Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Demasiado Caliente

Hace poco más de un año, cansado de encontrar el auto destrozado, sin estéreo o roto porque sí, dejé de pagar el seguro al pedo y lo guardé. Mi circuito de movilidad no se vio gravemente modificado ni mucho menos, dado que vivir a escasos metros de una boca de subte tiene sus ventajas, y para el resto, un taxi no genera demasiado gasto, al menos no en comparación al costo del automóvil particular.
Este fin de semana que acaba de terminar, decidí salir a pasear por zona norte. A la hora del regreso pintó hacer una recorrida por el bajo porteño, por lo que pareció una buena idea tomar el tren a Retiro. La idea no resultó tan buena y a la segunda estación dos muchachos pensaron que mi celular es lindo y, sin pedir permiso, intentaron tomarlo como suyo. Sorprendido, hice fuerza sobre el mismo, pero evidentemente no estaban confundidos, querían mi celular. Y así fue que, sin mediar palabra, le pegaron una trompada en la cabeza a mi señora y, como al no medir consecuencias somos todos valientes, me trencé en un juego de manos con los dos muchachos que, lejos de empacharse con el dispositivo de telefonía móvil, también pretendieron la cartera de mi mujer. Y bueno, manos van, manos vienen, dos contra uno, la gente que gritaba pero no se metía y la policía que ni asomaba la gorra. 
Como la cobardía es moneda corriente en estos días y pegarle a una mujer es algo que deben hacer con la borrega con cinco críos que tienen en la casilla construída en la terraza de los padres, dieron por sentado que un elemento cortopunzante los haría más machitos y entraron a darme con una botella rota, para escándalo del resto de los pasajeros y desgracia de mi ya magullada cara. Lamentablemente, la policía llega en el momento justo en que los dos amigos de lo ajeno se tiran del tren. 
Como correr delincuentes ya no debe figurar entre las obligaciones de las fuerzas de seguridad, los gordos comepizzas dieron por sentado que no los alcanzarían y, obviamente, tampoco estaba la tarde como para hacer ejercicios aeróbicos «solo por un celular». La violencia física contra una mujer, en un acto cobarde por intentar amedrentar a la víctima de un robo, no es motivo suficiente para andar jugando al poliladron, y el hecho quedó ahí no más, ahí no más de que me agarre un aneurisma por la bronca.
Mientras mi señora intentaba frenarme las hemorragias con pañuelos descartables, el guarda me informa que en la siguiente estación podrían atenderme. Lamentablemente, la gente de Ferrovías supuso que mantener un servicio médico de guardia era al pedo, así que nos tuvimos que conformar con unas gasas y un frasquito de agua oxigenada que me alcanzó el guarda. Los agentes del orden, lejos de mostrarse sorprendidos, disimular, o al menos justificar el sueldo, se sentaron para hacer tiempo y ser relevados en la siguiente estación. 
Y así fue como un hermoso domingo de paseo familiar, finalizó con mi rostro tajeado, mi celular en manos ajenas, mi mujer golpeada y yo pobre pelotudo argentino que, aunque se plantó de manos sin medir las consecuencias en defensa de la mujer que ama, no daba abasto entre el consuelo a mi pareja, las llamadas para bloquear el teléfono y el recabo de datos para hacer la denuncia, todo mientras buscaba más elementos para secarme la sangre. 
En mi vida hice de todo por la curiosidad de conocer mundos que me son ajenos por cuestiones de entorno social. Viajé a colaborar con escuelas de frontera en el noroeste argentino, permanecí noches enteras en estaciones de tren por el sólo hecho de conocer profundamente a quienes trabajan cuando todos duermen, ayudé en comedores comunitarios, participé de jornadas en centros de rehabilitación, toqué la guitarra en el subte junto con un flaco que vive de eso, visité manicomios, asesoré jurídicamente a personas de bajos recursos, estuve en manifestaciones que no me representaban y hasta participé de un libro sobre políticas carcelarias, entre cientos de cosas que en este momento no consigo recordar. 
Sin embargo, nada me marcó más que haber trabajado en la justicia penal del conurbano bonaerense. Ni siquiera quien viva en el conurbano puede medir la crueldad y la bajeza de las acciones que el ser humano puede llegar a realizar. He visto cosas inenarrables, he presenciado situaciones inexplicables y he sido testigo de hechos difíciles de digerir. Y no me refiero al caso de algunos psicópatas o alienados que siempre existieron, sino a lo destruído que se encuentra el ejido social en lugares donde la delincuencia no es un factor social indeseable, sino un rasgo cultural bien visto, una forma de vida.
Hace unos catorce años, a León Arslanián se le encargó una reforma judicial que modernizara el anticuado sistema escrito y que le diera a la justicia bonaerense más agilidad y eficiencia frente al notorio avance del delito. A don León, garantista de saco y corbata que hablaba de las maravillas de su modelo mientras viajaba al trabajo con una dotación de custodios, se le ocurrió que la mejor manera de eliminar la delincuencia era imponer el sistema de algún país sin delito, y copió el modelo Suizo. Claro está que Ingeniero Budge, Villa Fiorito, Valentín Alsina, González Catán y Laferrere no se parecían demasiado a Zurich, Ginebra, Lucerna y Montreaux, pero desde entonces tendrían algo en común: un código garantista, una solución europea para los problemas del conurbano más pesado. 
