Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Touch & Go

No pasa nada. El país se dirige en velocidad crucero hacia algún lado que el GPS se niega a revelarnos y nosotros en otra. Es lógico que hayamos bajado la persiana, dado que transitamos por una realidad paralela distinta a la que el concepto cristinista esbozara en algún momento: la clase dirigente está en una nube de pedos y el resto la vemos pasar.  

Lanata vuelve a la radio y tira una bomba investigativa a la que le pegaron una etiqueta encima de la marca de Jorge Asís. Reacciones varias, indignaciones multitudinarias, extensiones de pelo arrancadas a los gritos porque se descubrió que Aimée Boudou tiene un testaferro y hace negociados. Sinceramente, si esperamos que en Argentina pase algo, alguna vez, con un funcionario gubernamental sospechado de corrupción, es hora de que reconozcamos por ley que los Reyes Magos no son los padres, les demos documento nacional de identidad, un Plan Cooperativas y un lote en el Instituto de la Vivienda. Acá no se encana a nadie y las investigaciones periodísticas solo sirven para la catarsis. Si Libre publica en tapa la adquisición de departamentos en Puerto Madero -amp. lum. c/cochera y dep. de serv, a mts de Pza de Mayo- por varios millones de dólares y nadie firma un pedido de informe ¿acaso esperan que alguien se caliente por un kioskito del vice?
Reconozco que durante mucho tiempo pensé que la exposición del gobierno a la hora de meter la mano en la lata se debía a cuestiones más cercanas a la torpeza que a la impunidad. Los veía obscenamente torpes, novatos en el fino arte del choreo de cara a la labor más expuesta del país. Después, la brutalidad de determinadas acciones me llevó a suponer que realmente eran unos forajidos que no tenían ningún atisbo de cobardía a la hora de quedarse con vueltos, sobreprecios, licitaciones imposibles y especulaciones monetarias. También me equivoqué. No lo hacen de valientes descarados: se exponen porque nadie se calienta. Un delincuente salvaje debería tener algún rasgo estereotipado, no sé, cara de malo, accionar agresivo, algo. Estos no, a sonrisa plena se pasean con un porcentaje de fortuna encima. Empleados públicos con trajes de cincuenta lucas y relojes por el valor de un tutú cero kilómetro, extensiones de campo dignas de una distribución latifundista, más propiedades que una publicidad de yogur. Todo a la luz del día, con la tranquilidad de saber que nadie los va a joder. La torpeza no es de ellos, dado que hacen lo que se les permite. Si los responsables de controlar la balanza del poder demuestran padecer de pelotudez congénita al pedir explicaciones a Oyarbide por un anillo de diamantes -¡con todo lo que hay para tirarle por la cabeza!- es lógico que el oficialismo sueñe con realizar aquel ministerio de la Corrupción con el que Carnaghi soñaba en el programa de Tato. 
Asimismo, siento que me estoy quedando sin mi fuente de laburo. La construcción del relato ya no es novedad y hasta se avivaron los ¿intelectuales? de la patria. Se tomaron varios años, tantos que ya ni los oficialistas se comen muchos de sus propios versos. Si el relato realmente moviera algo, 678 tendría más rating que Showmatch. La oposición también va por ese camino al suponer que nos desesperamos e indignamos en serio por la corrupción. A la mañana puteamos con la noticia fresca, a la tarde hacemos chistes sobre el tema y la noche ya estamos en otra. Es el gran logro de la dirigencia de las últimas décadas: generar tantas preocupaciones y necesidades a satisfacer que la corrupción se ubica bien atrás en el orden de prioridades. Si la oposición tuviera un poder real, no digo de convocatoria, sino de viveza, buscarían otras formas de ataque y no irían al trote tras la agenda del gobierno. 
A esta altura no sé si lo hacen de cagones, inútiles o, sencillamente, de boludos voluntarios convencidos. No se animan a pegarle a la no universalidad de una asignación universal que ya perdió el 50% de su valor patrimonial producto de la inflación. No tienen muchas luces para correr a la ley de medios por el lado del principal infractor, que es el mismo Estado. No les da el cuero para medir las consecuencias de los dichos o acciones y, subidos a la incoherencia del gobierno, practican la misma incoherencia oponiéndose a medidas que antes proponían. Algunos, al menos, conservan algo de decencia.
La Presi se aburrió de ver siempre las mismas caras en los eventos de la ex Casa Rosada y mandó invitaciones a distintos sectores de la oposición para que vayan a una fiesta sorpresa. Se sabía que el tema era Malvinas, pero no mucho más. El presidente del bloque radical de la cámara de Senadores Petcoff Naidenoff decidió no ir a «una cita a ciegas». A Ricardo Gil Lavedra, en cambio, parece que le gustan las sorpresas y concurrió, al igual que Francisco De Narváez, Vicky Donda, Antonio Bonfatti y Federico Pinedo. La expiba Bullrich llegó con sonrisa quinceañera y la ilusión de encontrarse a Mario Firmenich. No pasó, pero junto a Pinedo experimentaron por un ratito qué se siente el oficio de aplaudidor oficial. 
Cristina apareció y destrozó cualquier tipo de especulación en torno a la contundencia de su discurso al decir exactamente lo mismo que dijo hace unos días, más alguna que otro detalle de otras presentaciones de su stand-up. La genialidad apareció en el arranque mismo, cuando afirmó que su anuncio consistía un tema de interés nacional, lo que se demostraba por la presencia de sectores opositores, esos que fueron sin saber a qué iban.
Una de las cosas que siempre me sorprendieron de Cristina es su habilidad para aparentar conocimiento sobre un tema del que no tiene la más puta idea. Ayer lo demostró al manifestar el orgullo que siente como argentina «por haber tenido generales como el General Rattenbach, un verdadero hijo del ejército sanmartiniano». Como amante de la democracia, lamentablemente no siento el mismo orgullo por Rattenbach, que cuando el gobierno de Guido llamaba a elecciones, suscribió el decreto 2713/1963 prohibiendo -una vez más- al peronismo, con maravillas tales como la responsabilidad penal para «los que hicieren de palabra o por escrito la apología del tirano prófugo o del régimen peronista o del partido disuelto, aún cuando no mediare la existencia de una finalidad de afirmación ideológica o de propaganda peronista». No la culpo a Cristina por manifestar su orgullo, dado que nadie la obliga a saber la historia de un movimiento al que desprecia, pero no por ello me dejó de patear el hígado tamaño reconocimiento inmerecido a un hombre que formó parte de lo menos sanmartiniano del ejército. Decirlo en el marco de los tres pilares «memoria, verdad y justicia», es un golpe bajo. Más si centra su discurso en la soberanía de los gobiernos emanados de la voluntad popular sin proscripciones.

