Milanga
Una de las premisas básicas de la defensa es mantener el mismo argumento hasta el final, sea cierto o no. Se puede cambiar de estrategia, pero jamás de argumento. Un tipo que está acusado de matar a otro, no puede decir al principio que fue por emoción violenta y un par de meses argumentar que en realidad se lo merecía.
Jóven Salteño mostrando dónde se
tatuará el rostro de CFK
El Gobierno negó la inflación rotundamente hasta hace menos de un mes, cuando el pichicho Boudou, que anda más perdido que Fort en Hooter`s, tiró que no existe tal cosa, sino que hay una dispersión de precios, que hay que caminar más y que el Gobierno no aumenta los precios, sino que lo hacen los empresarios y comerciantes. Después, Moreno le metió presión a las consultoras para que les digan como miden la inflación. 
Sin embargo, siempre se puede caer más bajo. Ayer nos enteramos que en Tartagal murieron 6 chicos en 15 días por culpa del hambre. Cifra espeluznante, cierto. Pero no mucho peor que decir que en Argentina muere un chico cada dos horas por culpa del hambre. Sin embargo, nuestra querida Presidente decidió ponerse manos a la obra, con el pragmatismo realista que la caracteriza: anunció el Plan Milanesas para Todos, y les juro que no es joda.
La Presi, recomendando la cantidad justa de huevos para
poner arriba de una mila. Más, genera constipación.
No entendió la consigna, evidentemente. La gente se muere de hambre y la Presidente nos recomienda que nos vayamos al Mercado Central a comprar Milanesas a $21 el kilo, mientras anuncia acuerdos para crear Mercados Concentradores. Primero nos cagó bien a pedos y nos trató de muy boludos -como para que no extrañemos- al afirmar que no se puede seguir con la ridiculez de leer el diario y ver a los comerciantes y empresarios quejarse porque aumentan los precios y echarle la culpa al gobierno. Yo no vendo nada, no produzco tomates, no vendo autos, no produzco acero, no produzco cemento, los gobernadores tampoco tengo entendido, aunque alguno tenga alguna cosa que yo no sé, luego siguió todo según el orden previsto para el acto: los muchachos haciendo cola para chuparle el ojete a la Presi, Aníbal Fernández atornillado al sillón inodoro, para que no le roben el lugar aprovechando que va al baño, Cris quejándose de que el Estado tiene que hacerse cargo de las infraestructuras del país -todavía no se dio cuenta de dónde salió la guita que declaró a la AFIP el año pasado- y Boudou guiñándole el ojo hasta a los Granaderos, diciéndoles que la clase de economía de la Presi se la había dado él. Finalmente, Cris volvió al estrado y recomendó que compremos Milangas: Chicas, las que no quieran cocinar, largan la milanesa en el sartén o en el horno. Está buenísima, yo comí.
Mujer Salteña manifestando su algarabía por el
regreso del Fútbol para Todos.
Mientras tanto, en la Argentina Paralela, Boudou no puede explicar por qué, si la inflación es un problema de las clases acomodadas, termina matando a los pobres. Como Cristina tampoco puede explicar -ni le importa- porqué pasó un año de la promesa de guita a Tartagal, donde se vistió de Cocodrilo Dundee y puso carita compungida marca Karina Jelinek ante cada nene que le acercaban, y todavía no llegó un cobre. Pobres ilusos. Hace 2 años la Presi dijo que en 90 días iban a estar instaladas las maquinas tarjeteras en todos los bondis. Si eso, que dejaba abierta la posibilidad a un buen retorno en las licitaciones, no salió, no esperen otra cosa. 
Pero así está el panorama. Con un Gobernador salteño que refiere que la problemática del hambre es «cultural», una Presidente que, tal como dice mi amigo Jorge, demuestra el espíritu argentino: Abogada vendiendo milanesas. Y un Gobierno Nacional que fogonea al ladriprogresista veleta de Sabatella para que sea Gobernador, empapelando la Provincia de Buenos Aires con afiches de ese chanta acusando a Scioli de «derechoso». Hay que ser irrespetuoso, si hay algo que le falta a Scioli, precisamente, es la derecha. Los que tratan a Scioli de derechoso, son los mismos que decían que Néstor tenía una mirada distinta de la realidad. 
Insaciables: A pesar de mostrarse agradecidos por el plan Netbooks
para todos, estos rebeldes le hacen el juego a la derecha reclamando
agua, luz, comida y vivienda digna. 

Jueves. Los que exigen el Porno Para Todos, tengan paciencia. Ya vuelve Tinelli.