Como las cosas se pueden destruir rápido, pero para hacerlas mierda hay que dedicarle más tiempo, a León le dieron una segunda oportunidad durante la gobernación de Felipe Solá, que tenía el upite fruncido por el asesinato de Kosteki y Santillán. Entonces, don León pensó que el sistema judicial suizo no daba pie con bola porque no tenía una fuerza policial que estuviera a la altura, así que puso manos a la obra y, en su loca cabecita, supuso que en las películas de Hollywood siempre le tienen respeto a esos machazos de uniforme. Y así fue como, decidido a poner a la bonaerense a la altura de la Policía de Nueva York, arrancó por lo elemental: le cambió los nombres a las jerarquías. Los monchos se cagarían de risa de los uniformados bonaerenses, sus sueldos seguirían por debajo de lo que cobraba el barrendero municipal, los patrulleros seguirían atados con alambre -literalmente- pero el placer de que al Comisario le digan Capitán, mejoraría la imagen de las fuerzas. Porque no es lo mismo decir Comisario Pérez, que Capitán Pérez. Tiene otra estirpe ¿Se entiende? Por las dudas que esto no alcanzara, mientras le daba apoyo a la bonarense, León creaba la Policía Bonaerense 2, un engendro con patrulleros de alta gama, decorados por un pintor con desprendimiento de retina, y que batió en pocos meses todos los records de gatillo fácil contra terceros.
Mientras tanto, los boludos cagatintas nos preguntábamos en qué mejoraría el sistema judicial, si de catorce Juzgados de Instrucción y cinco Fiscalías, pasamos a tener catorce Fiscalías de Instrucción y cinco Juzgados de Garantías. En las seccionales policiales no tuvieron tiempo de hacerse ese tipo de preguntas, dado que en la misma reforma estaba incluida la unificación de jerarquías y los muchachos de azul no sabían a cual de los tres Capitanes darle bola. Lo único realmente notable de toda esta movida fue que ya no recibíamos protestas en el juzgado: la gente estaba tan confundida sobre quién instruía un expediente y quién daba las órdenes, que democratizaron la protesta y empezaron a quemar las gomas en la puerta del edificio.
Como buen contreras, me conocía todas las villas del conurbano, pero vivía en Capital. Soy de los que decían «si pasás un turno en mi Juzgado, dejás de quejarte de la inseguridad porteña». Y era así, no más. Pero como no hay dos sin tres, y
Arslanián quería ser profeta en su tierra, desde hace poco menos de un año es una voz autorizada en el asesoramiento de Nilda. Ideas notables como vaciar de Gendarmes las fronteras y moverlos a la ciudad, ponerles camperas radiactivas a los Federales y generar choques por encandilamiento con las balizas de los nuevos patrulleros -la misma bosta de antes, pero con nueva decoración- fueron presentadas como medidas innovadoras para contrarrestar el avance de la inseguridad. Inseguridad que pasó de ser una mera sensación a convertirse en tema de campaña para que Filmus no sufriera tanto en las elecciones porteñas, pero que volvió a ser la nada misma luego del triunfo de Macri.
Nada cambió, más allá de sacar las placas de los caídos en cumplimiento del deber en actos subversivos. Se sigue recaudando con los supermercados chinos, los desarmaderos clandestinos, los puticlubs y el trato preferencial con la seguridad para los comerciantes que pongan un mango. La calle Libertad sigue siendo el paraíso de lo choreado, el centro sigue empapelado con publicidades de puteríos clandestinos -con dirección, número de teléfono y hasta mapa para llegar- los puesteros aún venden mercadería trucha mientras el poli toma mate con ellos y la Superintendencia de Seguridad Ferroviaria sigue siendo el lugar donde mandan a los «indeseables» para mostrarles la puerta de salida. Estos son, en definitiva, quienes debieron garantizarnos que nuestra incursión por los ferrocarriles urbanos un domingo a la tarde, no finalizara con un robo violento, mi mujer golpeada y mi rostro herido con una botella rota…todo a cambio de un celular de mierda.
Los muchachos amigos de lo ajeno, a quienes según la progresía debería haberles entregado todo el producto de mi laburo, además de pedirles disculpas por formar parte de ese sector de la sociedad que los marginó y los obligó a delinquir -a pesar que de mis impuestos salen todos los servicios que disfrutan gratarola- no sufrirán ninguna consecuencia, más allá de alguna contusión, moretón o chichón producido por mis manos. Y está bien que así sea, dado que no vamos a cambiar las cosas por culpa de un inconformista que cree en la propiedad privada, el respeto al prójimo y la cultura del trabajo para adquirir lo que uno desea. 
Casi tres décadas de conservadurismo culposo, han llevado la marginalidad a límites difíciles de dimensionar. Hace un tiempo, veíamos a la generación que había crecido sin ver trabajar a sus padres. Hoy, también tienen hijos, pero estos han crecido con la justicia de su lado, las fuerzas policiales sin ganas de combatirlos al pedo y el Estado proteccionista que los quiere tanto que los conserva así, impolutos, confiados en que deben pelear por conseguir lo que quieren, sea con una botella rota, pegándole a una mujer, fajando a un anciano indefenso en su casa, o metiéndole un corchazo a la panza de una embarazada. 
Llámenme extremista o digan lo que quieran, que hoy todo me resbala. Lo único que les pido es que no vengan con la gansada de las políticas de inclusión, la educación y toda la sarasa progresista que puedan llegar a decir. La inmensa mayoría de nosotros somos hijos o nietos de inmigrantes, que vinieron expulsados de sus países por la insatisfacción de sus necesidades básicas, que vivieron sus primeros años en Argentina marginados por ser tanos brutos, gallegos ignorantes o judíos muertos de hambre, y sin embargo salieron adelante con el sudor de sus propios culos, sin resentimiento ni rencores para con el resto de la sociedad.
El discurso progre, déjenlo para una charla sobre «la Argentina que queremos» en el auditorio de la UBA. Quienes conocemos el submundo de la marginalidad sabemos que son misóginos en extremo, a la noviecita la presentan como «mi señora» aunque tengan catorce años, dejar embarazada a una mina es marcar territorio, mantener al pibe es una obligación del Estado y el metro patrón para medir el orden de prioridades en la vida, es un ciclomotor con el escape libre.
Lunes. Al menos Boquita es puntero. Algo es algo.

