La Dimensión Desconocida
Desde hace un par de meses, mientras los medios oficialistas muestran logros dignos de Uganda y los opositores reclaman políticas suizas en el país de los Wachiturros, nos corrimos de la pelea constante por lo que realmente importa: cómo queremos vivir y qué deseamos para nosotros. Ayer, un martes que fue bien trece para varios, salimos del sueño de la Gran Argentina Real Kirchnerista (de ahora en más, GARK) y nos metimos de golpe, a la fuerza, de una patada en la entrepierna en la Paralela Argentina Ciclotímica del Asombro (PArCA). 
Estación del Sarmiento según GARK
En la GARK, un Ministro de Obras Públicas distribuye un libro con los logros de su gestión, entre los que figuran fotos de un tren bala circulando por un túnel. Si bien podríamos suponer que se trata de una invitación turística para conocer Europa, se trató de una supuesta obra finalizada, y que no es otra cosa que el Ferrocarril Sarmiento. 
Por otro lado, en la PArCA, una barrera permanece descompuesta por dos semanas y la empresa que administra el ferrocarril pone a un gordito con pechera y una banderilla para que dirija el tránsito. Después de varias horas, al gordito le dan ganas de ir al baño, o se le acabó el turno, o lo que fuere, se va y un colectivo de la línea 92 cruza las vías con un resultado obvio: el tren que llegaba -un convoy de varias décadas pintado a nuevo- se lo lleva puesto, descarrila, se le aplastan los vagones y termina sobre las vías contrarias, embistiendo otra formación. Las maquinarias de la GARK liberarían las vías en escasas horas, pero no consiguen cruzar el portal dimensional y nos tenemos que conformar con lo que existe en la PArCA, por lo que no hubo trenes para nadie en todo el día. 
En la GARK, el Estado financia obras de infraestructura suficientes para agilizar el tránsito y volverlo más seguro. Lamentablemente, en la PArCA, ciudadanos al pedo de la vida, presentan recursos de amparo para frenar cualquier obra que mejore la calidad de vida y reduzca la contaminación auditiva. Obviamente, al momento de producirse algún accidente, no darán la cara cuando el resto de los vecinos acusen al funcionario de turno de no haber hecho nada. 
Estación del Sarmiento según PArCA
Quienes tienen la suerte de vivir en la GARK, saben de la buena y férrea voluntad del Gobierno Nacional por arbitrar los medios necesarios para que haya juicio y castigo para los responsables de cualquier delito contra la humanidad, amparándose en la teoría de que si usaba uniforme y estaba en actividad entre 1976 y 1983, no hay lugar a dudas de que es un torturador genocida. Curiosamente, quienes vivimos en la PArCA nos mal acostumbramos a la ausencia de pruebas y a la sentencia de apellido y por eso nos ponemos nerviosos cuando vemos que absolvieron a Carlos Menem y todos sus ex funcionarios implicados en la venta de armas a Ecuador y Croacia. 
Se nos cruzaron las dimensiones y el Fiscal Mariano Borinsky cree que, por el sólo hecho de llamarse Carlos Saúl, no hacía falta presentar una sóla prueba como la gente, a pesar de haber tenido varios años para hacerlo. Por más que patalee y afirme que va a apelar, no creo que pueda hacer demasiado: el lunes fue promovido a Juez de Cámara y no volverá a tocar el expediente de la venta de armas. 
Yo, ciudadano argentino clavado en la dimensión de la PArCA, no entiendo qué esperaban como sentencia. ¿Una condena ejemplificadora por un tema que la inmensa mayoría tocamos de oído? En todo caso, deberíamos aprovechar la ocasión para aprender de los habitantes garkas -no se ofendan, es sólo un gentilicio- y dejar de agarrárnosla con un tipo que sacó el 50% de los votos con los medios en contra. 
