Libertad de Expresión
Una frase mal usada, mal aplicada, desgastada de tanto decirla en contextos sin sentidos. Con el proyecto de la nueva Ley de Medios de Comunicación Audiovisual, democrático y absolutamente pluralista, cualquier palabra que se utilice podrá ser considerada como atentado a las instituciones, si al Ente que dependerá de Jefatura de Gabinete le parece así. Así que podríamos ir aprovechando antes que se nos acabe y terminemos en cana por decir Presidente en vez de Presidenta.

El Ministro de Justicia me parece un felpudo de todo el mundo, denostado como abogado y ladrón de las arcas platenses cuando fue Intendente. Tal es su condición de macho dominado que Cristina lo hace quedar peor que a Barreda antes de la escopeta, enojándose por cosas que ni el dijo, pero el muy maricón tiene los testículos de adorno y dice a todo que sí, haciendo lo que todos los maridos cagados a pedos en casa hacen: enojarse con todo el mundo.

La Ministro de Defensa es una ofensa al género femenino, una idota inútil todo servicio que hace pensar que efectivamente no tiene la más puta idea de qué carajo es un fusil FAL, por lo que ni siquiera le podemos decir traidora a la Patria por ello. Con sus trajecitos exhibiendo ese par de macetas que tiene por piernas hace suponer que Abal Medina se sentiría feliz de no tener que despertarse con un engendro así al lado. Nunca tuvo los ovarios donde había que tenerlos, no se la jugó nunca por nada. Cuando mataron a Rucci quizó quedar bien con Perón y con los Montoneros, quedo como el orto con todos. Hoy en día destila su inoperancia haciendo un poquito más mierda lo que nos quedaba de Fuerzas Armadas.

Si existiera una entrega de medallas a la falta de personalidad, la de oro terminaría en empate entre Agustín Rossí en Diputados y Jorge Pichetto en Senadores. Ambos tienen los maxilares atrofiados de tanto complacer los caprichos de Néstor y Cristina, defienden los intereses de quien le ordenen, menos los de aquellos que los pusieron dónde se encuentran. Forros pinchados que se cansaron de quedar en ridículo por su inidoneidad para el cargo que se desempeñan. A Pichetto lo hizo quedar como el culo Cobos, eso dice todo. Agustín Rossi no puede salir a caminar por las calles de Rosario sin transformarse en la tortilla humana. Sigan así, muchachos, que quedarán en la historia como las grandes prostitutas de este Gobierno.

A Danielito del Abasto, que conoció las calles de La Plata el día que juró como Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, mis más sincero pésame a su carrera política. Nunca supo hacer otra cosa que pegarse al poder de turno. Lo hizo con Menem, también con Duhalde. Y cuando parecía que al menos sabía armar un equipo para llegar a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, agachó la cabeza, movió la colita y dándole la patita a Néstor se mandó a la Provincia de la que conocía sólamente el Hotel Sheraton de Mar del Plata. Antes pensaba que se hacía el boludo, al ver todo lo que hizo desde que se armó la campaña para las elecciones de junio, me di cuenta que no aparentaba nada.

A los pelotudos que estuvieron prácticamente en el anonimato los últimos cinco años y ahora salen a manifestar su apoyo «por oposición a la oposición» a un Gobierno de manera más que sospechosa, saliendo en tapas de revistas afines y en cuanto programa televisivo se los invite, váyanse a hacerse una enema con los discursos de Cristina. Manga de chupatetas del Estado, que sienten lástima por los pobres en vez de sentir bronca por quienes los tienen en ese lugar y encima los esconden con estadística truchas e indignantes.

A los capos garcas de Clarín, jódanse por lo que son. Buitres serviles al poder de turno, alguna vez les iba a pasar. Diario fundado por un ácido opositor al Peronismo que se hizo grande lamiéndole el culo al General para luego pasparse la lengua con Rojas y Aramburu. Apoyaron e hicieron mierda a Frondizi, se hicieron los boludos con Guido, creyeron en la democracia de Illía y lo trataron de bobo a los 3 años, de Onganía alabaron que había que poner orden, a Lanusse le acariciaron el lomo, a Perón lo vitorearon de vuelta, a Isabelita la destruyeron un año después de negociar una quita de deuda. A Videla, Agosti, Massera, Viola, Galtieri y Bignone los trataron como gentlemans, mientras la dueña del diario adoptaba dos pibes de dudoso origen. Alfonsín fue el gran demócrata y cinco años después era un monigote incapaz de dominar la anarquía, Menem era la salvación y el corrupto más grande de la historia. Hicieron la campaña para que ganara De La Rúa y participaron activamente en la campaña para bajarlo también. Duhalde fue el restaurador de las leyes y Kirchner el cambio que hacía falta. Si terminan en la quiebra, cáguense por forros.

Y a la Gárgola Resquebrajada que tenemos por mandataria, no tengo más que expresar mi lástima por ella. No es cínica, realmente vive dentro del carozo de una aceituna que rellena una empanada olvidada en una crater de la luna. No ve la realidad, no la percibe, para ella todo es una confabulación en su contra y el pueblo la adora. Ella ganó en 2005 y en 2007. Ella no perdió en 2009, perdió el fracasado de su marido. Habla del respeto por las Instituciones que nunca se aplicó hasta este Gobierno, mientras veta lo dispuesto por el Congreso. Para ella, éste es el mejor Gobierno de los últimos 200 años sin importarle que en 1809 éramos españoles. Para ella ser Presidente no es Gobernar, es estar en reuniones para firmar lo que le pongan, otorgar subsidios hasta para comprar papel higiénico y decir discursos inconexos, fuera de contexto y agraviantes para cualquier sector.

El listado es interminable. Si me la agarrara con Capitanich, Sandra Mendoza, Moreno, Fernández, etc, este post termina en el blog de al lado. Si Tenembaum pudo decirle ladrones a todo el Gobierno hablando al aire en su programa de radio, lo mío no es para tanto.

Miércoles. Por el amor de Perón, entiendan que el respeto no viene adosado al título de funcionario. Hay que ganárselo.