Si querés que te avise cuando hay un texto nuevo, dejá tu correo.

Si tenés algo para decir, avanti

(Sí, se leen y se contestan since 2008)

140 comentarios

  1. RDT, trabajo en una Defensoría de Pobres del conurbano, desde hace 6 años, y doy fe de lo que contás.
    Y está cada vez peor.
    Cuando entré a trabajar en la Defensoría, hace 6 años, atendía 1 o 2 consultas de internación por paco por mes. Hoy todos los días tengo al menos una consulta por el tema.
    Todos con el bocho quemado. Como le sirven al gobierno.
    Saludos, y que esté mejor de la golpiza!

  2. He encontrado que eso es mucho mas edificante. Así que ya no me lamento cuando me suceden o me hacen estas cosas (mentir, robar, matar).

    Mientras tenga mi conciencia tranquila, me descargo deseándoles a ellos lo mismo que me pasa (o me pasó) a mi. A ellos, que mienten con impunidad, roban a destajo y matan sin darse cuenta. A ellos que se cagan de risa mientras otros hacen lo que ellos hacen para poder mentir, robar y matarnos en esta sociedad de delicuentes que con nuestra pasividad les ayudamos a edificar.

    De esa forma, cuando yo me encuentro o cruzo con un tipo como Adenoz, que se rie del dolor ajeno, que lo niega, que busca escaparse por los límites de la racionalidad… no me altero, no me molesta, no le respondo. Simplemente lo ignoro y mientras voy silbando con mi conciencia tranquila, le deseo muchas cosas.

    Le deseo que si tiene un hijo, dos drogadictos lo maten enfrente de sus propios ojos con una botella rota. Si tiene una hija, que la violen a la salida de la escuela mientras le desfiguran la cara.

    Espero también que cuando busque justicia la policía esté reclamando causas perdidas. Que no pregunten que pasó porque está involucrado el hijo de un político.

    Que el juez mire para otro lado porque está tan sucio como quienes mataron a su hijo o violaron a su hija. Y que ese juez les debe tantas cosas como las que a él le robaron sin que se diera cuenta.

    Le deseo que cuando quiera emprender la búsqueda de justicia lo que antes reian con el se le sigan riendo en la cara, le sigan matando a sus seres queridos y sigan robando mientras se va quedando sin nada. Que pierda todos sus bienes, eso le deseo; que tenga menos que el que menos tiene, que sufra mas que el que mas sufre.

    Porque se que cuando eso le pase, se que cuando sufra en carne propia lo que todos sufrimos, en ese momento va a cambiar. En ese momento le van a interesar las cosas que hoy le parecen superfluas, le van a llamar la atención las hipocresías, le van a molestar los robos, lo van a alterar las muertes.

