Partuza
Muy buenas noches a todos y a todas: debo decir desde este handy que se enciendan las luces y se van a encender. ¿Se van a encender, bueno a ver? Enciendan las luces, todas. Todas dicen acá, prueben el escenario ahora, porque si estoy acá. Ya está…ay que lindo gracias, alguien por ahí abajo me dijo que tenía luz propia, gracias, gracias.

Y el vedetismo salió de la calle Corrientes y abrió una sede en la 9 de Julio. Si en el Gobierno de la Ciudad no fueran tan inocentes, ya hubieran dado a conocer que Cristina pidió 1000 invitaciones para la inauguración del Colón, que tiene nada más que 2000 plazas. No quería quedar opacada, pobrecita. Hay que comprenderla, el Muñeco de Mazapan que tenemos por mandataria está en una etapa de hipersensibilidad extrema. El viernes a la noche, mientras inauguraba los festejos por el Bicentenario –lejos del Cabildo, lejos del Despacho de Macri- se quebró al decir que Dios quiso que una mujer presidiera la patria en los 200 años de la Revolución de Mayo. No debería meter a Dios en todo esto, sino directamente creeríamos que el Barba al fin nos está castigando por ser tan pelotudos en nuestra vida cívica.

Gol de Mediacancha a la oligarquía y el gorilaje. El Nacional y Popular o no es nada.
No es el único problema que existe con las invitaciones a actos centrales. Cobos confirmó que nadie lo invitó a la cena del 25. Scioli no sabe cómo manejarse para ir al Colón sin que Cristina tenga un ataque de furia. De todos modos, los que no vayan a la cena central, no se perderán de mucho. Cordero Patagónico, postres de Maracuyá. Bien criollo el menú. Las empanadas son de gronchos. La carbonada es anacrónica y nadie la ubica. El locro da gases.
Pero Cristina predica con el ejemplo. No quiere ir al Colón, tampoco fue al desfile de las Fuerzas Armadas de las que, en definitiva y para dolor de huevos de muchos –ella incluída- es Comandante en Jefe. Desde acá sostenemos firmemente que nada tuvo que ver la probabilidad de que la chiflaran. De hecho la chiflaron de todos modos. Cómo tampoco estuvo invitado Cobos, las normas protocolares se fueron al carajo y la orden de inicio fue dada por el Jefe de Gabinete.
El desfile fue pintoresco. Lo único que podía esperarse de nuestras fuerzas de defensa. El set de aviación fue suspendido por malas condiciones climatológicas, lo que tiene tanta lógica que uno ahora se pregunta si en Malvinas se mandaban mensajitos entre argentinos e ingleses para ver qué onda con la lluvia antes de salir a pelear. O tal vez, los pilotos de nuestra Fuerza Aérea eran tan diestros como para sacar el brazo a mil kilómetros por hora para ver como pintaba el día. O, en una de esas, la virgencita del tiempo que trajeron de la fabricaciones militares San Clemente del Tuyú estaba muy rosada y no daba para salir a volar. El ejército debe haber tirado la bronca. El barro los podría haber hecho resbalar.

No creo que nuestra aviación esté tan para atrás que no puedan aguantarse una estúpida garúa. Como tampoco creo que cuando hace unas semanas, se pusieron a probar los tanques del ejército en Santa Cruz, la mitad se rompió.
Y mientras la joda de los festejos continúa, Oyarbide autorizó a Jaime a salir del país junto a su esposa.

MENCION ESPECIAL:

A quien redactó el cronograma de los eventos y desfiles habría que colgarlo de los huevos. Que la Policía Federal nació con la fundación de la Ciudad de Buenos Aires y que el trencito que pusieron en la 9 de Julio es para recordar los sistemas de transporte del 1800, fueron dos de los grandes hitos de la locución que podía escucharse en el Paseo de los Festejos. La educación argentina en su mayor esplendor.

SOLICITADA:

Desde estas páginas nos solidarizamos, denunciamos y repudiamos la discriminación aplicada por el Gobierno Nacional para con las Fuerzas Nacionales y Populares. Ni los 30 mil que trajo la Teniente General Milagro Sala ni los batallones que movilizó el Coronel Luis D´Elía tuvieron su lugar en el desfile. La falta de agradecimiento del Gobierno Nacional y Popular para con sus defensores es notable y despreciable. ¡Subsidiados, Soldados Igual!
DESAGRAVIO:

Queremos manifestar nuestro apoyo y aprecio por el doctor Ginés González García, quien luego de una excelente gestión al frente del Ministerio de Salud, donde creó los lazos necesarios para la financiación de campañas electorales por parte de emprendedores de drogas injustamente ilegales, fue designado embajador en Chile. Allí, personas muy susceptibles se quejaron de que el buen Ginés se quedara dormido mientras hablaba el facho del Presidente Piñera.

¡Fuerza Ginés! ¡Que la revolución no es para los giles!

Lunes. Tercer día sin laburar. Dios bendiga este país.