Festejos
Y salió no más. Le Ley de Medios Audiovisuales se aprobó con un buen margen de votos positivos. Cuarenta y cuatro a veinticuatro, para ser más precisos. Mientras me pongo a pensar por qué Fernando Peña era un uruguayo desagradecido al putear al Gobierno, y en cambio Víctor Hugo Morales es un groso, también pienso quién será el próximo Pontacuarto o si la Banelco sigue siendo la tarjeta más copada, y trato de digerir lo que se está gestando en torno a este momento del país. Como si se hubiera aprobado un plan quinquenal, el festejo fue importante. Agrupaciones de todos los colores, algunas con conocimiento y convicción de lo que apoyaban y otras sin la más puta idea de qué carajo hacían ahí. Intelectuales que pretenden una televisión plural y muchachos que fueron a sumar números en la manifestación por la eliminación del monopolio, pero que los sábados ven América TV y durante la semana, no dejan de babearse con los culos de Tinelli.

La fauna era variada. Sin embargo, no por ello dejaba de ser curiosa. Supongo yo que ver banderas del Che Guevara en apoyo a la libertad de expresión suena a oxímoron. Pero en la Argentina todo es posible.

Me encantaría que lo que cuenta Ignacio Copani en su cacerola de teflón fuera la única verdad. Sin embargo, no vi la misma movilización cuando se prorrogaron los contratos petroleros. Tampoco la ví cuando Cristina vetó la ley de protección de los glaciares. Mucho menos vi tamaña concentración de gente cuando se descubrió ninguno de los casos de corrupción de los que va acumulando este Gobierno. No tuve la suerte de poder ver una manifestación en rechazo de las sobrefacturaciones en obras públicas. Me es imposible recordar a los Intendentes movilizando su gente para quejarse por la discrecionalidad para el reparto de guita del Estado Nacional, haciendo que los habitantes de Tierra del Fuego tengan que pagarle el sueldo a los municipales de Quilmes. Evidentemente son todos tipos muy positivos. Nunca están en contra de nada, siempre a favor.

Algunos resentidos con la Claringrilla también se hicieron oír.
Los muchachos no festejaban por la eliminación del hambre en el país de la abundancia. No celebraban las nuevas políticas de seguridad en la tierra donde te matan porque tu vida no vale un choto. No lo vale para el que Gobierna ¿cómo pueden pretender que valga para el pibe chorro que a duras penas sabe cuánto cuesta una dosis de paco? Pero ellos también estaban festejando el logro del Gobierno Nacional y Popular. Más de 300 micros apostados sobre la Avenida 9 de Julio en el inicio de un fin de semana largo. Más de 300 micros infringiendo cuanta norma de tránsito exista, todo generado por el mismo Gobierno que tiene que velar por el órden. Los chicos que se aburrían de esperar a que el Adolfo termine de leer libros en su discurso, daban vueltas por la calle jugando a embocarle escupitajos a los autos de los boludos que se estaban fumando una hora y media de embotellamiento. Alguno que otros le ponían más onda y utilizaban los coches como redoblantes. No cualquiera se morfa un embotellamiento al ritmo de la murga popular.

Niños superdotados, apoyando libremente la aprobación de una ley de medios inclusiva y democrática.
Mientras los muchachos planeaban una manifestación popular para repudiar la Autopista 25 de Mayo, construída por la Dictadura, la taza de delincuencia disminuía, los problemas habitacionales quedaban resueltos, la inflación era finalmente controlada, el poder adquisitivo de los trabajadores tomaba impulso nuevamente, la obra pública se reactivaba, la reforma política levantaba vuelo, las villas eran urbanizadas, el Consejo de la Magistratura se purificaba y los Tobas festejaban el nuevo logro del Gobierno con un banquete de tierra y corteza de árboles.

Porque la ley no es en contra de nadie, sino a favor de todos.
Pero el mundo ha vivido equivocado. Los Brasileños festejan que por primera vez en su historia que la clase media crece a la par que la pobreza disminuye, se transforman en referentes internacionales y en potencias petrolíferas y económicas. La inseguridad la van solucionando como pueden, aplicando todo el poderío del Estado mientras crean políticas inclusivas, el poder adquisitivo ha crecido junto con el empleo y tienen la moneda más fuerte y estable de la región. Terminan siendo sede de los juegos olímpicos. Son uno pacatos, ellos no tienen una ley de medios popular, democrática e inclusiva. Es más que evidente que no tienen claras sus prioridades.

¿De Narváez es Kirchnerista?
Espacio de Campaña:

Nos vamos acercando a la meta. Somos los representantes del SUABA en la elección de los Premios Bitácoras 2009 y necesitamos de tu apoyo. Todo sea por una vida subsidiada, fulbo gratarola, y fotos que valen por la de alguien más. En estas elecciones votá al único frente que no te cagará. Por falta de posibilidades, no de voluntad.

GREMIALES:

La Cúpula del Sindicato Unico de Alpedistas Bloggeriles Argentino les recuerda que este viernes 16 de octubre, desde la 21,00 horas, celebrará una Asamblea Ordinaria en el Patio de Comidas del Abasto, Sector Mc Donald´s Kosher. Con el lema «Todos tenemos derecho a putear al Gobierno» evaluaremos la evolución de Relato del Presente Radioblog, mientras aguardamos que llegue el subsidio para conseguir una señal de radio propia.

Martes. Si nos van a seguir empernando, al menos que se cuiden.