La medida revolucionaria anunciada consistió en un decreto que quita el secreto de estado que poseía el famoso Informe Rattenbach. O sea, por decreto nos autorizó a leer algo que ya se encuentra disponible en internet hace rato. Luego de mencionar que iba a protestar ante el comité de seguridad por la militarización por parte de Reino Unido, dedicó el resto de la exposición a marcar la ilegitimidad de una guerra ordenada por un gobierno de facto. Para ello no sólo remarcó el factor democrático -más que valedero- al comunicar que del informe se desprende que la idea hacer un «touch and go» -sic- sino que esgrimió el factor prensa, echándole la culpa a los medios de comunicación por el apoyo brindado al gobierno militar ante la recuperación de las islas. Lo de siempre, ninguneó las mani
festaciones populares, las huelgas nacionales y sus represiones, y puso en tela de juicio nuestra idoneidad para decidir qué apoyamos y qué no. Que los medios hicieron una campaña hermosa para que creamos que teníamos el pollo cocinado, nadie lo niega. Pero la manifestación popular del 2 de abril de 1982 fue espontánea y ante la sola noticia del desembarco argentino, no más. Como considerar que el pueblo es pelotudo y no puede pensar por sí mismo ya resulta aburrido, ahora van por el trato de pelotudo retroactivo. La idea es sencilla: deslegitimar la guerra de Malvinas como causa nacional. Muchachos, murieron al pedo.