    Todo eso te deseo, Adenoz. Que te ahogues en la mierda que cuidas y que estás ayudando a crecer.

    Ahhhh… soy un hombre nuevo.

  3. A esa sociedad nos encaminamos mientras miran y hablan del progresismo de Suecia pero practican el totalitarismo de Stalin o el nazismo de Goebbels (¿importa mucho si matan millones de personas o no?). Siempre me pareció que el peronismo era la peor enfermedad del país… y que el radicalismo era el peor remedio.

    ¿No nos estaremos equivocando de líderes? ¿No alcanzaremos nunca un grado de conciencia que nos permita ver que no estamos haciendo lo que decimos ni diciendo lo que necesitamos?

    Porque les aseguro que en ese divorcio entre la palabra y la acción hay un componente muy peligroso, pero a la vez muy liberador. Porque no molesta que mientan, roben y maten mientras sirva para justificar sus propias limitaciones y dilemas morales… a excepción de cuando esos comportamientos delictivos invaden sus seguridades.

    Así siento que Cristina Kirchner va a dejar de robar cuando le saquen todo lo que tiene sin explicarle razones. El ministro de la «sensación» se va a preocupar por la inseguridad cuando le maten a una hija por las zapatillas.

  4. En definitiva, hace ya muchos años que en este país vivo una total desconexión entre lo que se dice y lo que se hace. Empezando por la presidente, que es el arquetipo de la hipocresía, y terminando por el último habitante del país que se queja de la cleptocracia que nos gobierna desde hace ya muchos años (más que ocho, ojo) pero la siguen votando mienras sepultan a personas jóvenes, con buenas ideas y billeteras no tan inquietas.

    Tuve un coach que murió hace algunos años de un infarto masivo y que me enseñó que las personas no hacen lo que sus líderes o modelos de vida «dicen», sino lo que sus líderes o modelos de vida «hacen». Me di cuenta entonces que estaba siendo muy iluso si la mitad de la gente vota a una persona que te miente en la cara, si da vuelta la mirada cuando se roban el país, o se rie de pelotudeces cuando matan a nuestros pibes.

    Me di cuenta de que esa gente le encanta que mientan porque quiere impunidad al mentir. No le molestan que roben, porque prefieren poder robar. No le interesa que maten porque, llegado el momento, les gustaría poder hacerlo sin consecuencias.

  5. En mi caso y hasta hace poco tiempo, en estas situaciones priorizaba expresar mi solidaridad a través del consuelo, de la contención, del optimismo (a veces forzado) en un futuro menos negro. Muchas de estas cosas me han pasado o le han sucedido a alguien cercano y desde ese lugar te hubiera dicho Relato que lo lamento, que espero que pronto te repongas del mal momento y que algún día (probablemente tarde), se haga justicia.

    Pero me he cansado de muchas cosas y he perdido ese temple del presente y esa confianza en el mañana. He visto a personas sostenidas por corruptos y narcotraficantes ser votadas por la mayoría que, a su vez, se queja de la droga en la esquina de su colegio, de lo insegura que está la calle o de lo ladrón que es Schoklender.

    He leído que algunos calificaban como una deidad a alguien que (enfermo) se drogaba, pero (sano) no reconocía a sus hijos, disparaba a periodistas y nos generaba una vergüenza nacional que ocultamos entre sus piernas. He analizado detalladamente el comportamiento de algunas personas que se quejan de Tinelli pero asumen el tratamiento de los temas más importantes del país como si fuera «una jodita para Showmatch».

  6. Que boludo es ese Adenoz!!! no se dio cuenta todavía que la bronca de Relato no es por el celular. El debe ser uno de esos tipos que cuando hay quilombo con los amigos se queda tranqui en la barra. Ni hablar si es con la esposa. Hasta le darçia forros a los tipos. Lástima que el día que lo choreén a el no va a contar nada así no nos cagamos de risa. En fin, te mando un saludo Relato y te felicito por tu reacción.

  7. Occam: No se deje encandilar por los espejitos de colores, hace más de 30 años que vivo en San Luis y como dice la chacarera, «…casas mas casas menos, igualito a mi Santiago.»

  8. Nobleza obliga: Adenoz se supera día a día, y gracias a una tenaz perseverancia sus comentarios van adquiriendo una imbecilidad que rozan el carácter de excelso !

  9. Bien, bien, esto marcha de maravillas.
    129 comentarios! Y veníamos (en los dos últimos posts con una media de 30 +/-).
    Es que el tema garpa.
    Por eso, propongo para el próximo hablar de apariciones, gualichos y premoniciones, que a los gaitas de Bitácoras les va a encantar y acá se te enyena de opiniones.
    No, de nada, gracias a vos, tontito.

