Fiesta de Todos
Ahora que han pasado los festejos, que el Crisdance finalmente se hizo ver en nuestro país luego de girar por el mundo y que el Teatro Colón es el nuevo Bunker de Hitler, todo seguirá en una situación estática vaya a saber uno hasta cuando, dependiendo de la suerte que corra el Seleccionado Argentino de Fútbol en el mundial que se avecina.
Quienes han ido a alguno de los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo, seguro la pasaron bomba. Pero quienes pudimos seguir por televisión las distintas jornadas, no nos podemos quejar. Ver Argentina-Canadá en el canal del monopolio estatal y leer un banner anunciando que no se transmitirá la ceremonia de reapertura del Teatro Colón porque el Gobierno de la Ciudad vendió la transmisión a un grupo empresarial privado, sonaba a joda cuando sabemos que el Soccer to Everybody no se ve en el 50% de la Argentina. Poner el monopolio privado y ver un banner similar anunciando que la transmisión estaba disponible para cualquier medio que lo solicitara, pero con la conducción a cargo de Ivan de Pineda, también sonaba a chiste. Pero que cuando se estaba inaugurando uno de los tres coliseos del mundo, a cuatro cuadras estuviera una orquesta tocando música clásica, para después en el resumen de 6,7,8 ver una contraposición entre el «arte para unos pocos» del Colón un lunes a la noche, versus «arte para todos» con un recital de Victor Heredia del sábado a la noche, es digno de una guerra de tribus en un campamento de colegio secundario.

Se viene el lanzamiento del canje de centrifugadores de ropa.
Pero la polémica sigue. Gente que dicen no ser oficialistas, sino opositores a la oposición pero que cuando eructan huelen a culo de pingüino, diciendo que en los festejos del Bicentenario hubo 6 millones de personas, cuando la mismísima Policía Federal anunció que fueron 2 millones. Un numero gigante, para qué negarlo. Pero para quienes creen en el INDEC, el número es similar a los fans de facebook que detentan los programas de Gvirtz.
Me pregunto quien va a pagar la joda. Y no me refiero a lo que se gastó en los festejos que, de última, debe ser el único gasto supérfluo que valió la pena, sino en lo que va a quedar cuando este Gobierno se vaya el 10 de diciembre de 2011.

El gorro murguero desapareció de la web. Kirchner 2011 en un acto al que Canal 7 califico de despolitizado. Igual, no se con cual gorrito me quedo.
Todos estaban medianamente acordes al poder adquisitivo que detentan. Guillermo Moreno, vestido con dos mangos. El curro no es para él, su función es sólamente sostener una guerra en la que ni Néstor y Cristina creen, pero que para su entendimiento, es la Cruzada del siglo XXI. No roba, increiblemente lo hace de puro convencido.
Nilda, en cambio, lucía uno de esos trajecitos sastre que dan arcadas, pero que cuando uno ve la factura, le agarra un ataque de nervios. ¿Por qué no gasta esa misma guita en algo que sea más acorde y no la haga quedar como Mafalda en persona? Ella solo tiene los ingresos de las licitaciones de compras de las Fuerzas Armadas, dejando para los Generales el curro de los alquileres de galpones y demás chiquitajes. Sin embargo, en 2009 la pasaron por arriba. Le sacaron el 60% del presupuesto del tercer y cuarto trimestre de las Fuerzas para bancar la campaña de Cristina. Los únicos que la pasan bomba son los Generales, Brigadieres y Almirantes, que no gastan una moneda de sus bolsillos ni frotándolas contra el pavimento. La ecuación es simple: coches importados comprados mediante licitación directa para los capos, uniformes gastados y a comprar por los soldados para el resto.

Tres grandes luminarias del pacifismo y la unión entre los argentinos.
Don Bigote, en cambio, tiene asegurado el porvenir de él, sus hijos, sus nietos y algunas generaciones más, que si vivieran sin trabajar ni invertir, podrían seguir tirando manteca al techo. La Policía Federal Argentina siempre fue de manejar la calle a su antojo, pero desde hace unos años se ha convertido en la caja registradora más apabullante que se pudiera concebir, aunque los pechos fríos de Perfil se hagan los valientes sólo con Stornelli y la Bonarense.

Siempre fue común una recaudación por parte de los Jueces Federales. Un allanamiento por infracción a la Ley de Marcas puede dar negativo si al Juez le llevan un número en dólares de cuatro a cinco cifras. Si todo sale bien, la guita es del Juez y del Secretario. Si algo sale mal, la culpa es de la Federal. En cuanto al manejo de la calle, el tema se pone más burocrático. Un Comisario debe pagar el alquiler mensual de su Seccional. Si le va bien, si la Comisaría es tranquila, y si está a punto de ascender, debe pagar un cannon -variando la jurisdicción, puede rondar las 40 lucas nacionale- para permanecer en ese destino, sino, derechito a cuidar efectos o a dirigir el tránsito. La capacidad, la inmensa mayoría de las veces, se la pasan por donde no pega el sol. Una Comisaría complicada pero con una interesante zona comercial, puede ser adquirida en comodato por una buena suma, a pesar de que ya le fuera asignada a otro compañero, lo cual a su vez demuestra a qué se va a dedicar el señor Comisario, sólo para salir hecho, tendrá que reacudar. En este interesante esquema orgánico, y sumando lo recaudado en investigaciones -no olvidemos que suman Defraudaciones y Estafas, Trata de Personas -con todos los prostíbulos habidos y por haber- Robos y Hurtos, Automotores, Drogas Peligrosas, etcétera- a lineas ministeriales llegan aproximadamente un millón de pesitos mensuales. Y en este análisis cuantitativo estoy dejando de lado los chanchullos de los que cortan boleto en la calle y las licitaciones directas para la compra de los patrulleros, todos de la misma marca y comprados a una concesionaria, como así también el blindaje de los móviles no identificables por sumas de 35 mil dólares.

Si pusiéramos a analizar a Gendarmería Nacional y los peajes en las fronteras, más Prefectura y su control portuario, no es de extrañar entonces que ante el cambio de Ministros, pusieran al frente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos a quien estuviera a cargo de la repatriación de Aerolíneas Argentinas.

La pintada es la del medio.
Festejemos que no pasa nada. Mientras tanto, en Estad
os Unidos, Griessa nos empomó de vuelta, a Milagros Sala la denunciaron por tener un patrimonio de 4 palos difícil de justificar y la Gobernadora de Tierra del Fuego le exige explicaciones por el vuelo de aviones británicos entre un aeropuero privado en Bahía Dorada y las mismísimas islas Malvinas.

Jueves. Y nosotros recuperándonos de las pizzas, los choris y las birras.