Lo Que El Finde Nos Dejó
Todo color de rosa. A principios de mes, la Presi nos regaló un discurso precioso en la inauguración de las sesiones legislativas, hablándonos de las maravillas del modelo de redistribución de la pobreza, sustentado en ventas de automotores, crecimiento de asentamientos y el hambre de otros países. También nos contó de la baja en el índice de criminalidad con una estadística de 2008, lloró un poquito, puso cara de compungida, rapartió lástima de viuda triste y pidió que nos dejemos de protestas obstruyendo a los demás.
Durante las siguientes semanas, le agarró el delirio místico y nos trajo amor, para todos y todas, en cada discurso brindado, hablando de la necesidad de estar unidos, en armonía y respetándonos entre todos, porque ella ama este país, aunque esté lleno de negros inconformistas, clase media quejosa y pobres que tienen ganas de estorbar el proceso de crecimiento sostenido, muriéndose de hambre por ahí. Ella no se deja voltear por los agoreros de siempre y le pone onda, inaugurando desde carritos choripaneros en la Costanera Sur, hasta una planta de la BGH en Tierra del Fuego, donde juegan a armar rompecabezas con piezas fabricadas en el extranjero, pero que nos venden como industria nacional, al mismo precio que las importadas. En medio de un ataque de melancolía recordó «cuando allá en Olivos andaba vendiendo bicicletas y todo, porque se nos venía la crisis y había que alentar el consumo.»
Como el público se renueva y nunca falta el nostálgico que extraña esos momentos de éxtasis, le pintó el rol de promotora en temporada de San Clemente.  «Esto otro que me acaban de mostrar va a ser una cosa que no sé cómo se llama, escuchen bien: netdoc. ¿Qué es esto? Vos tenés esto, ponés tu celular en esta ranura y todo el conocimiento y todo lo que tenés en tu celular pasa acá, lo trabajás de acá y esto luego lo dejás.» Chupate esa mandarina, Steve Jobs.
Mientras tanto, el país entero iniciaba el fin de semana largo para conmemorar la tristeza del Golpe de Estado de 1976 con la introspección que amerita. Por ello, el feriado puente del viernes 25 vino al pelo. Nada mejor para elaborar el duelo que clavarse unas medialunas en Atalaya y pasear por las rutas del país. Eso sí, dejando el crespón negro y un Nunca Más en el perfil de Facebook.
En Buenos Aires también tuvimos lo nuestro. Para festejar el 24 de Marzo, la Justicia denegó la reapertura de la causa contra Verbitsky y Firmenich por el atentado en la Superintendencia de Coordinación Federal, donde murieton 23 tipos -la mayoría civiles- por una bombita vietnamita. Para los que se quedaron en la jungla, también hubo actividades pintorescas para pasar el rato. Como con los Derechos Humanos no se juega, la muchachada Nac&Pop llevó a cabo una kermese en la Plaza de Mayo, para que los infantes se deleitaran con un juego divertidísimo y de gran pedagogía, jugando a la revolución del gargajo contra los rostros de genocidas como Mirtha Legrand, Mariano Grondona, Chiche Gelblung y Joaquín Morales Solá. Fuentes consultadas, refirieron que no tenían idea qué pasó con los afiches con la carita del duende metrosexual de Timerman, pero que averiguarían. 
El viernes a la noche, Luisito D´Elía utilizó la radio que le tomó prestada a la colectividad croata y lanzó su agrupación «MILES» desde donde pretende apoyar la candidatura de la Presidente. Si bien el nombre de la nueva fuerza política no tiene nada que ver con los planes que ligó el matancero, no faltaron grandes exponentes de la patria subsidiada. Gabriel Mariotto y Carlos Tomada, se mezclaron con el Embajador de Irán, para luego ver un video de Cristina en el que llama a la lucha contra las corporaciones. 
Las actividades itinerantes nocturnas también tuvieron su lugar en la urbe. Así como tenemos la Noche de los Museos, la de las Librerías y la de las Disquerías, el sábado, tuvimos la Noche de los Bloqueos por la Libertad de Expresión, actividad interesante en la cual un grupo de personas que dice ser parientes de quienes dicen ser ex empleados de Clarín bloquearon la planta distribuidora del matutino, taponando también la planta de La Nación, justo en frente. Ante esta situación, Floppy Randazzo salió a calmar los ánimos y manifestó que el bloqueo a la distribución de los diarios del domingo, se debe a que «si hay un logro de la democracia en los últimos años es la posibilidad de que cada uno diga lo que piensa sin ningún tipo de inconveniente.» 
Finalmente, para redondear un fin de semana precioso, los kirchneristas encontraron el motivo ideal para dejar de hablar del arreglo con los Saadi y el pacto con Menem. Ahora están más contentos que Diana Conti en el Oktoberfest, gracias a una encuesta que dice que Cristina casi casi alcanza la imagen positiva que tenía a fines de 2007, cuando le votaron en contra 7 de cada 10 argentinos. Pero si hay algo más difícil que comprender la diferencia entre derecho y obligación, es la distancia que hay entre la imagen positiva y la intención de voto. 
Lunes. Y ella nos habla de amor.