho menos cuando la que habla de derechos humanos encabeza un gobierno que no tiene ningún tapujo en acusar a cualquiera de haber sido cómplice de la dictadura. 
De este lado de la patria, y para demostrar fidelidad a la costumbre kirchnerista de proyectar en los demás las propias falencias, el diputado Carlos Kunkel quiso dar una manito acusando a Alberto Fernández de haber sido apoderado del «Partido Nazi» durante la dictadura, en alusión al Partido Nacional Constitucionalista. Alberto Fernández, que nació en 1959 y en el 76 todavía bailaba lentos en los asaltos con los brazos estirados, le recordó a Kunkel que el Frente Nacional Constitucionalista también acompaño a Cámpora, a Perón y, en 1983, a Italo Luder.  
Hay que reconocerle a Kunkel la coherencia en mantener las mismas actitudes estúpidas durante cuatro décadas. En 1973, Kunkel llegó a la cámara de diputados integrando el FreJuLi, o sea, en las mismas elecciones en las que el Frente Nacional Constitucionalista acompañó a Perón. Por entonces el frente se llamaba Yrigoyenista y había sido fundado por Alberto Assef, que no sólo acompañó de nombre, sino que integró la nómina de quienes integraron el vuelo del retorno de Perón al país y, más tarde, fue designado por el General al frente de Hidronor. Es más que obvio que Kunkel conserva una línea unidireccional de la historia que lo lleva a decir burradas a consciencia. No lo hace de ignorante, lo hace de estúpido y bocón. Si tuviera un perfil más bajo, nadie se daría cuenta que tiene problemas de irrigación sanguínea. Como Scioli, por ejemplo. Pero no, le gusta hablar. Kunkel tendría que sentirse conforme con haberse ganado un lugar de lujo en la historia del justicialismo: es uno de los pocos que puede presentarse como expulsado del Partido por el mismísimo Perón. 
La Rioja en Campaña. Gentileza Mariano Finkelstein
Otro que compite por el premio al bocón de la temporada 2011 es Aníbal Fernández, aunque ostenta una gran ventaja sobre el resto. En el caso de Aníbal, su problema no es la estupidez sino su calentura, que lo lleva a acusar a los demás de las mismas cosas que él hizo. A raíz de la «carta abierta» que Alberto Fernández publicó en La Nación, el actual Jefe de Gabinete le respondió por el mismo medio y lo hizo al mejor modo kirchnerista: lo acusó de ser empleado de Magneto y le recordó que había trabajado para Cavallo. Lo interesante no es que Aníbal haya sido intendente menemista y funcionario duhaldista para luego cagarse en todos y recuerde a Alberto haber hecho lo mismo. Lo realmente rescatable de la respuesta del bigote mayor es que le recordó al bigote menor que en 2007 el gobierno apoyó a Filmus y no a Telerman y que así les fue. Más allá de que en este último punto el actual Jefe de Gabinete tiene razón, uno ya siente lástima por Filmus. Una lástima similar a la risa culposa que nos genera ver el porrazo de alguien por la calle, pero lástima al fin. Que tres días antes de un balotaje, cuando la Presidenta ya le soltó la mano y cuando una nueva sodomización parece inevitable, que el Jefe de Gabinete reconozca que Filmus es un perdedor por naturaleza, es conmovedor.
Danielito, por su parte, ya no sabe qué hacer o dejar de hacer para captar el voto que no lo acompañó en la primera vuelta. Los afiches, además de hilarantes, dan pena. «No te resignes», «Estás a tiempo de no arrepentirte» y «No Dudes», son muy interesantes, aunque «Votá por mayor seguridad» supera cualquier expectativa. Pero «Votá por un abrazo» se lleva el primer puesto de la lástima. Si bien reconoció publicamente que «fallaron en la comunicación», todavía no entendió que la comunicación les funcionó al pelo y ese fue su mayor problema: que a la gente le quedara bien en claro que representa. Dispuesto a morir de pie o, al menos, en alguna posición no tan escandalosa, hizo todo lo contrario a lo hecho en la primera vuelta: fue a TN más veces que Lilita, tomó distancia de los dichos de Carta Abierta y Fito, y hasta denunció una campaña sucia en su contra. Evidentemente, el enemigo lo tiene adentro. Sólo así se entiende que alguien lo convenza de que es buena idea que hable para cerrar la campaña. 
Entre tanto, Boudou agradece a San Alsogaray no haber sido el elegido para disputar la Ciudad de Buenos Aires, mientras le prende una vela a don Álvaro para que el escándalo de los puticlubs de Zaffaroni no lo salpique a él, siendo que el dueño de discurso progre de la cadena de servicios cariñosos «Sexo al Paso» es su principal asesor, a pesar de ser Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. 
Walter Barrionuevo y loca linda.
Por si fuera poco, para finalizar la semana a todo trapo, en Jujuy decidieron jugar en primera. Esto de ver que los únicos reprimidos por el Estado que no reprime son los docentes y los Qom, ya tentaba a cualquiera. Un desalojo un tanto violento y varios golpistas con ganas de cabecear balas estatales, les asegurarían el primer puesto. Si bien el predio había sido usurpado ilegalmente, el gobierno provincial consideró que negociar con los usurpadores es para los maricones de la capital y que otorgarles las tierras sólo lo hace el pecho frío de Scioli. De este modo, el operativo se llevó con la prudencia necesaria del caso: disparos de gases lacrimógenos al sector donde estaban las mujeres con sus hijos, balas de goma y algún que otr
o plomazo, lo que dio a la represión un tinte que hizo quedar al Coronel Falcón a un pasito de ser reivindicado por su trato no tan humanitario, pero igual de ajustado a derecho que el de las fuerzas de la gobernación encabezada por el kirchnerista -ex interventor de Santiago del Estero en el gobierno de Menem- Walter Barrionuevo. Hay que reconocer que se la buscaron: con la que se lleva Milagro Sala, tranquilamente podrían manguearle alguna que otra casita. 
Nota del Autor: Con Mr. Groncho queremos dejar en claro que en el encuentro mantenido con Alberto Fernández la semana pasada, no tuvimos actitudes desestabilizadoras ni le llenamos la cabeza. Asimismo, consideramos que es menester ratificar que tampoco nos paga Clarín. No cotizamos tan caro. Por una subsecretaría con presupuesto para contratar amigos que nos den el 30 de retorno, agarramos viaje hasta con Alcira Argumedo. 
Viernes. Si votás en Capital, andá, que todavía es gratis.