Clarín, que posee Visa y Pasaporte al día para pasar de GARK a PArCA cuando le conviene, en 1996 había dado a conocer el tema con sus informes. Ayer a la tarde no supieron decir otra cosa que no se refiriera a la impunidad de los negociados gracias al amiguismo con el poder de turno, cuando sus autoridades, en la última visita a la GARK, se trajeron de souvenir un decreto autorizando una fusión comercial monopólica. 
Realmente entiendo a los garkas -gentilicio, eh- y su nueva postura respecto a la figura del ex presidente noventista. En definitiva, hay que dar un mensaje a la sociedad. Si dejaban que Menem fuera preso por hacer lo mismo que hicieron los Estados Unidos y Alemania, cuando los financió, los hizo gobernadores, senadores, diputados, empresarios y millonarios ¿Qué nos queda al resto, que sólo pagamos algunos de nuestros impuestos si pinta una moratoria? 
Es por ello que habría que terminar con la injusticia que cometen con Sergio Schoklender. El tipo pone la caripela y la firma para financiar caprichos electorales, y termina en un paseo por Perfil y TN, en busca de un espacio que le permita advertirles que con él se equivocaron. Si a Schoklender le pagaron así después de todo lo que hizo por la causa ¿Qué podemos esperar nosotros, que pensamos que con votar ya hacemos patria?
En una total confusión espacio-tiempo, los oficialistas que pretendían que haya justicia para con un ex presidente en base a una denuncia efectuada por Clarín, hoy defienden por omisión al primero y atacan activamente al segundo. En definitiva, todos queremos ser garkas -gentilicio…- pero la PArCA nos tira más. 

Por la revancha:
En 2009, este humilde espacio, y Los Sin-Logismos de Bugman, se convirtieron en los únicos dos sitios argentinos en llegar a la etapa final de los Premios Bitácora, evento que premia a los mejores blogs -bitácoras, en España- de habla hispana. Además de haber hecho una campaña conjunta -el compite en Mejor Blog Personal- llegamos en base a una preselección que se efectúa mediante el sufragio de los lectores, de los cuales se eligen los tres sitios más votados. De estos, surge el ganador, seleccionado mediante un jurado compuesto por especialistas de las distintas categorías, provenientes de varios países. 
Si bien no ganamos -ni Bugman, ni yo- la satisfacción de llegar a esa instancia fue sublime. En 2010, al haberse eliminado la categoría en la que este blog competía, no hubo participación desde aquí. Este año, me prendo de vuelta. 
El proceso de votación se simplificó bastante este año. En el sector superior izquierdo de la pantalla -y al pie de esta publicación- verán el anuncio «Premios 2011 – Bitacoras.com», que los direccionará a la página de votación. No es necesario estar registrado previamente en el sitio, ya que pueden registrarse con una cuenta de Facebook o Twitter. Una vez re
gistrados, pueden votar por sus blogs favoritos en las categorías que prefieran, con un límite de cinco blogs por categoría y tres categorías por blog. No es necesario que llenen todos los espacios de votación, pueden dejar en blanco los que deseen.
Si deciden poner su votito por este sitio, les pido que lo hagan sólo en la categoría «Mejor Blog Periodístico». Esto es importante, dado que se computan los votos por categoría, independientemente del total obtenido en otras. Por ejemplo, si en la categoría «Periodístico» recibo 2 votos y en «Cocina» recibo otros 5, no tendré 7 votos, sino tan sólo 2 en «Periodístico» y 5 en «Cocina».
Asimismo, es importantísimo que al votar recuerden que la dirección de este sitio ya no es «relatodelpresente.blogspot.com», sino «relatodelpresente.com» a secas, sin el blogspot. 
Puede que ganemos, puede que no. Pero la satisfacción de entrar por la ventana en un evento extranjero y obligar a un jurado a que lea las barbaridades que escribimos ustedes y yo, oficialistas y opositores -los comentarios también se examinan- no tiene precio. 
Votar en los Premios Bitacoras.com

Miércoles. Voten, turros, que es la única elección de este año que no sabemos cómo puede resultar.