Desubicados

Que nuestros mandatarios son oportunistas, no es ninguna novedad. Pero algunos casos ya llegan a lo obseno. Las neuronas de Danielito Scioli lograron hacer sinapsis y finalmente el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires pidió que la Nación baje las retenciones al campo. Desde la mesa de Mirta Legrand y mientras las cámaras enfocaban la comida cortada del comensal -hay que ser mierda para hacer eso- se mostró preocupado por la sequía que aqueja a todo el país, pero que en su no provincia, deja un buraco en la economía difícil de compensar. No se lo puede tratar de incoherente, a pesar que durante el conflicto del campo con el Gobierno Nacional el decía que con la comida no se jode, en todo caso hay que tener en cuenta que su curriculum como funcionario se limita a entregar menciones a famosos cuando era Vicepresidente de la Nación.

Danielito y Cristina, cuando las peleas en la Cámara de Senadores ya habían quedado en el olvido y Scioli estaba contento con ser Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, aunque no tenía la más pálida idea de dónde quedaba La Plata.

Cristina reapareció. Dice que es hipotensa crónica y por eso sufrió una lipotimia, pero por los ataques de furia adolescente e histérica que tiene a menudo, pareciera todo lo contrario. Se la vio saludable y fuerte. Evidentemente, en El Calafate las lipotimias te dejan la piel estirada y el cuello inmóvil. Lo que no cambió para nada es su falta de conexión con la realidad y su necesidad imperiosa de tratar de pelotudos a todos. El país está atravesando la peor sequía del último siglo y ella realizó una serie de anuncios que causan gracia, al menos a todos los que no tienen un campo productivo. Dijo que lanzan un plan para comprar maquinarias agrícolas nacionales con una tasa del 8%. A Guillermo Moreno casi le agarra un infarto cuando escuchó de los labios de la mandataria que si la inflación fuera la que dicen algunos, estarían regalando dinero. Con un 0,3% de inflación en diciembre, Willy está en condiciones de competir en cualquier payada. También remarcó la entrega de alimentos y forrajes para el ganado de los pequeños productores. En ningún momento se dio cuenta que el problema es el hachedoscero, que sin agua las máquinas las pueden usar para correr unas picadas y que las vacas necesitan algo de líquido para bajar la comida. Finalmente, para la alegría de todos, dijo que con lipotimia, sin presión baja, con calor o sin calor, seguirá defendiendo los intereses de todos los argentinos, pero que no le saquen el aire acondicionado, al menos hasta que se afirme un poco el colágeno.

Hay que felicitar al que le hace esas obras de arte en la cara. Medio milímetro más de colágeno y se patea los labios.

De lo que todavía no se habla es de la crisis energética, que en la Capital no se sentirá demasiado, pero en el interior está inflando un poco la paciencia de los damnificados. Cortes de luz en Santiago del Estero, en Catamarca y en La Pampa se van sucediendo como si nada pasara en pleno Enero. Los funcionarios dicen que está todo bajo control, pero en Neuquén cambiaron de área al Ente de Energía Eléctrica justo el mismo día en que media ciudad se quedó sin luz. Mientras en Buenos Aires funcionen los acondicionadores de aire, está todo bien.

Otro que volvió de sus vacaciones en el Parador González Catán Beach es Luis D´Elía, que como sabe que en este país se acabaron las desigualdades, convoca al pueblo argentino a marchar el próximo 23 de enero masivamente en Buenos Aires por una Palestina libre y en repudio de las masacres de niños, mujeres y ancianos llevadas adelante por el gobierno nazi de Israel. Un fenómeno. En la Franja de Gaza están contentos con la noticia que ayudará mucho más que las negociaciones de España, Egipto y Siria. En cuanto se acabe el conflicto en Gaza, me dedicaré a reclamar por la expulsión de los judíos de Villa Crespo y el fin de la ocupación boliviana en Liniers, manifestó el lider carismático e incorruptible de las masas postergadas.

Luis D´Elía no descansa en su lucha por un mundo ideal, sin judíos, sin rubios, sin blancos, sin oligarcas, sin gorilas, y sin gente que tenga guita y no esté ocupando el cargo.

Oliver Stone viene a la argentina para entrevistar a Cristina y Néstor, luego de haber hecho lo mismo con Chávez, Raúl Castro, Evo Morales y Rafael Correa. El director norteamericano se encuentra rodando un documental sobre la revolución latinoamericana -juro que no es joda- y se verá con el matrimonio presidencial, sólo que Néstor pidió ser entrevistado aparte, no vaya a ser cosa que Cristina se ponga a corregirle ante las cámaras. El título oficial del trabajo aún no trascendió, pero el director descarta llamarle Apocalipsis Latinoamericano, ya que tenemos hambruna, sequía y langostas, pero aún no llueven ranas.

Jueves. Si querés estar a la moda, informate primero.