Ingratos
Somos un pueblo mezquino y envidioso. 28 millones de pesos de crecimiento patrimonial en un año es menos de 70 centavos por habitante al año, no es para tanto el escándalo. Si buscamos abajo del sillón o en el piso del auto, seguro que encontramos mucho más. Evidentemente, el terapeuta de Néstor está trabajando en este punto, entre otros, para hacerlo superar su depresión. Perdió en las últimas elecciones por culpa de nuestra envidia que no nos permite aceptar que a otros les puede ir mejor que a uno.

Déjen en Paz a Néstor.
Por eso se fue Jaime, gran valor de la Nación Argentina que el día de mañana será recordado como un auténtico patriota por haber conseguido la reestatización de Aerolíneas Argentinas a cambio 1100 millones de dólares y a un costo de mantenimiento de 2 millones de pesos diarios. Desagradecidos, ahora lo perdimos ¿Quién nos va a construir el Tren Bala? Nos merecemos estar en el tercer mundo.

Don Jaime, demostrando que con 5 custodios y la Guardia de Infantería se puede viajar en el Sarmiento en hora pico.
Lo mismo le hicimos a Felisa Micelli, a quién destruímos por tener una bolsita con algunos cientos de miles de dólares injustificables en el baño de su despacho. Envidia absoluta. Nunca nos pusimos a pensar que ella misma fue la que pagó al Fondo Monetario Internacional la totalidad de la deuda que manteníamos con ese organismo buitre, ladino y usurero. Luego de ella conseguimos la financiación del Compañero Hugo Chavez, totalmente desinteresada a pesar del 15% de interés y los mil millones dólares que ya nos abrochó en concepto de multa.

Representantes del Pueblo Obrero festejando su donación de 70 centavos per cápita.

Y no contentos con estas bajas en las filas de quienes sólo buscan el bien del país, quisimos cargarnos a Julito De Vido, a quien le debemos cientos de obras. 35 mil viviendas de carton repartidas como corresponde. 10 % a quienes van a pagar todas las cuotas y el restante 90 a quienes el Intendente decida. Pobre Julio, tanto quilombo por un par de facturas truchas. Nosotros, que no pedimos el ticket al comprar en el Chino somos los cipayos traidores a la patria y nos creemos con derecho de cuestionarle al Ministro de Planificación un olvido que cualquiera puede tener. Le achacamos 450 millones de sobrefacturación en la construcción de un tendido eléctrico y ahí lo tenemos, presentando la renuncia la cual fue rechazada entre las lágrimas de todos.

Diez por Ciento.
Y por si no nos bastara con esta fagocitación atroz de hombres de bien, ahora queremos la cabeza de Moreno. Willy, que lo único que ha hecho es intentar que no caigamos en la desidia de pagar lo que corresponde por un producto que tiene sus costos de producción, traslado y valores agregados. Willy, que se ha puesto los pantalones largos para enfrentar a los capitalistas que nos quieren vaciar los bolsillos. Willy, que ha tenido que poner una pistola arriba del escritorio para negociar con la oligarquía. Willy, que ha entrado a los gritos a la Plaza del Pueblo cantando «Gorila Puto vas a pagar las retenciones del Gobierno Popular» A ese buen hombre, valiente y desinteresado, lo quisimos ensuciar con una investigación por 400 mil pesos. Y ahora queremos que se vaya. No tenemos límites.

Patriotas cuidándonos de los tiranos, oligarcas y golpistas.
Gracias a Dios lo tenemos a Aníbal Fernández, que viene a poner un poco de amor con su prédica de diálogo amplio, sin límites y generoso.

Martes. Haber nacido en este país no tiene precio. Sólo acá podemos divertirnos con tan poco.