No los Voto
Porque nos piden memoria y efectivamente la tengo. Porque gracias a ello, puedo recordar que la Comisión de Asuntos Constitucionales que Cristina presidió durante el Juicio a la Corte Suprema de Justicia, exige ser abogado matriculado para presidirla y nunca presentó el título. Porque no me olvido de que nombraron al mejor cuadro político de la historia, según ellos mismos, para hacerlos mierda cada vez que pueden, por lo que tampoco me olvido de Peirano, Lousteau, Michelli, Béliz, Alberto Fernández, Romina Picolotti, Quantín, Lavagna y un interminable etcétera.

La mano en la teta izquierda, como si cantar el Himno Nacional Argentino fuera yeta.
También, y por suerte, tengo memoria para recordar que se prendió fuego una dependencia del Gobierno Federal, como lo es la Comisaría 24 de la Policía Federal Argentina, y que en vez de procesar, juzgar y condenar a su autor, se le dió el cargo de Subsecretario de Tierras, para que siga haciendo papelones a lo largo del país. No me olvido, y a Dios doy gracias, del caso Skanska, de la sobrefacturación de 450 millones de pesos en la construcción del tendido eléctrico Puerto Madryn – Pico Truncado, de la bolsa de dólares en el baño de Michelli, de esperar que se arme terrible hecatombe en Constitución para quitarle la concesión del Ferrocarril Roca a Trenes Metropolitanos, pero dejarle la del Sarmiento, a pesar que se prendió fuego la histórica estacion de Haedo, patrimonio cultural de la Provincia de Buenos Aires. Tampoco se me pasa que en cada quilombo que hay con Quebracho, nunca pasa naranja.

De Ministro de Economía a Asesora de Hebe. Las Madres de Plaza de Mayo están más preocupadas en darle trabajo a personas acusadas de corrupción que en defender los Derechos Humanos.
No me olvido, y espero nunca hacerlo, de que este Gobierno permitió que se reemplace la Bandera Argentina por una roja con el rostro del Che Guevara. Nunca voy a olvidarme de que Néstor Kirchner se levantó y se fue de un acto en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal Argentina mientras sonaba la Marcha de San Lorenzo. Jamás me olvidaré que estas personas se autoimpusieron como paladines de una moral en materia económica y de Derechos Humanos que no detentan en función de los hechos históricos de los que tristemente han sido partícipes. Y digo tristemente porque nadie les puede achacar haber hecho negocios en épocas de la dictadura ni haberse prendidos cual cardo al poncho, a las políticas menemistas. Pero si podemos, y tenemos el deber de hacerlo, recordáselos a los gritos cada vez que las critican. Recordarles que ellos también estuvieron, y no como el spot triste que salió al aire el lunes a la noche en el que ponen a Menem anunciando las privatizaciones, cuando don Néstor hizo lobby para la venta de YPF sin inventario, todo por las regalías.

Richard Jaime, mentor de la reestatización de una empresa con 700 millones de dólares de deuda. Negocio ejemplar.

También tendré siempre presente que nos hicieron cargo de la deuda de Aerolíneas Argentinas pero la reestatización de YPF nadie la discute, sino que por el contrario, les fue renovada la concesión de la exploración y explotación de los yacimientos petrolíferos por 30 años más, cuando faltaba mucho para que venciera. Porque soy buen ciudadano y cumplo con lo que me pide el ex Presidente de la Nación, tengo memoria, tengo muy buena memoria. Recuerdo todo y no se me pasa nada. Y como no se me pasa nada, tampoco me olvido de Jorge Julio López y la carencia de resultados a la vista. Mucho menos me olvido del triple crimen de los farmacéuticos que estaban prendidos en la joda de la efedrina ni jamás me olvidaré que la plata iba a la campaña de Cristina Fernández. Por ende, tampoco puedo olvidarme de la toma del Hospital Francés y los negocios gigantescos que se hicieron en nombre de la protección del derecho a la salud de los ciudadanos.

¿Dónde está López? ¿Un falso testimonio puede costar la vida del chivo que usaron?

