Prioridades
Ahora que quedó demostrado que hubo fraude y que Duhalde y Alfonsín no sacaron 12,6 puntos, sino 15, supongo que podemos volver a hablar de cuestiones irrelevantes, tales como cuánto cotizaba el service hogareño de Alfano y si hacía precios al personal de la Marina. Entre las incógnitas a resolver en el debate nacional, propongo que se resuelva urgentemente si apoyamos o no la vuelta de José Velez a las tablas locales. Mientras nosotros dejamos pasar el tiempo con reclamos sobre el paradero de Candela o si a Scioli le importa el mismo, la realidad nos convirtió a Jorge Ríal en el fiscal Strassera de las Vedetongas sin que nosotros hayamos hecho nada para evitarlo.
No encontré fotos de Alfano con Massera, pero sí una de
la vedette Timerman con Videla. Algo es algo.
El mundo hace apuestas sobre a cuántos dictadores va a enterrar Fidel después de Khadafi, y nosotros boludeando con la declaración jurada de Cristina. Que la Presi tenga 70 millones de pesos -declarados- no mide ni para preguntarle a Altamira en un spot del Frente de Izquierda. Ricardo Fort ya tiene canal propio y nosotros nos calentamos porque el patrimonio de Obama es de cuatro palos verdes y el de Cris lo cuadruplica. El negro norteamericano no entendió bien el sistema y así no va a calificar para que la Presi lo llame Embajador del Modelo en Yanquilandia. El cumpa Barak quiere quedar en la historia y venía bien con eso de dar una cadena nacional cada dos por tres, aunque le ganó a Cris al poner la cámara en el pasillo y hablar cada vez que pasa al baño. También la pegó con eso de despegarse de los antiguos aliados de medio oriente, aunque algunos sectores consideran que se le fue la mano al violar toda normativa de derecho internacional. En estos temas, nuestra Presi es más pragmática: con dejar de hablar de Khadafi el mismo al que idolatró hasta hace un par de años, alcanzó. 
Sin embargo, Obama la pifia. Si tan sólo viera la agilidad para la gestión de los Nac&Pop Boys, dejaría de discutir con los republicanos por el presupuesto y se ocuparía de cosas más interesantes, como inaugurar un retrato cubano del General Andrew Jackson en los laterales del edifico Chrysler, o darle clases a Angela Merkel sobre cómo utilizar el American Way para sacarse de encima las economías hinchapelotas de Grecia o España. Nosotros no podemos estar en todas, bastante tenemos con reírnos del chileno Piñera, a quien le ostentamos como logro del modelo la educación pública que arrastramos desde hace mucho más de un siglo. Desde Chile, los reportes nos devuelven que el reclamo ahora se extendió al aumento de precios en alimentos y combustibles, pero es ahí cuando cambiamos de canal, dado que nuestro modelo es infalible y el 50% de votos de las últimas elecciones, lo confirman, a pesar de esos números macroeconómicos que se empecinan en tirar abajo todos los logros obtenidos.
Si hay algo que debo reconocerle a Boudou es que, como Economista, es un mago a la altura de Copperfield. En 2010 los ingresos totales del sector público no financiero -Tesoro Nacional, ANSeS, cajas provinciales, PAMI, fondos fiduciarios, etcétera- fueron de unos $350.500 millones, tal como se puede corroborar en la versión contable del Ministerio de Economía. Esto arroja un crecimiento anual en los ingresos cercano al 35%. Por otro lado, el gasto primario, el que excluye los pagos de intereses de la deuda, registró un aumento de 34% en el mismo período, lo que representa alcanzó 325.500 palitos. Haciendo una cuenta básica, el resultado primario nos dice que hubo un superávit equivalente a $25.00 millones. Con este último monto, y siempre que de superávit, el Estado paga deuda y demás obligaciones financieras, como asistencia a las provincias para que éstas, cuando no, también paguen sus deudas. Si no alcanza, normalmente se sale a colocar deuda o se busca financiamiento alternativo adicional.
Ahora…el superávit primario argentino 2010 incluye en ingresos unos 29.200 palitos que no solo superan a todo el superávit, sino que no son genuinos. En su composición, tenemos que 20.300 millones son «transferencia de utilidades del Banco Central al Tesoro,» que surgen básicamente de la ganancia por diferencia de cambio en la valuación de las reservas -tipo de cambio de fines de 2009
vs. 2010, que fue mayor-, o sea, emisión monetaria pura. 
Otros 8.100 millones corresponden a rentas de títulos públicos en poder de la ANSeS, que son los títulos que antes estaban en la cartera de las AFJP, los cuales devengan un interés…que lo paga el Tesoro. Si bien, en la contabilidad del Estado aparecen como un «ingreso adicional», ese ingreso “sale” automáticamente como mayor gasto de intereses. Y como el superávit primario no incluye pagos de intereses, sólo se refleja el ingreso vía ANSeS, pero no lo que pagó el Estado.
