Viernes al Fin
Semana rara. La Argentina latió al ritmo de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual. No hubo tanta transmisión de un debate desde el Juicio a las Juntas y sólo se trataba de una media sanción a una Ley que regulará anacrónicamente los medios de comunicación. Tuvimos el placer de escucharlo a Rossi, como cuando la gastaba en sus mejores momentos, disfrutando sus últimos debates antes del retiro. En el Espectáculo de Variedades Kirchnerista, ahora se vienen las plumas de otra vedette. Miguel Pichetto.

De tanto quedar bien con Néstor, ya le agarró un tic.
Como para ir calentando motores, la meretriz kirchnerista ya empezó a marcar la cancha, diciendo que el Proyecto de Ley tiene que ir sólo a la Comisión de Hacienda y a la de Libertad de Expresión, que no es necesario que pase por la de Asuntos Constitucionales, total ya se pasan la Constitución por el culo hace años, no se van a poner a evaluar ahora si el proyecto choca con el artículo 32 de la Ley Suprema o no. Aparte, Cristina se encargó de demostrar empíricamente que esa Comisión es una fantochada desde que dejó su presidencia cuando era Senadora. Ahora la preside un abogado, así cualquiera.

Al Senador Pichetto tampoco le parece necesario que el proyecto pase por la Comisión de Derechos y Garantías. Y es lógico su razonamiento, no tiene sentido siquiera la existencia de esa Comisión en un país en el que todos sólo tenemos obligaciones, los Derechos son sólo Humanos -a excepción del de la Propiedad Privada y el acceso al agua, esos no cuentan.

Tobas del Chaco ansiosos por empezar a producir sus propio programa de concursos televisivos, donde los preimos sean bolsas de alimentos y bidones de agua potable.

Pichetto también tiró una de esas amenazas indirectas, al sugerir que llegan a los 38 votos propios si concurre a la votación el Senador Urquía. Si, el mismo al que la semana pasada le condonaron la deuda del ferrocarril, le extendieron mil kilómetros su tendido, le facilitaron 100 millones de pesos en subsidios y autorizaron para la explotación del subsuelo y espacio aéreo. Parece que esta vez hay que asegurárselo, no vaya a ser cosa que se les escape como cuando fue la de la 125.

Vale por otra foto de Urquía.

Lo de Saadi es más barato, con tal de que no le destapen la olla de los últimos 35 negociados, es capaz de votar hasta la estatización de Mc Donald´s por ser agentes del imperio. Giustiniani, por su parte, votaría a favor también, para no desentonar con el socialismo de diputados y porque todavía le arde el totó por el fracaso de su victoria asegurada por muchos puntos en las últimas elecciones. En defintiva calculan unos 41 votos, más de lo que necesitan para aprobarla, por lo que Cobos no suma ni resta. Quisiera creerles, pero el apuro que tienen por tratarlo la semana en la que la Presi no está, me lo impide. Parecen adolescentes que esperan a que se vaya el preceptor para armar la fiesta.

Cobos cuidándosela un poco. Tiene miedo que se le gaste.

Por su parte, mientras todo este puterío ocurre, el Juzgado Federal en lo Contencioso y Administrativo 2, dijo que el COMFER no tiene autoridad alguna para decir que las Empresas Multicanal y Cabelvisión no pueden fusionarse. Que un ente que existe sólo para controlar a los medios no pueda impedir que dos personas jurídicas hagan negocio, es algo que parece lógico para cualquiera, sin embargo a Mariotto se le escapó. Ni que hablar a Néstor. Pero bueno, es el abogado que dice que los detenidos tienen que demostrar que son inocentes, contrariando toda norma de Derecho Constitucional que exista en el mundo occidental.

Mientras tanto, el boga Dalbón pidió que se trabe embargo preventivo contra el Estado Nacional y contra la Presidente de ese Estado por la causita de los remedios truchos, trascendía que el candidato Presidencial de la República de Uruguay había dicho en distintas entrevistas que los Argentinos somos tarados, con reacciones de histéricos, locos y paranóicos. Se quedó corto, le faltó agregar que somos desmemoriados, inconsientes, exitistas, quejosos y que siempre votamos para el carajo. Pero soy Argentino y eso no lo cambio por nada en el mundo, menos si me lo viene a decir un asesino guerrillero devenido en ex jóven idealista, tenga la bandera que tenga.

Viernes. También somos soberbios y orgullosos.