Cerda
La puja por el control de PJ se está poniendo cada vez más picante. De Narváez dijo que le encantaría presentarse en elecciones internas para la conducción del partido, pero que cree que Reutemann es lo mejor que le podría pasar al movimiento. Moyano dijo que el Partido Justicialista no puede quedar en manos de un empresario fracasado como Francisco De Narváez, que mejor sería que quede en manos de un empresario exitoso, como él.

Huguito cree que con un par de hoteles cinco estrellas más en Punta del Este ya está como para competir.
Mientras todos se sacan los ojos por el control del PJ, Cristina -que siempre tuvo bien en claro que no juega a nada- se dedicaba a darnos clases de nutrición. En un acto en el Salon Sur de la Casa Rosada anunció medidas para el sector agropecuario «que no se queja.» Pero lo interesante fue lo que dijo en el medio. «Yo ya sabía que, en realidad, la grasa que produce el cerdo es muy parecida a la grasa del ser humano y, por lo tanto, es menos nociva que la grasa, por ejemplo, de la carne vacuna en materia arterial. Pero acá acaba de agregar un dato que yo desconocía y que era que la ingesta de cerdo mejora la actividad sexual. No es un dato menor, además yo estimo que es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra.» Más allá de que laboratorio Pfieffer descartó iniciar acciones legales por campaña sucia -en realidad, estan mandandose mails cagándose de risa de esto- ella no reculó y siguió con su apología sexual afrodisíaca. «En serio, les estaba contando a ellos que el anterior fin de semana, cuando estuve en Calafate, que hizo un fin de semana fantástico, nos comimos ahí, en lugar de un corderito, un cerdito que me habían mandado desde Córdoba riquísimo, al aire libre. Debo reconocer que no solamente comí la carne, sino que también comí el cuerito hecho galletita que queda crocante. Bueno, no saben, impresionante. Y anduvo todo muy bien el fin de semana además. Así que, pude ser que tenga razón. Es también parte de Calafate, la distensión, en fin, todo ayuda Palabras de la Chanchita Nacional.

Piggy niega ser parte de la campaña a favor de los cerdos. «Como que sigan así llaman a René para promocionar el consumo de patas de rana»
Sin perjuicio de que lo que dijo es digno de una comedia de la talla de La Pistola Desnuda, lo triste es lo que se percibe por detrás, y no me refiero a las cachas de la Piggy Presidencial. Hablo de la destrucción sistemática de la producción nacional de vacunos. Los pastos blandos de gran parte del territorio nacional, la rentabilidad y, puntualmente, la costumbre alimenticia de los argentinos, nos diferencia soberbiamente de otras naciones que no les queda otra que producir cerdo por cuestiones que hacen a la extensión territorial y el clima. Y por más que venga a decirnos que con los excrementos del cerdo se puede abastecer la electricidad de la planta procesadora, estaría bueno que se anoticiara que de la vaca no sólo sacamos la carne.

En los comandos de la cybermilitancia K, defienden las teorías de la Presidenta, sólo que no saben si es a fuerza de choripanes de cerdo o porque no la ponen hace rato.
Prueba de este vaciamiento de la industria vacuna la podemos notar en el incremento del 30% del costo de la carne, como también en las palabras de la Chanchita convertida en Pavota al hablar sobre la producción avícola al día siguiente, diciendo cosas como que el aumento del consumo de pollo por parte de los argentinos habla del incremento en el poder adquisitivo del país. Posta. Si no, no se explica que diga que “así como ayer estuve con los productores de cerdos y hoy estoy con ustedes, productores avícolas, quiero hablar de otro animalito pero que no es tan lindo como los cerditos ni como los pollitos, quiero hablar de los buitres hoy, esos pájaros feos, negros que siempre sobrevuelan anunciando desgracia y cataclismos.” Y que finalice su discurso –vale aclarar que era en la inauguración de una planta energética, no de un criadero- diciendo “por eso yo me quedo con los pollos y me quedo con los cerdos. Yo también creo que los pollos tienen sus virtudes, tal vez no sean afrodisíacas como las de los cerditos pero sí adelgazan. Uno cuando come pollo nota que es una carne muy magra, sobre todo la pechuga, y si uno está delgado y además hace actividad física, siente que tal vez pueda volar con sus sueños. A lo mejor comer pollo nos hace volar también, pero volar con cosas buenas, no como algunos que vuelan con otras cosas.” Palabras de la Volada Nacional.