No me olvido que nos hicieron quedar como el culo en todo el mundo cada vez que abrían la boca en alguna reunión de mandatarios, o cuando se comprometían a acelerar la investigación por el atentado a la AMIA mientras le daban trabajo a Luis D´Elía, principal detractor del judaísmo en la argentina. Todavía me retuerzo de la vergüenza que me generó verla a Cristina reirse en la cara de los norteamericanos por una crisis de la que ya están saliendo, y nosotros no podemos con un puto índice inflacionario. Como tampoco puedo sacarme de la cabeza la venta de fusiles FAL de nuestro Ejército como chatarra a otro país.

Otra que la pasa bomba. Con esa sonrisa de Pekinés resfriado, zafó de una causa de un modo insólito.
No me olvido del quilombo del campo y a esta altura ya no me importa quién tenía la razón, sinceramente, lo lograron. Lograron que perdamos la objetividad en un conflicto que se podría haber resuelto con un poco de pragmatismo y sentido común. Y tampoco me olvido de la guita que se gastó en actos pagos, sólo para demostrar quién la tiene más grande, ni mucho menos de Guillermo Moreno entrando como un loco escapado del Borda a la Plaza de Mayo, ni de D´Elía a las trompadas, pero con una camisa negra maravillosa.

Una postal que quizás se repita el próximo domingo.
Mucho menos se me pasa que hicieron un estandarte del derecho a protestar en la Capital Federal, mientras la Gendarmería desplegó un aparato represor pocas veces visto en democracia -por la continuidad en el tiempo- en la Provincia de Santa Cruz. Esa misma Provincia en la que Cristina tuvo que ir a votar en las elecciones en la que fue electa como Senadora por la Provincia de
Buenos Aires.

Utilizar la Gendarmería Nacional para romper las huelgas de los santacruceños, también es represión, aunque les cueste digerirlo.
Pero ustedes son los que me generan esta memoria imposible de borrar. Ustedes, sus planes majestuosos y sus delirios de grandeza, dignos del país de los boludos en lo que se ha convertido esta República, con un Tren Bala en la tierra de los ferrocarriles a locomotora y la Presidente de los boludos diciendo que son el mejor Gobierno de los últimos 200 años, llegando ya a competir con el Virrey Liniers.

El look Cocker Spaniel no funcionó. Ahora se oscureció el pelo, se cambió el peinado y se sacó tres kilos de mofletes.
Porque resucitaron palabras absolutamente olvidadas, como llamar gorila a quien no piensa como ellos, consiguiendo que los viejos peronistas, los que la mamaron de chicos, los que lucharon por la Justicia Social, los que fueron en cana, los que tuvieron que rajar por todos lados para que no los maten, los que perdieron todo en el anhelo de un ideal, hoy sean considerados vilmente unos viejos gorilas de mierda.

Yo no voy a inducir el voto a favor de nadie. Pero tengo todo el derecho del mundo, y el deber propio de un ser humano con un mínimo de convicciones, de gritar a los cuatro vientos que YO NO LOS VOTO, no los voté ni nunca en la vida los votaré. Por suerte vivimos en un país donde la Justicia es adicta al poder y cuando lo pierdan, se les tirarán encima para devorarlos. Si Carlos Menem, habiendo concentrado un poder real durante diez años terminó en cana, ustedes, proyectos mal acabados de pseudofuncionarios de pueblo venido a menos que encontraron de recontrarepedo la posibilidad de llegar al cargo que han ejercido Mitre, Roca, Sarmiento, Yrigoyen, Perón e Illía, se los va a fagocitar en lo que tarden en darse cuenta que ya no son gobierno.

El General Perón tenía a Discépolo, Marechal, Jauretche y Homero Manzi. Néstor los tiene al Coco Silly, Ignacio Copani, Teresa Parodi y Juan Pablo Feimann.
Quedarán en la historia como un mal recuerdo para la inmensa mayoría de este pueblo, el resto, los intelectuales que nunca adhirieron a un gobierno justicialista de verdad pero que a ustedes les tiran la goma a cambio de subsidios y contratos, capaz que los extrañen. Tampoco lo creo, los laderos siempre encuentran un nuevo lugar dónde rascarse la espalda.

Jueves. El domingo a votar cueste lo que cueste. Sólo nosotros podemos demostrarles que ellos no son nuestros gobernantes, sino que gobierna el pueblo a través de sus representantes.