  10. Relato: ¿Qué querés que te diga, si casi casi el aneurisma me agarra a mí de leer lo que te pasó? Un fuerte abrazo y un cariño a la patrona. A pensar seriamente en mudarnos a San Luis. Está claro que, para este modelo, los que estamos excluidos, somos nosotros, o sea, los pobres boludos que no tenemos plata para viajar en helicóptero o tener custodia privada, pero que tenemos un plafón de valores y de dignidad como para negarnos a ser unos marginales que viven de la teta del Estado.

  11. Estaba por decir: qué increíble lo que te pasó, pero no es así, es cosa de todos los días, a toda hora y en cualquier lugar..Por eso a mí me asaltaron pasando por una villa y sigo pasando; qué seguridad tengo que a las diez cuadras no me pase lo mismo?
    Te mando un abrazo y bueh, seguiremos así..

  12. Los chorros, pungas, secuestradores, narcos….todos ellos decidieron alejarse de la sociedad y sus reglas.
    No nos debe temblar el pulso para castigar al que se aparta del camino democratico (las reglas). NO hablo de mano dura. Hablo de mano. Lo que dice el Codigo Penal ni mas ni menos. Cumplir las reglas.

    En Brasil, USA, Inglaterra y hasta en Cuba (esto no va de la mano con las ideologias politicas) al que bardea se le responde con palos.
    Y a veces Castro les regala un par de fosas pectorales, nada mas para que respiren mejor.

    Es una cuestion de probabilidad y estadistica. Si el que delinque sabe que la probabilidad que lo castiguen es alta, seguramente pensara dos veces delinquir. No digo que no se decida por el camino del mal, solo digo que sabra que si lo agarran se acabo el juego.

    Claro que para esto necesitamos una policia un poco mas «competente».
    Policia competente + cumplimiento de reglas.

    Las carceles insumen en promedio 10000 pesos mensuales por detenido, y evidentemente no cumplen su funcion de reformar. Es mas…son antros donde corre la droga y las violaciones. Ergo habria que pensar en un nuevo sistema carcelario. Creo que con el dinero que se invierte podria ser mejor.

    Pero todos los caminos conducen a la billetera oficialista.
    Es preferible viajar Paris-NY para anunciar que vienen las motos.
    Al fin y al cabo…con Menem vino la F1.
    La degradacion que Menem impulso en la clase media los Kirchner la impulsan en la clase baja.

    O nos vamos a creer que los Macri, los Fortabat o Roca estan peor?

    Giles los que los siguen.
    Me parece que ya hemos tenido demasiado.

  13. A mí lo que me intriga en los defensores de este ridículo garantismo en el que estamos metidos, es qué esperan a futuro. Que la Argentina (y, puntualmente, Buenos Aires y el GBA) se ha vuelto un lugar inseguro es un hecho. Que no se puede vivir para siempre así, que (no hay más que leer los comentarios) esto es factor de disgregación social, es innegable; en algún momento la cosa se tiene que terminar o vamos camino a la desparición como sociedad. Ahora, ¿cómo creen que van a acabar con esto? ¿un día los chorros amaneceran buenitos, sólo porque la «distribución del ingreso» les permite vivir bien? ¿en serio no creen que tenemos que vivir en un estado de derecho, que quien delinque la debe pagar?

  14. Te encuentro la razón en lo grueso, aunque algunas diferencias de enfoque, pero no es menos cierto que existe un vacío de poder por parte del Estado en el mundo popular, el cual demuestra su incapacidad de ejercer el monopolio de la violencia con instrumentos eficaces. Y ademas, le podemos sumar el hecho que existen al menos 2 generaciones hechas mierdas por el paco, lo cual agrava el panorama

  15. Considero que el «garantismo» esta pasado de moda. No quiero que por decir esto me peguen, me refiero que antes había una posibilidad de reinsertarse que ahora no la hay y la valoración cultural hacia lo delictivo no existía, por lo cual si se podía «cuidar» mas al delincuente.
    Hoy es imposible, porq saben que saliendo de fierro ganan más que laburando y esa es una batalla cultural que por ahora la tenemos perdida.

  16. Anónimo 11:57: Ideas sobran, el problema es el capital para llevarlas a la gente. Y no te hablo sólo de los 4 giles que se pelean por el segundo puesto ni por el milagroso Altamira, mirá más abajo. El problema es que no se puede competir si el partido de turno permuta votos gastándose los fondos públicos para campaña, planes, electrodomésticos, casas, etc.
    Bajo este esquema no hay ideología que aguante.
    La gente vota desde su ignorancia política, ignorancia económica y por la idiotez de pensar que «eso a mi no me va a pasar».