Para ir redondeando, se fue por la tangente de los recursos naturales y el desastre ecológico inminente. Ese costado me parece el más productivo a la hora de negociar. ¿Para qué se quieren quedar con las islas si nosotros les entregamos la explotación de lo que quieran por tres chauchas? Tampoco tendrían que hacerse cargo de la contaminación acuífera, especialidad de la casa.

Finalmente, con vergüencita al hablar de «salud mental», anunció -otra vez- la creación de un viejo reclamo de los veteranos, que es otro centro psiquiátrico para los excombatientes que así lo necesiten. Luego de ratificar que no vamos a demostrar actitudes bélicas -¿Con qué?- saludo a todos y a todas y se fue a saludar por el balcón a los militantes. Mientras a Díaz Bancalari lo cagaban bien a trompadas -algún día pasaría- Felipe Solá le recordaba a la prensa que «hace cuatro años que no pisaba la Casa Rosada» por si alguno se había olvidado de sus volteretas, Pinedo partía junto con Bullrich y Gil Lavedra hacia TN para contar lo satisfechos que se encuentran por la política malvinera de Cristina. 

Malvinas garpa y este gobierno lo entendió como nadie en los últimos años. La atención pública se centra en el debate nacionalista y muchos contrarios al gobierno quedan pedaleando en el aire. He leído cosas tan risibles que giraban en torno a la pérdida de confianza hacia Argentina por parte de los kelpers por culpa del bloqueo, con lo cual podemos llegar a suponer que, ante la ocupación de una vivienda, deberíamos ofrecer a nuestros forzosos huéspedes todas las comodidades, a ver si se ofenden. Otros, más extremistas, proponen una tarjeta SUBE para viajar de Puerto Argentino hasta Londres a mitad de precio. Yo, por lo pronto, soy más equitativo. Permuto medio conurbano por una de las islas. Elijan, Malvina o Soledad.

Agregado de las 12,00 hs: 

En la búsqueda de algún punto en común con los kelpers, los muchachos picaron en punta.

Miércoles. De vacaciones, no pidan demasiado.

Si querés que te avise cuando hay un texto nuevo, dejá tu correo.

Si tenés algo para decir, avanti

(Sí, se leen y se contestan since 2008)

65 comentarios

  1. Leyeron la critica de Lucas Carrasco sobre la foto de Jazmin?yo estoy loco o este tipo fue el mismo q puso la foto del
    accidente dnd murio el hijo de un chacarero (durante el conflicto de la 125) cagandose de risa del tema????

  2. Buen dia, relato… segun me contaba ( un italiano que venia de italia) alla por el año 1982… decia que eramos corderos, y que nos equivocabamos medio a medio… toda la trama era para instalar una base misilistica, que segun el ya esta…. y era para cubrir el cuerno de africa…. no se que habra de verdad, que era todo un TEG de la vida real…. pq los ingleses y «USAenses» pensaban las estrategias con 100 años de anticipacion que todo lo demas era carnaval…para la gilada o sea nosotros, que no importaba para esos poderes… que se perdieran compatriotas nuestros… que asi era la cuestion…. que me dice?

  3. Perdón, una pregunta,
    Forbidden volvió a trabajar?
    Se le terminaron las vacaciones?
    Extraño su visión y trato de Neanderthal.

