Abulia
Si hay algo en lo que el pueblo argentino se está caracterizando cada vez más, es en la creciente indiferencia hacia lo que pasa. A todo, a lo que le sucede al de al lado, al que está arriba, al que está abajo. A nadie parece interesarle nada más que lo que le afecta directamente.

En mis tiempos de secundaria, nunca me caractericé por ser precisamente un alumno aplicado, sino más bien todo lo contrario. Era un desastre. Lo que no me gustaba, no lo estudiaba. Y lo que me gustaba, no tenía necesidad de estudiarlo tampoco porque me leía todos los libros que pasaran por mis manos. Mis problemas disciplinarios tampoco tenían que ver demasiado con el quilombo -más allá de alguna que otra broma digna de expulsión- sino por los cuestionamientos. Era absolutamente contestatario. Demasiado, diría. Nunca entendí como los profesores no se aliaron para lincharme. A veces eran cuestionamientos sólo para romper las pelotas. Pero muchas veces eran intrigas verdaderas, ansias de conocimiento de la realidad del asunto, de lo que pasaba en el mundo verdadero, en la vida cívica de los adultos.

Referentes de la Agrupación de Floggers Peronistas «Fotolog Cumple, Facebook Dignifica» manifestaron sus intenciones de percibir un subsidio. Por una vagancia solventada por el Estado para todos.

Hoy en día, ya quedamos cada vez menos. Podrán venirme a hablar del número de jóvenes que participan y todo lo que ustedes quieran. Pero la verdad, es que en este país no hay participación política de la ciudadanía, la cual no pasa sólamente por afiliarse a un partido. Pasa por preocuparse por el devenir de los acontecimientos, por lo que está sucediendo. Abrir los ojos, informarse, formar una opinión y recién ahí exteriorizarla.

Por esas casualidades de la vida, me reencontré con una profesora del Secundario a la cual le tengo un profundo cariño. Me confirmó lo que sospechaba. Los adolescentes de ahora no se calientan por nada de lo que pasa con la realidad. No les interesa. No es para menos, la vida de los adultos los está llevando a descreer de un sistema que costó la sangre de un porcentaje ínfimo de la población argentina (si quieren hablar de 30 mil desaparecidos, compárenlo con los 26 millones de habitantes de ese entonces) y que el restó ligó de re pedo. Ejemplos cotidianos sobran. Basta con leer el diario y preguntarse qué es lo que nos pasa que no nos inmolamos en cadena.

Ya se aprobó en el Senado el adelantamiento de las elecciones legislativas para el 28 de junio. El Frente para la Victoria, empezó a buscar aliados. Cualquier cosa avisen.

Cristinita se encuentra cada vez más desesperada, y gracias a que en este país se pide examen psciotécnico hasta para limpiar el baño de la estación pero no para acceder a un cargo público, la tenemos que padecer todos. Cada vez que derrapa, salta con la agresión y nos toma por boludos. A los ruralistas les dijo que nunca pararon cuando se descontaban salarios, cuando estaban la dictadura o el corralito. Yo no se si reirme, hacerme budista o monje de clausura. Habla como si en la dictadura hubiera trabajado gratis para los presos políticos o durante el Corralito se hubiera encadenado a un Banco o cuando Machinea saltó con el 13% lo hubiera citado al Senado para pedirle explicaciones. Sin embargo, cuando escuché que ahora paran quizás porque es un gobierno nacional y popular, quise obtener el don del olvido selectivo. Habla de Gobierno Nacional como si la jura de Buenos Aires a la Constitución hubiera ocurrido en Mayo de 2003.

Analizando el resto de su monólogo digno de chaleco de fuerza, me encuentro con que lo importante es saber conocer los limites. El limite es el respeto a la democracia, a las instituciones, respeto a trabajar, a circular por las rutas de la patria, pero como nadie tiene memoria, ni se acuerda de su marido junto a De Angeli en el corte de Gualeguaychú, no pasa naranja. Es el mismo respeto a las instituciones que Hebe de Bonafini y Luis D´Elía trangreden cuando se les canta. Lo interesante es el marco en el que dijo estas faltas a la memoria colectiva. Fue inaugurando un pesquero ecológico. Una nueva forma de contribuír a la industria que más regalías genera a las sociedades privadas y que no cuenta con retenciones del Estado. Paradojas, les llaman.

Acá también van a parar tus impuestos.
Y ya que nombro a Hebe de Bonafini, supongo que nadie tomará nota de que Sergio Schoklender esta en Puiggari, Provincia de Entre Ríos, a dónde llegó en un charter privado para 8 personas que lo aguarda en Paraná, con una comitiva que incluye al Intendente de la Ciudad de La Rioja y al empresario del acero primo del forro de Gerardo Rozín, periodista de espectáculos devenido en analista político, que anda haciendo vaya a saber qué con las negociaciones de Shoklender y la construcción de casas con plata del Estado en la Ciudad de Rosario. No salió en ningún medio, nadie se hizo eco, a nadie parece importarle. Quince días de estadía en un Spa 5 estrellas, con la nuestra.

Mientras tanto, Clarín se calienta porque sus señales de televisión no salen en algunas provincias. Yo me caliento porque por culpa de un quilombo de guita y poder, tampoco tengo Internet más de 30 minutos de corrido en mi casa, gracias a que Fibertel se fusionó con Cablevisión, Cablevisión con Multicanal, y antes Multicanal había adquirido a Flash, siendo todo comprado por Clarín, con el visto bueno del Gobierno Nacional y Popular que combate a los monopolios.

El mismo Gobierno Nacional y Popular que permite que un hijo de puta como Capitanich siga haciendo lo que se le antoja con los destinos de la Provincia más pobre de la Argentina, con muertos de hambre, Línea Aérea Provincial, un piso en el edificio más caro de la Argentina, e insecticidas vencidos que generaron una epidemia de Dengue. Ahora la Corte Suprema de Justicia de la Nación lo obliga a hacerse cargo de los aborígenes del impenetrable. El Gobernador del Chaco dijo que le pregunta a la esposa y se fija qué pinta.

Pero el día terminó lindo, con Cristina repartiendo la guita de la soja entre los Intendentes del Conurbano que ya no saben de dónde escarbar un mango más. El plan se llama Foro Federal Solidario. Si, se llama Federal y los convenios se firman con Intendentes y no con Gobernadores. Allí dijo algunas boludeces más contra el campo, diciendo que nunca se enteró de 7 paros en 15 meses en la historia y otras pelotudeces más q
ue todos las lacras de los Intendentes aplaudían por las dudas. Lo simpático fue su comentario en contra de la prensa, al criticar que se hicieran eco del escrache contra el hijo de Carrió y no hayan dicho nada contra el que sufrió la mamá de Randazzo en Chivilcoy el año pasado. Todos tendríamos que ir en hilera a escrachar a ese traidor y delincuente que con un padre ferretero en una ciudad agropecuaria, llegó a comprarle a la familia una casa al contado que no se puede justificar ni con 30 años de ahorro. Sin embargo, nunca trascendió si el motivo fue ese, o solamente la criticaban por haber hecho un pibe con tanta cara de nabo.

Cualquiera puede llegar.

Son muchas cosas para un día. Como para que los pibes se interesen en lo que pasa.

Viernes. Sobrevivo. Gracias.