  17. ADENOZ: con todo respeto .. andate a la RPMQTP man!! si no te gusta el blog ponete a leer las memorias de Néstor y cía ..
    Relato: un fuerte abrazo !! después de leerte dan ganas de salir con una ametralladora y darles una manito a estos marginales hdp para que no sufran más …

  18. Ah, y no creo que decir «negros de mierda» pinte a una persona como racista. Lo veo más una reacción de bronca. Si quieren ver lo que es racismo, busquen en foros de la meca de la libertad occidental y se van a dar cuenta que acá estamos más cerca de la panacea Ghandiana que del segregacionismo racial (sin contar que los antropólogos descartan la teoría de las razas desde que descubrieron que el negro del áfrica, el oriental mongoloide, el ario, y las cientas de poblaciones del mundo, tienen idéntica codificación genética)

  19. Yo estoy en contra de las prisiones

    A los criminales habría que enviarlos al norte a trabajar en plantaciones de algodón, rodeadas por un cerco y militares con metralletas que vigilan que nadie escape.

    En las prisión los criminales son un gasto, deberían dar ganancia

  20. Anónimo de las 11.57. Se nota que usted no tiene mucha calle.
    Si viera con la liviandad que tildan a sus congéneres de «negros de mierda» a otros de su misma condición solamente por haber escalado un centímetro en la escala económica se daría cuenta que el racismo y el deprecio por el otro no es una cuestión de colores de piel, sino un defecto -despreciable por cierto- inherente a los seres humanos.

    Acá no se habla de los pobres, porque si así fuere, concluiríamos que son todos unos delicuentes. Nada más alejado de la realidad, porque la pobreza es simplemente un estado que no disminuye ni enaltece la condición del ser humano que la padece.

    Acá se habla de gente que vive al margen de la ley, si respeto por la vida y dignidad del otro y que además son justificados en su accionar por un estado que mira para otro lado.

    Resulta que ahora no es «políticamente correcto» criticar a los que nos violan, matan y roban.
    Al contrario, agradecidos deberemos agachar la cabeza ante los golpes porque al final estos psicópatas son producto de nuestra sociedad culposa y culpable de crear estos inadaptados.

    Este argumento repetido hasta el cansancio se da de narices con la verdad irrefutable que a este país lo hicieron grande otros millones de pobres que vinieron con el culo al aire a trabajar y que nos dejaron su herencia de valores y deseos de mejorar,cosa que lograron con el sudor de sus frentes y en forma superlativa.

    Hoy con los valores totalmente subvertidos donde el que la hace nunca la paga no es extraño que la paguen los que no la hacen sino que además se los acuse, como hace usted, de oscuros racistas e intolerantes.

    Ya me gustaría – y ojalá nunca le suceda- que le metan un cuetazo a su hijo saliendo de un boliche por un par de zapatillas. Ya veríamos que rápido se convierte aunque sea una simple expresión de deseos en un asesino serial de pibes chorros.

    Somos humanos al fin de cuentas.

  21. Existen planteos que muchos defensores de las políticas mal llamadas garantistas dejan pasar por alto. Esto va más allá de los «derechos humanos para unos y para otros».

    El planteo es algo sencillo y pasa por plantearse la hipótesis de una muerte violenta de un delincuente en intento de robo. El moncho fallecido salía de caño presionado por la desesperación de mantener a la familia. Fue con un revolver medio choto a encañonar a un tipo, le saca la billetera, el reloj y el celular. Se va. Confiado, comete algunos asaltos más. En un momento, encuentra en un semáforo a un tipo al volante, con su hija atrás. Amedrentándolo con el revolver lo obliga a bajarse y sin darse cuenta, la víctima saca su pistola y lo baja de tres corchazos.

    Las historias son reales y fueron testimonios de una causa que me tocó en suerte hace tiempo. La vida del fallecido delincuente la supe por la testimonial de la madre. La sucesión de hechos del día en que muere a manos de su propia víctima, fue reconstruída en base a testigos. Al momento de tomarle declaración al asesino de su propio victimario, tiró una frase que ya había escuchado «estaba con mi hija, me desesperé y no me importó nada». Casi palabras textuales de las que me dijo la madre del muerto respecto de la situación particular de su hijo.

    Situaciones similares, extremos de reacción ante la defensa de un hijo. La diferencia? Cada uno puede elaborar la suya. Les dejo la mía:

    Todos son capaces de dar la vida por un hijo, en este caso, uno ganó, el otro perdió. Y el que se salvó fue el que menos tenía que ver en todo esto.

  22. Mi apoyo don relato. Y a cualquiera que entre a bardear en este post, cofcofadenozcofcof, saquelo a la mierda mi querido. No por sus convicciones politicas… solamente por pelotudo.

  23. Todo está bien hasta que te afanan, en mi caso ya me afanaron como seis veces en los últimos 25 años (y vivo en un pueblo de 30 mil habitantes !!!. los querés matar, pero no podés (ni debés), entonces esperá la justicia divina o algo parecido,mientras no te calentés tanto, (sería un daño colateral), todo va todo viene ……

  24. Y…mbecil: No hable de la ley del Talion ( creo que te referias a eso en tus resabios mentales). Hable de una justicia no garantista, ni mas ni menos.

