Se Acabó la Buena Onda
«Luchan por los DDHH y nosotros tenemos
dictadores laborales en nuestro trabajo» Sin palabras.
Tenían todo cocinado, pero se olvidaron el horno prendido. Las hordas kirchneristas ya no emanan esa buena onda que nunca tuvieron pero que, al menos, intentaban negar. Mientras que un grupo de trabajadores de las viviendas de Mamá Hebe reclamaban que les paguen sueldos atrasados, aguinaldos e indemnizaciones por despidos injustificados, las filas de la alegría Nac&Pop estaban en otra y no creyeron necesario hacer el aguante a los trabajadores frente al avance de la patronal. La lucha contra el cerdo capitalista explotador de hermanos latinoamericanos descendientes de pueblos originarios no existe en este caso, como tampoco existió en 2008 cuando se denunciaron situaciones precarias de trabajo en las obras de la Fundación. Si no salió en la tapa de Veintitrés, no pasó y ni siquiera importa que la Gendarmería del gobierno que permite la libre protesta social, haya dispersado a los manifestantes. La monada tiene otras preocupaciones más importantes en la cabeza. 
La idea de que el kirchnerismo hizo una excelente elección no fue creíble ni para el Club de Fans de Orlando Barone y la bronca sale disparada convertida en verborragia, con las consecuencias que trae hablar en caliente Al calificar de retrasados mentales a los porteños por no saber votar, la declaración de Aníbal Fernández quedó como un manifiesto pacifista frente al resto de las opiniones que se emitieron. El director de la biblioteca nacional Horacio González, se quejó de la ausencia del voto limosna, al considerar que el electorado porteño tiene una «ideología tacaña y egoísta» para luego agregar que «es muy difícil ser boliviano en la ciudad de Buenos Aires.» Por su parte, el groso Ricardo Nepomniaschy Forster -quien como filósofo hace que José Feimann quede a la altura de Aristóteles- afirmó que el caudal del macrismo está estrechamente vinculado con el cualunquismo de la clase pobre italiana de mediados del siglo XX, y vinculó directamente al electorado con el fascismo. Tales afirmaciones hacen suponer que la discriminación tiene copyright de la derecha ideológica y que habría que salir a matar a los negros ignorantes de los barrios pobres, por el mero hecho ser fachos racistas que no merecen vivir en la patria del modelo de la cadena nacional con base en discursos berretas diversificados.
Por si fuera poco, en Página/12 apareció la opinión de Fito Páez que, seguramente, era esperada por todos los apasionados por la política. El análisis sesudo del frondoso compositor enemigo de la afinación vocal se centró en la consideración de cuán gorila es el porteño, para lo cual llegó a afirmar que siente asco por la mitad de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires, para beneplácito de sus vecinos del piso que habita en Avenida del Libertador entre Canning y Salguero.
Sinceramente, las declaraciones de un tipo como Páez me importan menos que cuánto rinde la venta de salamín picado grueso en la ruta 5 a la altura de Calamuchita. Fito, para desilusión de ese sector que le da asco y que llenó sus cuentas de SADAIC a fuerza de poder adquisitivo, es otro exponente del Sindicato de Artistas Desesperados (SAD) cuyos afiliados no logran aceptar el hecho de no ser más masivos y, al preguntarse por dónde pasa lo popular, se suman al discurso uniforme y clasista de un gobierno que dice ser lo que no es.
Filmus, por su parte, trabaja contra reloj para dar vuelta el resultado de la primera vuelta y tuvo la brillante idea de dar a conocer su opinión sobre el resultado: el porteño eligió la continuidad porque al país le va bien. Respecto de las declaraciones de las distinguidas figuras del arco intelectual, tuvo tiempo de agradecer las muestras de apoyo recibidas, para luego afirmar que se encargará de responder una por una, personalmente, mano a mano y sin armas.
Entre los contratiempos que aparecieron en la agenda del candidato del Frente para la Victoria, el más importante es, precisamente, el Frente para la Victoria. El desconcierto generado por el triunfo de Macri en la ciudad de Buenos Aires parece contrastar con las expresiones victoriosas manifestadas por Filmus, Tomada y Cabandié. El triunfalismo conformista del «nos fue mejor que en 2007» no se condice mucho con la bronca desatada contra Juancito por dársela de armador y pretender monopolizar la organización de las listas de la ciudad, obteniendo un magro resultado. La indulgente afirmación «hicimos la mejor elección de la historia del FpV» no tiene indicios de tranquilizar a quienes sienten ganas de empalar al Chino Zannini con un tubo de neón por permitir que un muchacho que no sabe hablar ni para preguntar dónde queda el baño se haya hecho cargo del armado legislativo. Por si fuera poco, cual Lázaro recién resucitado y aún envuelto en harapos, apareció Alberto Fernández, quien no tuvo ningún pudor en acusar a La Cámpora y al gobierno nacional por el resultado electoral. El ex Jefe de Gabinete sostuvo que Cristina le chingó al elegir a dedo a Filmus y de conformar listas de obedientes. Ante la evidencia de un Alberto olvidadizo, quien no recuerda que la elección a dedo del entonces obediente Filmus por sobre Telerman garantizó el triunfo de Macri en 2007, no deja de preocupar el estado de la salud mental del fundador del Grupo Calafate.