Big Bird se confiesa: Plaza Sésamo siempre estuvo a favor de este Gobierno, pero con el exceso de consumo de pollo, me siento defraudado.

Lejos de quedarse allí, esta semana arrancó bien arriba con una exensión impositiva a vinos espumantes de fabricación nacional. Haciéndose la autoritaria bondadosa, dijo que si bien todo el mundo sabe que ella no toma vino ni alcohol en general –después de lo de arriba tengo mis reservas al respecto- los productores pueden quedarse tranquilos porque “aunque la Presidenta no tome alcohol ni vino, no van a dejar de vender, al contrario, van a seguir vendiendo. Es bueno, sí, que los que tomen lo hagan en condiciones moderadas, en fin, para no dañar su propia salud ni tampoco dañar a nadie más.” También estaría bueno que se lo diga a la hija, que en un estado calamitoso hizo pasar vergüenza a toda su custodia cuando fueron detenidos por un control de alcoholemia en Mar del Plata. La custodia lo pasó, pero ella tuvo que ser callada con una mano en la boca.

Cristina, acalorada luego de un matambrito, un pechito y una bondiolita a la parrilla.

Si este Gobierno realmente quisiera intervenir el mercado de un modo revolucionario y satisfactorio, saldría a competir con los privados, abriría fábricas de autos de la nación, pondría en funcionamiento pleno fabricaciones militares y aflojaría un poquito con la presión fiscal, por la cual yo dejo 6 sueldos al año para que Néstor se compre dólares a
ntes de cada corrida. Si tuvieran dos dedos de frente, saldrían a competir en el mercado vacuno, en vez de quedarse con cada hectárea de terreno fiscal para revender. Pero claro, ese tipo de intervencionismo implicaría levantar las banderas doctrinarias del peronismo, algo que a este gobierno le queda gigante.

Y mientras me sentía ilusionado con que en el 2012 el mundo se iba al carajo, ayer me puse a ver un documental del History Chanel y me enteré que todo era producto de la cultura Maya –perdón a todos los que me mandaron mails al respecto en los últimos meses, esas pelotudeces ni las abro- y que un par de fumones norteamericanos, con las barbas por las rodillas y el pelo más sucio que la entrepierna de Luli Salazar después de una noche de laburo, sostenían que Nostradamus también lo habría predicho. Ahora me siento deprimido y estafado por el cine norteamericano. La única esperanza que me queda es que en 2015 existan autos voladores y se extingan los abogados, como en Volver al Futuro II. Mientras tanto me tengo que fumar que los apocalípticos de todas las eras vengan a sostener que el juego de pelota que los Mayas practicaban hace 600 años representa a la gran alineación cósmica que tendrá lugar el 21 de diciembre de 2012 y que la prueba del fin es que al que perdía, le cortaban la cabeza. También profundizan sus conocimientos en que Nostradamus había dicho que iba a haber lenguas de fuego en el cielo parisino. Ahí me cagué de risa. Es la misma cuarteta que utilizaron en el siglo XX para predecir el Apocalipsis nuclear en la década del ´60. Documentales así hacen que la Argentina de Tato parezca un trabajo serio y no una humorada.

En otro orden de cosas, me llegó por Facebook la invitación para la segunda edición de la Crisfield. Antes que piensen que es una joda, les cuento que yo también pensé lo mismo, pero dadas las circunstancias, no me queda otra que jurarles que no. La primera fue una especie de mitín en apoyo a la Presi que sirvió para ponerse en pedo, levantarse alguna militante un poquito entregada y ver si pegaban onda con algún funcionario de tercera línea que estuviera realmente al pedo y no se encontrara viviendo las vacaciones nacionales y populares en Cariló. Por otro lado, desmintieron que la misma tuviera nada que ver con una fiesta electrónica, por lo cual el misterio de si las boludeces que dice la Chanchita son producto del excesivo consumo de drogas de diseño, sigue sin develarse.

Miercoles. O baja la temperatura o voy en bolas a laburar. Yo avisé.