Para no hacer esto más aburrido que la biografía politica de Alcira Argumedo, resumo: si no se incluyeran los inventos del «modelo», el superávit Nac&Pop de 25.100 millones se convertiría en un cipayo y vendepatria déficit primario de 4.100 millones. Si bien no es un déficit preocupante; habría que considerar un pequeño temita que no pasa por maquillar los números groseramente. Resulta que Argentina tiene déficit en plena expansión económica, cuando lo normal y lógico es que, al salir de una recesión -como pasó en 2009, aunque se hagan los boludos- la situación fiscal mejore por aumento de ingresos y menor gasto, y no que empeore. Si bien los ingresos crecen fuerte, un aumento del 35% anual en el gasto público es grosero. 
Por si fuera poco, a esta hermosa maquinaria de financiación del modelo, se le suma el mecanismo utilizado para pagar deuda en 2010: más emisión de moneda, con respaldo de adelantos transitorios, que no son otra cosa que préstamos que hace el Central al Tesoro, o sea, más emisión. A esto, se sumaron las reservas “de libre disponibilidad”, por las cuales el Central recibió “letras intransferibles” que reemplazan a los dólares. 
Para redondear: el modelo esta en el horno y nosotros somos las papas. De movida, está mal parido desde el nombre. Si en vez de hablar sobre la redistribución de la riqueza, hablaran de la redistribución del poder generador de esas riquezas, estaríamos en otro nivel de debate. Para estos muchachos de socialismo mersa con ribetes progresistas que ocultan un marcado conservadurismo fiscal, es más fácil redistribuir la riqueza -la nuestra- que ver como generarla. La visión de un mundo con bienes para todos en manos de pocos, atrasa tanto que quedo zanjada hace más de tres décadas. Lo que hay son recursos para todos, en todo caso. Habría que aprender de los pequeños capitalistas urbanos y generalizar un sistema como el que tiene el jujeño que vende verduras en mi barrio, que arrancó con
una inversión de 500 pesos en 2001 y, no sólo sobrevivió a la crisis, sino que hoy tiene tres locales. Seguramente es el único en toda la manzana que está al día con los impuestos y, por si fuera poco, tiene el tupé de dar consejos al afirmar que la base de su progreso está en no gastar en boludeces, trabajar horario corrido y descansar sólo los domingos. Como buen marciano, lo único que le pide al Estado es que no le corten la luz y que alguien haga algo para que los contreras dejen de chorearle, mientras esgrimen la frase «bolita con plata». 
Ocultar los problemas no los soluciona, del mismo modo que no darle bola a las luces rojas del tablero del auto no va a hacer que el coche se arregle por ósmosis. Si los pobres se mueren por enfermedades de pobres, volver a enseñar «higiene y puericultura» no es retrógrado, sino barajar, dar de nuevo y darles una chance. Si tanto hablan de inclusión al entregar bienes no consumibles ¿Por qué no arrancan por lo más barato? El dinero sin educación es sólo un papel de color que sirve para cubrir deseos y no necesidades.
A los lectores de este humilde espacio: 
Que Cristina haya sacado la mitad de los votos válidos, no quiere decir que tenga un cheque en blanco. Que la oposición tenga menos valor que mi promesa de llegar en forma a mi próximo cumpleaños, no implica que «el país respalde al modelo», como dicen hasta los veletas sadomasoquistas de Clarín. Que todos los demás candidatos sean leones gerontes y sin dientes, no afirma que Cristina sea un macho alfa que ganó la pugna de todos contra todos por ser la más fuerte. Que los oficialistas llamen a la unidad nacional para ponérsela de dorapa a los otros 20 millones de electores, no da. Que los opositores hablen de patriadas para frenar el avance de una gestión que alcanzó tamaño porcentaje, tampoco. Después de todo, no se olviden que el sistema democrático es bastante imperfecto, pero de los imperfectos, es el menos malo.  
De última, siempre podemos recordar lo que decían hace dos mil años: Si los mandamientos de los necios pueden hacer que la naturaleza de las cosas se transforme de acuerdo con sus votos ¿Por qué no podrían decidir que lo malo se tenga por bueno y lo dañino se considere saludable?
Gracias a las consultoras Cecilia y María, corresponsales de la sección RDP Economía, por el didáctico -y sobre todo, gratuito- aporte.
Jueves. Escrito, publicado y no pensado desde mi reclusión médica. Si esta bronquitis no me mata, puedo soportar otro período kirchnerista.