Sin embargo, para alegría de quienes nos gusta disfrutar de un buen espectáculo humorístico, desde el Frente para la Victoria insisten en que Filmus se presenta al ballotage. El panorama no garpa para el negocio de las apuestas: Gabriela Cerrutti se fue de vacaciones y Anibal Ibarra se enojó porque no lo dejaron subirse al escenario. Para embarrarla aún más, Pino dejó de quejarse de la falta de debate sobre la actividad minera a cielo abierto de Villa del Parque y pidió que Filmus no se presente a la segunda vuelta. Por su parte, Alfonsín quiso hacerse el misterioso e intentó un dibujo de doble sentido al manifestar que dará libertad de elección a los votantes del radicalismo, aunque si él viviera en la ciudad, no votaría por el kirchnerismo.
Mientras todo esto sucedía, desde el Banco Nacional de Datos Genéticos informaban que el cotejo de ADN de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble dio negativo. Pobre Cristina, ya nadie siente piedad por ella. Así y todo, en el entorno de la Presi desmienten los rumores de desabastecimiento de Prozac, Rivotril, Valium y Mejoralito en la localidad de Olivos, y sostienen que hay iniciativa política para rato. Sin dormirse en los laureles por el excelentísimo resultado obtenido en la Capital, ya se encuentran en plena labor a toda máquina para revertir el resultado en la segunda vuelta. La nueva paliza ya esta garantizada, pero no les queda otra: o sufren la vergüenza de bajarse o les llenan las urnas de votos asquerosos, gorilones, golpistas y cipayos.
Aunque saben que nada es imposible, ya descartaron por costosa la utilización de una lluvia de napalm sobre las calles porteñas. La intención de computar los asistentes a los festejos por el bicentenario se complicó y, lamentablemente, no existe marco legal que permita dar por válida la ú
ltima encuesta de Artemio. Si bien algunos funcionarios prenden velas a San Néstor para que el efecto Baires no se desparrame por el resto del país, lo cierto es que la bronca respecto de este resultado -que, dicho sea de paso, no es muy distinto al de 2007- radica en un punto en particular: a excepción de Córdoba, donde De La Sota los durmió, el mismo modelo de armado electoral se aplicó en el resto de los distritos para las elecciones que restan en el año, incluyendo listas colectoras y saturación de muchachos obedientes que desplazan a dirigentes convocantes.
Por si fuera poco, trascendió la orden impuesta a Mariotto para que, una vez electo vicegobernador, destroce la hegemonía justicialista de la legislatura de la provincia de Buenos Aires. Ante este panorama, los que sostienen que los barones del conurbano harán lo mismo que en 2009 y no efectuarán esfuerzos para impedir el corte de boletas, se quedan cortos. Los intendentes de los partidos más populosos ya se dan  cátedra sobre como utilizar una tijera, en cómodas clases que incluyen contenidos como «Seguir la línea de Puntos I y II», «El corte de boleta y su vinculación con el éxito sexual» y «Cirugía Electoral, práctica y teoría comparada».
Para dar vuelta la página y ponerle onda al asunto, la Presi tuvo la tarde llena de actividades vitales para el desarrollo del país, como recibir al plantel de Vélez Sarsfield -campeón del torneo Néstor Kirchner- juntarse con 150 intendentes de la provincia de Santa Fe para ver qué les puede ofrecer antes de las elecciones de esa provincia, y lanzar un programa de precios accesibles para la compra de productos lacteos y carne de cerdo. El Plan Carótida Taponada Para Todos, forma parte de una estrategia de varios niveles: si bien Cris sostiene que en Argentina se come mucha carne vacuna y poca carne de cerdo, los supuestos poderes afrodisíacos de la materia porcina mantendría entretenida a la población. En caso de no funcionar, la acumulación de colesterol en las arterias harán lo necesario para que este país tenga menos garcas inconformistas y desagradecidos con el Gobierno. El ejemplo de «él» finalmente dará resultados satisfactorios.
La jornada se puso más interesante cuando disertó en un acto ante el Presidente de la Corte Suprema. «Hoy es un día en el cual me siento muy completa en todo lo que ha sido mi carrera, digamos, como abogada, como constituyente, como legisladora y ahora como Presidenta,» afirmó la loca linda, como si fuera a exhibir su título de abogada. El motivo fue la presentación del Digesto Jurídico Argentino, el cual a la Presi le pareció muy importante porque nadie puede memorizar 32 mil leyes, cuando 3200 son una ganga. Luego de exigir que veamos los avances que ha hecho su gobierno, comparándolo con la ley 94 de 1864 que penaba al funcionario que azotara a un ciudadano -no es joda la comparación- comentó que el digesto se divide en 26 capítulos, lo cual la puso contenta por una feliz coincidencia: «el plan por el cual me recibí de abogada, yo y él -sic- eran 26 materias.»
La actividad presidencial finalizó con la tradicional cena de camaradería de las Fuerzas Armadas, a las que les dijo que no da comprar armamento, sino que prefiere que produzcan medicamentos e investiguen en el campo científico. Evidentemente, las falencias demostradas en el campo medicinal -y esos contratiempos judiciales que sufren algunos emprendedores del mundo farmacéutico proveedores del Estado- sumado al poderío armamentístico argentino que ya se encuentra a la altura del que detenta el Vaticano, la llevó a meter un dos en uno: en caso de conflicto, nos defenderemos con jeringazos.
De Filmus no habló, de Macri tampoco, de Cabandié mucho menos. Si no se ve, no existe.
Miércoles. A partir de hoy, la dirección del blog es relatodelpresente.com. Si ingresás con el dominio viejo, no pasa naranja y, durante un tiempo, caerás aquí de todos modos.