Bajo la Alfombra

La libertad de expresión es una de las virtudes que rigen la vida en democracia, siempre y cuando no traspase la línea y se transforme en un abuso de derecho. Sin embargo, en la tierra de los juicios de la memoria y la verdad, decir lo que se piensa es un pecado. Hacer un acusación absolutamente fundada, es un certificado de defunción cívica. Que los medios funcionan como oficinas de prensa oficiales, no es ninguna novedad, pero hay cosas que ya van rozando lo absurdo y no afecta solamente a quienes sienten el deber de informar.

El martes hice referencia a que el diario Río Negro de la provincia homónima, uno de los de mayor tirada en el interior del país, publicó en su tapa que la Auditoría General de la Nación denunció una sobrefacturación del 48% en la ejecución del tendido eléctrico Pico Truncado-Puerto Madryn. Por haber hecho lo mismo, Nelson Castro se está quedando sin laburo en Radio del Plata, recientemente adquirida por Electroingeniería, una empresa tan afín a Néstor Kirchner como la de Cristóbal López y cuya gerencia comercial es de un tal Szpolski, que de la nada pasó a ser dueño de Newsweek, Siete Días e Infobae.

Nelson Castro tal vez sea la cara más visible del asunto. El Auditor General de la Nación, Leandro Despouy, está al horno con papas, cebollas y morroncitos sólo por haber cumplido con su laburo, que es precisamente auditar la gestión del Estado Nacional. Antes que él, también cargaron contra el Fiscal Garrido por ser quien llevó a cabo la investigación y el pelmazo del Procurador General de la Nación, el Jefe de todos los fiscales nacionales, quiso limitarlo a que investigue solo lo que descubra y no acepte denuncias.

Este Gobierno que se dice ser defensor de los derechos humanos, que se la pasa hablando de memoria, de justicia, de la verdad, lo único que ha sabido hacer al día de la fecha es llenarse los bolsillos con la nuestra, juntarla con retroexcavadoras, vaciar el Estado, transar con el narcotráfico y además, callar a quien quiera levantar la voz para decir que lo que hacen está mal.

El poder de la ficción. Ordenar al Jefe del Ejercito que descuelgue los cuadros de los Presidentes de Facto, es defender los Derechos Humanos. Amordazar y perseguir a todo aquel que se oponga al afano cotidiando también fue una característica de los Gobiernos Militares.
Por eso, Cristina se dió cuenta que la Presidencia de la Nación le queda gigante, así que bajó un poco las pretenciones y ayer jugó a ser Intendente, a ver que onda. Inauguró una planta de depuración cloacal en Berazategui. Cosas que tiene este Gobierno, en medio de tantas medidas proteccionistas de la industria de mierda que tenemos, nosotros no podemos comprar importado lo que acá no se fabrica, pero la licitación de la planta la ganó una empresa Brasilera. A continuación, inauguró un tomógrafo en el hospital municipal y la pavimentación de una avenida. El país está en marcha, a pesar de todos los agoreros que dicen haber perdido el empleo.

Nueva Campaña Antes y Después de Activia.
El resto sigue de maravillas. Mientras que la Estatua Viviente que tenemos por Mandataria paseaba entre la negrada, Néstor hacía de Presidente y se reunía con los Ministros de Cristina y los Intendentes de la Provincia de Buenos Aires para ver qué obra pública les puede regalar para que sigan fieles. De paso, dijo que no se presentará en las elecciones de 2009 porque él ya cumplió una etapa y no tiene ganas de volver a sacar el 22% de los votos. Lo que no tuvo tiempo de tratar con sus colaboradores, es la postura que tendrían que adoptar frente a los nuevos cortes de los puentes que unen la Provincia de Entre Ríos con Uruguay. Muchas ganas no tenía de solucionar la cagada que se mandó al apoyar a los asambleístas con su presencia y su palabra hace 3 años, así que ahora hace lo que mejor le sale. Mandar a la Gendarmería.

La demagogia en su mayor expresión. Si el pueblo está en contra de Botnia, apoyamos al pueblo y fustigamos al Gobierno vecino. Si se cansaron, mandamos a reprimir.

Luis D´Elía volvió a hablar. Tantos días en silencio le hicieron juntar mucho odio y ahora tendremos que aguantarlo. El Beetlejuice de González Catán salió a defenestrar a la AMIA y la DAIA diciendo que es lamentable que estos señores utilicen como propaganda de guerra la misma metodología que Goebbels. Para luego derrapar con todo disparando que él es profundamente antiimperialista, antiguerrerista y respetuoso de la libertad y la soberanía de los pueblos. Luego de reclamarle al Gobierno Israelí el reestablecimiento de la ayuda humanitaria, desde medio oriente dijeron que no es función de ellos llevar alimentos y medicinas a los carenciados de la zona oeste del conurbano y que mejor se encargue él mismo. De paso le sugirieron que si tan comprometido estaba con la causa, que vaya y lleve su humanidad a la Franja de Gaza.

Viernes. Para quien no se fue de vacaciones, cualquier lugar es un buen colchón.