  4. NK había diseñado el «una vez cada uno» no solo por el supuesto drama del pato rengo; también sabía que para mantener cohesionada a su tropa en esta tercera etapa que sería, inevitablemente, poco simpáticas, era mejor él que su esposa.
    A muchos se les complica acompañar la megaminería, justificar un palito acá, un negociado allá.
    Se empiezan a desmarcar.
    Los roedores que viajan en camarote, de a poco y sin amontonarse, abandonan el barco, naturalmente, por babor.

  5. Que bien que labura Garre…paso a disponibilidad a los que filtraron las fotos de Jazmin de Gracia.

    Hay mamita…cuidate Relato porque vas a ser uno mas de los muertos de este gobierno…como el hijo de Moyano, Juan Castro y la lista sigue…hay embajadores, senadores y gobernadores….

    Si no estas con el modelo….te haremos una oferta que no podras rechazar….

    Mataron en los 70ss matan ahora…es la actitud que toman cuando no pueden hablar…porque sus ideas son tan cortas como su honor.

    Marcos

  6. Estimado EL VIGÍA:

    Acabo de leer lo que el Sr. Fowler escribió.
    No veo nada particularmente respetuoso en su exposición.
    De hecho termina diciendo que nuestra postura no le conmueve en absoluto » If the Argentine government and supporters of its sovereignty claim feel no qualms about 1982, then I don’t see why …anyone … should give much of a damn about what happened in 1833″. («Si el Gobierno Argentino y quienes acompañan su reclamo de soberanìa no tiene prevenciones respecto a 1982, entonces no veo porqué alguien debe dar un rabanito [un carajo] sobre lo que sucediò en 1833».
    Creo que es un empleado de la Corona defendiendo el lugar al que fue asignado. Claramente la nota dice los puestos pùblicos que el Sr. Fowler cubriò.
    La única diferencia entre los funcionarios pùblicos de la Corona y los nuestros, es que no creo que haya muchos que puedan escribir de corrido como èste. Pero ni es una pieza de alta literatura, ni Fowler vio la luz.
    Solo dice que los Malvinenses la pasaron mal cuando las FFAA Argentinas estuvieron en las islas. Supongo que sí. Pero son los riesgos QUE TODOS LOS SÚBDITOS DE LA CORONO CONOCEN corren cuando están defendiendo un enclave. Lo único que pasó con estos, a diferencia de otros (Malta, Zanzíbar, etc.) es que se acostumbraron a que nadie les rompa las pelotas por 149 años. Pero todos ellos saben que los ponen ahí para eso. Es su trabajo. Que no protesten.
    Si no, tendría que estar dando clases en un colegio secundario de Tottenham a negros pobres. Comparado, convivir con las FFAA durante unos meses, es un paseo por el campo.
    Y ahora los están mimando con una vida que nunca tuvieron ni soñaron.
    Nada mejor les sucediò en la vida que el desembarco argentino de 1982.
    H.

  7. «volver a rearmar el Virreinato como una única nación (más la Patagonia, off course).»

    No me hagas reir hyspasia, quisimos hacer un mercado comun y los unicos que nos juntamos fuimos los brazucas y nosotros mas dos que donde vamos tienen que venir(Uruguay y Paraguay). Hace 12 años inauguramos una «union aduanera imperfecta» y ya la hicimos pelota.
    No nos da la cabeza hay que admitirlo.

  8. No podemos controlar una plaza de mierda y queremos que nos devuelvan las islas. El vice-pelotudo dice que nos quieren provocar por la via armada, los podemos bombardear con todos los negros de la matanza es la única municion factible. Estamos peor que ayer pero mejor que mañana como dice la canción. Merecemos ser anexados a africa, donde las placas tectonicas decidieron alejarnos hace millones de años. Saludos desde el uritorco donde los ovnis dejaron un mensaje «metanse el cerro en el orto»

