Confesión de Parte
Cada día entiendo más la política exterior argentina. Es llevar al extranjero la metodología interna. Es putear y hacer sentir al otro como un infradotado. Es el estereotipo del argentinismo en su máxima expresión. Es llevar al paroxismo el cinismo y la histeria en su concepción más freudiana. Es el empeño en hacer sentir como idiotas a pares de otros países en donde el desempleo será altísimo, pero el seguro de desempleo permite vivir igual.

Cristina se reunió con el Presidente de la Barrick Gold, y Hector Timerman estaba como más feliz que putañero con guita por las calles de Amsterdam, contando vía twitter las bondades de los progresos obtenidos y tratándome de idiota por hacerle planteos más cercanos a la lógica que al chicaneo. Cada día confirmo más que Timerman es el Canciller ideal para este Gobierno. Un avivado capaz de entregar la historia familiar por algo de poder, aunque ese poder se reduzca a hacer el ridículo como lacayo de la Presidente.
La Presi terminó puteándose con el Presidente de Francia. O al menos es lo que ella dice que pasó. Y lo dijo varias veces ante la prensa, tratando de hacer énfasis de su intercambio con Sarkozy. Lamentablemente, en Europa nadie le dio ni cinco de pelota. No hay caso, el único lugar dónde las locas tienen 15 minutos de fama inventando peleas con gente más importante que ellas, es en Intrusos.

Palabras más, palabras menos, lo que pasó es que Cristina dio un discurso de esos a los que nos tiene acostumbrados. Trató de boludos a toda la audiencia, puso como ejemplo para enfrentar crisis a la Argentina y dijo que en Europa son todos unos oligofrénicos por no saber llevar adelante una crisis. Sarkozy le recriminó que no tenía suficiente información como para opinar y que no contaba con la más pálida idea sobre el “hostigamiento” al que se enfrentaba el Euro, además de remarcarle que no es de buen tino interpelar a alguien porque no se está de acuerdo con lo que se dice. Cristina se enojó y dice que le dijo que Argentina está interesada en la estabilidad de Francia y que en nuestro país podemos dar cátedra de hostigamiento. Nunca más de acuerdo. A confesión de parte, relevo de pruebas.

El Saludo Forrest Gump se impone en el primer mundo.
Timerman, que está buscando la forma de resaltar de algún modo, no quiso que esto quedara allí y se subió a la moto diciendo que la Argentina salió de la crisis sin aplicar ajustes. Como si la inflación no lo fuera. Como si el crecimiento de la recaudación mientras en detrimento del poder adquisitivo de los asalariados no existiera. Como si la inflación acumulada de 19% en alimentos en tan solo un año, fuera joda.

Y es que, por más que Cristina remarque hasta el hartazgo en sus discursos –esta vez no fue la excepción- que la Argentina ahora tiene un ingreso de 1500 pesos de Salario Mínimo Vital y Móvil frente a los 200 pesos del año 2001, esa afirmación es tan válida como decir que una mina es menos trola porque dejó de contar con cuántos se acuesta.

Jóvenes idealistas protestan por la metodología para sumarse a las huestes oficialistas. Sólo quedan quienes se sienten a gusto.
Algunos detalles al voleo. En el 2001, con 200 pesos se compraban 200 dólares. Un litro de leche salía 25 centavos. Un pasaje en bondi, 50 centavos. La moneda norteamericana ha tenido una depreciación en su poder adquisitivo de 25% acumulado en los últimos 9 años, lo que lleva a que, para comprar importados que antes salían 200 dólares, hoy hagan falta 250 verdes (más los impuestos ridículos). Si a ello le sumamos que el litro de leche sale 3,60 pesos (casi un dólar) el pasaje del bondi este en 1,25 (con 70% de subsidio del Estado) y que los 1500 pesos de hoy en día, son nada más que 375 dólares, hubo incremento salarial, es posta. Pero el poder adquisitivo es menor cuando tan sólo los alimentos suman una inflación acumulada del 90% tan sólo en los últimos 3 años, por más que el INDEC me mida la deflación intersemestral del choclo de grano blanco. ¿Hubo redistribución de la riqueza? Si, nadie lo duda: hay más ricos que antes. Como también hay un poco menos de pobres, gracias a que la clase media también se empobreció en su poder adquisitivo. Emparejar pa´bajo, que le dicen en el rioba.

Me importa un carajo el crecimiento de los números de un país si esos números me los da el INDEC, como también me importa menos que Ricardo Fort que Cristina diga que somos el país modelo a seguir, cuando la guita no alcanza para un carajo y cuando después de 7 años del crecimiento continuo, la gente está igual que en 2002.

El proceso inflacionario, es, de hecho, una forma de ajuste cuyo efecto inmediato es la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Comunicado gorila, desestabilizador, agrogarca y golpista de la Asociación de Trabajadores del Estado.

Aníbal Fernández y Florencio Randazzo andan tirándose palos internos para ver quién la va de Vice Gobernador con Scioli el año que viene. Ninguno planea quedarse en la Nación como proyecto para después de diciembre de 2011. Sugestivo. Todo ello mientras la Presidente de todos y todas los Argentinos y Argentinas dice: Muchas veces cuando uno vive aquí en Buenos Aires, donde baja de su departamento y si no tiene plata toma el colectivo o el subte porque además sale muy barato, con las tarifas que se cobran aquí; si tiene un poquito se toma un taxi y si tiene un poquito más de plata se maneja en auto; si tiene más plata todavía tiene un chofer que lo lleva y si no se toma un avión en el Aeroparque o Ezeiza porque está todo muy cerquita. Y les juro que no es joda.

Mujer emocionada, agradece a Cristina la revelación de que no es pobre. Sólo la están dejando que gaste poquito.
Desde aquí les mandamos un caluroso abrazo a los 25 compañeros de la FUBA que cortaron Callao al 1500 para protestar frente a la Embajada de Honduras por el derrocamiento de Zelaya. Sólo que la Embajada no existe más desde hace, casualmente, un año. Gracias, chicos, por recordarnos que en este país es más importante la acción que el intelecto.

Martes. El Intendente de José C. Paz, Mario Ishii, vuelve a sus funciones «para terminar lo que le quedó por hacer». Faltan tres primos y dos cuñadas que aún no tienen sus casitas.