    No se porque, pero me haces acordar a un consultor que una vez tuve ( por disposicion de mis colegas locales, que seguramente me forrearon, como decis, al ponerlo en el equipo que debi coordinar, al cual, mientras le silbaban las SSSS al hablar, nos iluminaba sobre los misterios insondables de la economia y la justicia social. Desde su podio de soberbia, cuando lo ponian nervioso, seseaba aun mas, hasta que al final, ( tal vez a mi pedido) alguien lo rajo de una patada en el tujes cuando se tomo demasiado en serio su rol de iluminado y quiso darle catedra a algunos clientes(gobiernos) poco pacientes para sus intrincados meollos cerebrales.

    En cualquier caso, te comento que por aca se come bastante bien, a pesar de lo que te contaron. Fijate, por ahi, en una de esas conseguis viajar mas alla de Bolivia y te das cuenta por vos mismo

  25. Solid Copper, no lo dije por un tema legal sino porque se habla mucho de «Justicia por mano propia». Si alguien mata a un ladron para protegerse no es «justicia por mano propia», es autodefensa. Y el ciudadano tiene derecho a ello.

  26. Luego de haber leído todos los comentarios (!) me gustaría postular algunas cosas sueltas.

    1. No creo que nadie haya votado por tener más crimen y demás; los que votaron el 50% lo hicieron por sus propios motivos y no por la lectura que hacen los otros.

    2. Los comentarios de «la negrada» son indiscutiblemente racistas. No lo nieguen. Ese profundo racismo tiñe todos los demás comentarios. ¿Por qué no se quejan de los chorros «blancos»? Los banqueros que evaden, los empresarios que evaden, los que generaron corridas y cagaron al país. ¿Por qué nunca nadie se enoja con esos?

    3. ¿Dónde están las propuestas? Sigo este blog desde hace rato y no hago más que leer artículos en donde el colmo de la comedia es decir «la tarada» cada vez que se habla de la presidenta (o presidente, si quieren). Es facilísimo criticar — pero dónde están las propuestas reales?

    3b. Demos por sentado que este gobierno no sirve; eso ni vale la pena discutirlo. Entonces, ¿a quién votar?

    Me gustaría leer propuestas y comentarios de cómo salir adelante. No me gusta leer racismo y un regodeo en el rol de víctimas.

    Finalmente, esta ficción de que hay un 50% que trabaja para pagarle todo a la otra mitad, y de lo «bueno» que es ser pobre porque te regalan todo … ¿En serio se lo creen? Porque la verdad, si quieren planes sociales, renuncien a sus trabajos, vayan y pídanlos, en serio. ¿O no será que en el fondo no es tan «bueno» ser pobre? Habría que ver.

  27. Anónimo 01:07, tienes razón, lástima que el esfuerzo honesto no es discriminado por esos chorritos a la hora de robar con violencia. No van a agarrar a un De Vido, a un Esquenazi sino van a agarrar a un ciudadano honsto que tiene lo que tiene gracias a sudar la gota gorda trabajando para darle bienestar a su familia y a si mismo. Creo que como sigan las cosas aquí va a haber quilombo y del fiero. Hasta que explote la ira popular (no del lumpenaje sino del pueblo honesto y trabajador) los pibes chorros y wachiturros se seguirán creyendo dueños de la vida y de la muerte de los demás. Hasta que los demás se harten ylos vayan a buscar con navajas, 9 mm. y calibres 45 y lanzallamas para quemarlos cuano se escapen. Ya la gente ´se está hartando lentamente y va a reaccionar con justicia si quienes son responsables no hayan la forma de parar todo esto. Por ahora el NOA está tranquilo salvo Jujuy con la impresentable de la Milagro Sala. Después no sé. Laurita ¿Que tal si me llevas contigo a tu barrio Nac&pop? Total antes del estallido nos refugiamos en el cariño y la comprensión mutuso, mi hermosa.

  28. – Dame el celular, gil!
    Oiga, antisocial! Por qué no se busca un trabajo decente y se compra el suyo?
    – Anti qué? Dale, tío, no te hagás el boludo y dámelo o te corto todo.
    Y qué gana con eso, joven? Mírese, todo nervioso, agitado, con un claro desorden alimenticio. Tiene hijos?
    – Si, seis. Pero qué te importa, chabón? Te juro que te corto…
    Y ese es el ejemplo que les da? En lugar de iniciarlos en la cultura del trabajo les muestra una vida al borde la ruptura? No le da verguenza?
    – Eh… Si, un poco, pero ellos entienden.
    Entienden porque se han criado en un ambiente sórdido y sin esperanzas. Pero, acaso, no sabe que hay miles de oportunidades para una persona como usted?
    – No sé… No sé! Mi viejo era como yo, me enseñó todo, nunca tuve otro tipo de vida…
    Pero, hombre, me extraña. Siempre hay posibilidades de mejorar.
    – Le parece?
    Por supuesto! Empiece de ahora!
    – Y cómo?
    Deme su arma, relájese y reflexionemos juntos. Si Ud, es un paria social, yo también soy responsable de su actual situación.
    – Ta’ bien, tío, tomá. Y ahora?
    Piense en algún recuerdo lindo, en…
    Eh! Qué está pasando acá!
    Oficial! Al fin llegó! Detenga a este negro de mierda! Me quiso chorear el hijo de puta, acá está su arma.
    – Eh, tío, me estás garcando, y mi oportunidad?
    La perdiste cuando me escuchaste.