  9. La verdad Sra. Presidente “le digo”, su hipocresía es admirable, reivindica el Derecho de Huelga y se burla de la Justicia. La huelga es un derecho a protesta y si hay protestas de trabajadores es porque existe una injusticia, y si esto es así, usted que dice ser abogada entenderá que no debe sorprenderla el hecho que en la Constitución de “Sampay” no estaba ese Derecho; se cae de maduro que no era necesario porque había un gobierno que sabía respetar y hacer respetar los Derechos Constitucionales de todos los ciudadanos; a diferencia suya, que los vive violando, sino pregúntese ¿Por qué hay tantos juicios de Jubilados?.
    Decía una máxima del peronismo “…mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar…”
    Contrariamente a lo que usted reivindica como un logro, el Derecho de Huelga, el gobierno del Tte. Gral. Perón afianzó la Justicia social para los ancianos y los trabajadores y cuando se goza de justicia, tanto los juicios como las huelgas no son necesarios.
    Finalmente me pregunto, y con esto espero no ofenderla, ¿Por qué si existe el derecho de huelga, cuando los trabajadores intentan ejercerlo, usted le llama extorsión, mamarrachos, o le da cualquier calificativo que desmerezca el legitimo reclamo?
    Sra. Presidente, particularmente, dudo de la sinceridad de sus palabras cuando dice gobernar para todos los argentinos y no para las corporaciones; le sugeriría que esto que proclama lo demuestre pagándoles a los Jubilados la deuda que el Gobierno tiene con ellos y a su vez comience por respetarles los Derechos constitucionales que les ampara el Art. 14 Bis que tanto reivindica, normalizándoles de esta manera esta injusta situación que les resta dignidad como personas. Priorice el pago a los suyos y deje al Club de París ya que la deuda existente la contrajeron gobiernos de facto que hasta se dieron el lujo de reformar por un bando militar una constitución que protegía los Derechos del Pueblo y la explotación de sus riquezas. No fue casual que en esa reforma desaparecieran 4 importantes artículos como el 37, 38, 39, y 40, justo los que en ellos se contemplaban los derechos del Pueblo (37), y los que no permitían la enajenación del patrimonio nacional como así también limitaba el robo que actualmente las corporaciones hacen de nuestras riquezas y que evitaban que la usura se enseñorease en la Argentina empobreciendo a nuestro pueblo (38,39, 40).
    Después de todo este análisis, queda demostrado porque en la Constituyente del año 94´ ni usted ni ningún representante del “supuesto justicialismo” en la misma levantaron su voz para exigir volver al estado de derecho; estado jurídico necesario para cualquier reforma ya que se estaba reformando una constitución nula de nulidad absoluta en sus pasos de reformas surgida de un gobierno carente de legitimidad jurídica. Pero claro!! Usted como muchos, entendieron que como en la Constitución del 49´ no estaba el Derecho de Huelga, había que ignorarla y enterrarla para siempre aceptando la reforma espuria del gorilismo liberal.
    Sra. Cristina Fernández de Kirchner, dudo de sus convicciones, pues veo que no solamente ignora la Constitución criticada sino que también reivindica un acto totalmente antijurídico impuesto por una dictadura militar que usted como persona de derecho que dice ser, debería repudiar.
    Personalmente opino que no solo no fue ni es peronista, sino que tampoco es abogada; por lo tanto para bien del Pueblo argentino no me queda otro remedio que desearle éxitos en su gestión de gobierno.
    sls.

  10. Gobierno más pro británico que este, ha habido pocos.
    A propósito, las declaraciones del ministro de indefensa son más que jocosas.
    Parece que Galtieri no era el único que gustaba de empinar el codo.

  11. Don RDP: si realmente alguien esperaba algo medianamente coherente de la Faraona Loka y su tropa de aplaudidores pagos… es un ingenuo.
    La oposicíón, por su parte, empeñada en demostrar que no existe.
    Ni hablar de la corrupción, nos meten la mano (y el codo ya) en el bolsillo, y no nos importa.
    Realmente nos merecemos a nuestros notables políticos.