El Club de las Estadistas
Cuando todos lo daban por descartado, Hillary CLinton vino a la Argentina. La Secretaria de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica no tenía previsto darse una vuelta por estos lares, pero Obama le bajó la orden de que pasara por el lugar del desastre. Antes de venir para acá, Hillary ya había estado charlando con Pepe Mujica y tuvo un breve encuentro con Fernando Lugo, como para no extrañar el hogar.

«Y como verás, Hillary, el índice de inflación no es tan grave como dicen en los med…»

La reunión con Cristina fue breve, charlaron de boludeces como las compras en la 5ª Avenida, la volátilidad de las ofertas de Vouitton y el petróleo de las Islas Malvinas. Luego, la Presi le dio consejos sobre cómo recuperar la economía de los Estados Unidos y Hillary le dijo que afloje con el colágeno. La Secretaria de Estado también se mostró sorprendida por cómo funciona la opinión pública en este país. A Cristina se le aflojaron los esfínteres cuando le recordó que Bill Clinton casi pierde la Presidencia por una tirada de goma. Ganamos por paliza. Vicky Bereziuk no tiene comparación con Monica Lewinsky.

Para que te caguen con una mina como Lewinsky, hay que fallar en algo. O que el tipo esté desesperado.
La conversación fue amena y hasta arreglaron para hacer intercambio de personal trainers para la próxima. Más tarde, en la conferencia de prensa, Hillary se hizo la repelotuda y ni tocó el tema Malvinas. Pero en algo coinciden las dos. Son dos cornudas resentidas de la vida que se creyeron que sus maridos eran la reencarnación de Juan Perón y JFK respectivamente.

Si hay que levantarse con una mina con el caracter de Cristina y que encima luzca como Cristina, le doy la derecha a Néstor.

Volviendo a la virtualidad del todo mal, el Marsupial Hiperquinético que tenemos por mandataria demostró que está más cerca de la lucidez de Lita de Lázari recuperándose de un ACV que de una Estadista hecha y derecha. Sólo así se explica que sea tan pelotuda de fomentar el consumo de alternativas a la carne, sabiendo que la oferta es mínima y que la carne tiene tantas probabilidades de bajar como Racing de salir campeón del mundo el año que viene.

Y mientras ayer a la mañana estábamos todos absortos por sus declaraciones en el Congreso Nacional, por atrás transferían reservas del Banco Central a dos cuentas del Gobierno Nacional para pagar deuda. Luego de leer algunos diarios titulos como “El plan de la oposición para frenar los DNU” me di cuenta de que estamos al horno. Si la oposición está compuesta por gente tan inocente, estamos perdidos. Si el juego democrático se ha convertido en una pelea de quien caga al otro más rápido, este país no tendrá remedio, ni hoy, ni mañana. Y para aquellos que les duele, la analogía es inevitable. Menem se bajó en 2003 del ballotage para no perder con Kirchner. Cristina derogó el Fondo Bicentenario para no tener que fumarse una derrota en el Senado con un voto del riojano.

«Yeah, todo lo haces por el pueblo.»

Después pueden ir todos los noticieros a entrevistar a Constitucionalistas y preguntarles qué opinan para luego decir todos que esto es una atrocidad y otras pedanterías por el estilo, que no por dejar de ser ciertas, nos chupan a todos un huevo. O acaso alguien puede venir a escandalizarse de la inconstitucionalidad del nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia cuando la Carta Magna se viola sistemáticamente en cada rincón del Estado, cuando el sistema partidario como pilar de la democracia está extinto desde la puta Ley de Lemas, la Provincia de Buenos Aires tiene un Gobernador que nunca cruzó la General Paz más que para ir a Ezeiza a tomarse un avión, el Poder Ejecutivo nombra jueces subrogantes sin concurso alguno, en el Congreso se puede decidir quien ingresa y quien no cagándose en el voto de la gente y la casi totalidad de derechos sociales consagrados en la misma se encuentran depositados en algún cajón de la Casa Rosada.

Pero lo bueno de sus declaraciones de ayer en el Congreso Nacional es que, luego de enterarnos de las últimas manifestaciones de Fidel Castro, nos dimos cuenta que el líder cubano no está gagá al afirmar que en Cuba jamás se torturó a nadie y que nunca se ordenó un asesinato político.

Martes. Recién es martes.