  29. Un temita. Correr a un chorro que te hizo algo y matarlo es justicia por mano propia. Matarlo mientras te amenaza con un arma es apenas autodefensa. No es lo mismo, ni cerca, sea de un tiro o si lo empujas y se cae abajo del tren.

  30. El domingo me corté la mano al querer descorchar una botella de vino, no sé como pero se desprendió el pico y terminé con 6 puntos. Cuestión, como trabajo en sistemas y no podía ni desabrocharme el pantalón solo, no vine a laburar.
    A las 12:00pm, me llamó a la atención que mi novia que normalmente no me deja dormir en paz, no me haya llamado y me puse peor cuándo me llamó la madre preguntándome si no le funcionaba el celular porque la había estado llamando toda la mañana y mi novia no la atendía.
    La llamé 26 veces, le mandé mails y hasta busqué accidentes en los diarios, me llamó recién a las 15:00 porque había tenido una reunión en un lugar sin señal.

    Mirá hasta donde llegamos que lo primero que pensás es en un secuestro, un accidente, o cualquier cosa antes que algo tan simple como una reunión… Eso es el modelo, esto es lo que el 50.24% ama, vivir con el culo en la mano, el vértigo y la adrenalina que te da saber que un familiar o vos mismo salís y no sabes si volvés.

    Espero que tu señora y vos estén bien.

  31. Carambanos lo que dije es bien claro, el sentimiento de víctima y el resabio talional, como sociedad contractualistas mediante dejamos la justicia por mano propia, lo que está claro que desde la lejanía cualquier orate con aires de primermundista de segunda mano forreado por los locales dice cualquier cosa, claro la grasa de la comida chatarra tapa las arterias.

  32. Relato…que te recuperes pronto del mal momento !…leyendo lo que te ocurrió, me subió la tinta siciliana hasta el cogote y recordé un par de datos que me pasó cuando era un pendex mi abuelo, con relación al manejo de situaciones que implican la familia…Totó, nato a Corleone, discreto y silencioso en su manera…me decía…te pasarán cosas en la vida, que querrás solucionar de inmediato, desearás la muerte ante cualquier acto de injusticia que implique entregar un solo pelo de cualquier miembro de la familia, verás en la muerte, aunque sea por un segundo y aunque sea la tuya, el alivio único a la ofensa, pues bien, sabiendo manejar esto tendrás siempre otra opción !…la espera !!!…y en esa espera,» mai nessuno dovrebbe sapere cosa ne pensate»…en esa espera ordenarás los pasos a dar y te sentirás bien porque la suerte ya está echada.-
    Cuando el me contaba estas cosas yo era un niño, no entendía ni la mitad, lo que sí sabía era que no andaba nadie por la calle carneando gente, los niños solían ir a la escuela, no se vendía falopa como si fuera chimichurri, no existían los celulares, los Nike, el vago era vago y no lo mantenía el gobierno, el ladrón era ladrón y no asaltaba viejos ni le pegaba a una mina…Argentina ganaba Campeonatos del Mundo, los infelices como ADENOZ «cobraban» en cualquier boliche que metieran el pie…no existía el parasitismo del progre, nos gobernaban otra especie de hombres, corruptos, ladrones y hasta asesinos (como los actuales) también pero por lo menos impedían el moridero de pobres trabajadores y gente honesta…no permitían el ring popular y macabro como en el que te tocó boxear ayer !!!…el desmadre en que vivimos revivió hace un tiempo aquellos días en que me hablaba Totó…la desesperación sorda que estás sintiendo y lo que te pasó a vos me obligó a imaginar cosas..a cómo sería mi «espera»!!!.- un saludo.

  33. Relato, muchos huevos los de usted. El resto de la gente del tren…mejor ni hablar.

    Para los progres, ya les va a tocar y, como dijo sabiamente Mr. Groncho «No hay nada más confundido que un progre al que dos pibes chorros le acaban de afanar».

    Creo que, explicar argumentos garantistas mientras te están rompiendo la cara, tajeando o apuntando con un arma debe ser extremadamente interesante.

Recientes