Tu Vida por una Grande de Muzza

Todo es una cuestión de apreciaciones. Podemos decir que la política de Derechos Humanos de Argentina es una fantochada, igual que el periodismo, igual que las Leyes de Igualidad de derechos, igual que las Leyes de Protección a las más débiles.

El Cheto se levantó esta mañana y decidió que había que hacer guita. Toma de rehenes en una sucursal del Banco Nación en Pilar, a metros de la Departamental de la Bonarense y otros tantos metros de una Fiscalía. El síndrome Ramallo todavía está latente en la cabeza de todos y la política de no reprimir nada que aplica el Gobierno Nacional hace que cualquier eventual posibilidad de violencia, sea mal vista, aunque el morbo nos lleva a todos a estar pendientes del tema. Escuché al Cheto mandar saludos a su hija, la Leila, y a su jermu, la Jesica, mientras pedía una grande de muzza a cambio de cuatro rehenes. Escuché a un notero de C5N hablando de los “códigos” del delincuente. Pero cuando vi que Guillermo Andino tomó el rol de negociador mediático hablando con “El Cheto”, me dieron ganas de ir a todos los lugares necesarios para conseguir que a José de Zer le dieran el Pulitzer post mortem. Es necesario. Una reparación histórica.

El Ministró se enteró de que había pizza gratis. No era para desperdiciar la ocasión.

Nos tapó el agua, hace rato. Exigimos profesionalidad y nos reímos del programa de Anabela Ascar en Crónica TV. Al menos ella, y todos los que hacen el programa, tienen en claro que están haciendo el ridículo, lo disfrutan y lo plantean de entrada. Mientras tanto, el resto juega al poliladron. Antes creía que había que bajar las persianas de los organismos de Instrucción Penal, dado que entre Facundo Pastor, Ricardo Canaletti y el sucesor de Sdrech, han resuelto todos los hechos delictivos que han sucedido en los últimos años.

Facundo Pastor podría ser tu Juez. Si, con esa cara.


“Confesó el autor de los disparos en el shopping. Dijo que fue intencional, por lo que el Fiscal pedirá una condena de 16 años” Listo el pollo. Nada de expedientes, ni tareas investigativas, ni pericias psiquiátricas ni balísticas. A la mañana se agarraron unos pibes en el Shopping Plaza Oeste, le pegaron un corchazo a un nene de 4 años y a la tarde estaba condenado y sentenciado. Por ahí, Robert Zemeckis tenía razón al escribir Volver al Futuro II y predecir que la justicia se haría más rápida llegando el 2015. Pero Zemeckis decía que era por la eliminación de los abogados, no por el reemplazo del Poder Judicial por el Poder Comunicativo.

Anoche fue otro desconche informativo. Se cagaron a palos en Plaza Constitución. Los pasajeros varados por un conflicto sindical, corrieron a palazos a la Guardia de Infantería, como cuando le sacaron la concesión a Trenes Metropolitanos y se la dieron a UGOFE. El reporte hablaba del hartazgo de los pasajeros, pero no hablaba de la extraña moda de ir a trabajar con un palo en el maletín, que deba estar muy en boga en la zona sur del Conurbano Bonaerense, dada la cantidad de gente de bien que estaba corriendo a la cana.

Es la realidad Argentina, donde todos estamos mal ubicados. Tenemos que pedirle disculpas como sociedad al Cheto. Algunos no estuvieron muy lejos de convertir un asalto a mano armada con toma de rehenes en un pizza party. Mientras tanto, en Venezuela, Hugo Chávez anunciaba que rompía relaciones con Colombia, don Diego Armando al lado y Roberto Piazza le pedía a Cristina que sea su madrina. Fantástico cabarulo argento.



Punto Aparte:

Myriam tenía 26 años y dos chicos. Residía en un barrio común y corriente. Convivía con el padre de sus dos hijos de 1 y 3 años. Convivir, bah. Compartían el techo. El tipo llegaba a la casa a la noche y la insultaba de arriba abajo por cualquier cosa. Y cuando se iba de copas con los amigos, directamente la fajaba para terminar sometiéndola sexualmente. Un día se cansó y vino a denunciarlo. Estábamos de turno y eran las 21 horas de un sábado. La atendimos y mientras mi compañera jugaba con los nenes, la Asistente Social, la Secretaria del Juzgado y yo le tomábamos la denuncia. A la medianoche, la Policía ya había ido con la orden de lanzamiento a sacar al tipo de la casa, prohibirle el acercamiento a menos de 400 metros y notificarlo de su citación a indagatoria para el Lunes a las 9,00 horas. El lunes cae el fulano acompañado de Myriam y los dos nenes. Myriam nos contó que charlaron y que le prometió que no le iba a pegar más. Levantó la denuncia. 11 días después entra en turno el Juzgado que nos seguía. Myriam cayó con un ojo en compota y el nene mayor con un diente partido.

Nadia tenía 21 años cuando vino a denunciar que su padre había violado a su hijo. Abuelo-nieto. Su hijo era fruto de una violación que había sufrido por parte de su padre, por lo que era Abuelo y Padre de la segunda víctima de esta historia, y ella era Madre y Hermana de su propio hijo. Tratando de entender cómo mierda podía haber confiado en dejar a su hijo a solas con este cerdo, me dice que ella no se lo dejó a él. Que su padre fue preso porque ella lo denunció cuando la violó a los 15 años, quedando embarazada en aquella ocasión. Resultó ser que ella dejaba el nene a cuidado de su madre para poder salir a laburar. Ordenamos la detención urgente del cerdo y, obviamente, se niega a declarar. Citamos a declaración testimonial a la madre de la denunciante. La mujer nos cuenta que ella sabía que su marido había violado a su propia hija y que cuando salió de la cárcel lo recibió en su casa porque no tenía dónde ir, ocultándole esta información a su hija, que vivía en otro departamento. En una ocasión en que la señora sale a hacer los mandados, el hombre violó al infante, su propio nieto, su propio hijo. La señora descreía de la versión de su hija, porque consideraba que estaba resentida. La pericias daban la razón a Nadia. Nadia se quería morir, pensaba que era una pesadilla que nunca iba a volver a vivir. El hombre terminó en cana, a su señora esposa no se le pudo decir nada, dado que el encubrimiento entre cónyuges no es punible. Nadia y su hijo viven otra vida, lejos de los lazos familiares.

Situaciones como la de Myriam, viví centenares. Situaciones como las de Nadia, también. El mundo está lleno de mierda, mucha más de las que a veces pensamos.

Ayer dije en un pasaje del texto que ante mi experiencia judicial, el 95% de las mujeres que denuncian violencia, debían terminar en un psiquiátrico por pelotudas y me dijeron que exageré. Es cierto, exageré. Cotejando sólo los datos del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, el número de féminas que levantan las denuncias con todo el aparato de distintos Gobiernos dispuestos a darles una mano es del 88%.

Las historias contadas en los libros no hacen más que confirmar mi afirmación. Son todas mujeres víctimas de ellas mismas, no del marido. El marido, el macho, el chongo, es un perverso. Siente placer en la angustia de su pareja. Y si te gusta esa vida, sos una masoquista. Esto no es lo mismo que la necesidad de un laburo en el que te tratan como el orto pero necesitás parar la olla. Nadie necesita de alguien que t
e caga a trompadas.

Pero como todo en la vida, es opinable.

Jueves. Redrado volvió con la jermu y Luli se quedó solita de nuevo. Y nosotros tratando de arreglar el mundo.