El silencio de los no tan inocentes

0722_CrisHablar de Cristina ya fue. Es como comentar Titanic cuando la estaban por sacar del cartel. Analizar las cagadas que se mandaron los que se están por ir ya no tiene demasiado sentido, a no ser por la nostalgia. Lo in ahora está en afilar los cuchillos para el que venga, sea quien sea.
Obviamente, lo seguimos haciendo para divertirnos, porque nos causa gracia que la Presi diga que el inventor del automóvil es Henry Ford, o que blanquee que Kicillof está haciendo una pasantía con la economía del país dado que «aprendió mucho en los años que lleva de ministro de Economía».
Puedo escucharla durante horas hablar sobre actos administrativos presentados como obras fundacionales que hay que agradecerle como si los hubiera pagado de su bolsillo. Como si alguna vez hubiera pagado algo de su bolsillo. Eternos minutos concatenados en los que todo lo mecha con el recuerdo de aquél que nos sacó del infierno en 2003 y aún nos guía a pesar de la enorme desventaja de estar muerto, o con la desgracia de haber tenido problemas de salud, cuando vivimos en un país en el que a nadie se le murió nunca ningún ser querido, ni ha tenido jamás un problema de salud que no pudiera solucionar en algún hospital público, esos a los que se entra con un catarro y de los que se sale con una colostomía.
El martes, por ejemplo, hizo todo junto para el turno mañana. Habría aplaudido al que logró que Cris salga de la cama antes de las 11.00 de la madrugada, pero aún no pude chequear si no siguió de largo. Lo cierto es que la Presi estaba junto a Daniel Scioli inaugurando la Ruta 6, esa que tendría que haber estado lista para 2005 pero que se demoró tan sólo 120 meses, y empezó a tirar obras maravillosas, números inexplicables y un pase de factura para las policías provinciales que se acuartelaron en diciembre de 2013 y que no respetaron que ella «justo salía de una operación en la cabeza». Se ve que algún instrumento se olvidaron en el lóbulo temporal, porque hasta donde uno recuerda, a Cristina la operaron en octubre y para cuando en las provincias había muertos y saqueos, ella bailaba y golpeaba una cacerola en la Plaza de Mayo, cuando celebró los 30 años de una democracia que no alimenta, no cura ni educa.
Divina, la que en 2009 nos metió el verso del tren bala Buenos Aires-Rosario-Córdoba ––con una sobrefacturación cercana al 1.000%– ahora nos cuenta que «cuando cambien las vías podrán hacer Rosario-Buenos Aires en 4 horas». No les digo un tren bala, pero un tren común y corriente a nuevo, no debería tardar más de dos horitas y media, yendo a 120 kilómetros por hora, como dicen las propias locomotoras. Como quien no quiere la cosa, dijo que estaba contenta por los talleres, las estaciones y los trenes nuevos, a los que presentó como parte de una Argentina que se levanta. Los trenes son importados, los talleres existen sólo en los quichicientos anuncios y las estaciones son las de siempre, sólo que remozadas, con la clara excepción de Rosario Sur para la cual tuvieron que incluir en el presupuesto la relocalización de las familias que vivían ilegalmente sobre la traza ferroviaria. Hay que reconocer que como postal de «lo que hemos hecho en estos 12 años», funciona.
0722_Scioli2Luego de la euforia provocada por Daniel Scioli, quien sin tener un trabajo registrado en su vida calificó de «compañeros» a los trabajadores, Cristina quedó extasiada y, envalentonada, se la agarró con Mauricio Macri, a quien irónicamente le agradeció que reconociera todo lo bueno que se hizo con Aerolíneas Argentinas e YPF. Y así, chocha de la vida, le pidió al Jefe de Gobierno porteño que habilitara el Mercado Central de Colegiales, para que los porteños no tengan que trasladarse «hasta acá, en La Matanza». El acto era en Cañuelas.
Por esas cosas es que hablar de Cristina resulta divertido. Porque al ir corriéndose de la escena, sus comentarios aparecen más incoherentes que nunca, lo cual no es poco. Sí, Macri tuvo un cambio discursivo notable con la intención de captar el voto de quien nunca lo votó ni lo votará. Y pareciera una guerra de sujetos con problemas de comprensión. Macri dice que le gustaría que Aerolíneas Argentinas e YPF sigan en manos del Estado, pero que así como están son un fracaso. Cristina le agradece dos días después de que allanen las oficinas de YPF y con los vuelos cancelados hasta para mandar a Recalde a saludar a la madre.
Hace tiempo que planteamos que el kirchnerismo corrió todas las fronteras. Una de ellas es que a todos les da miedo definirse por lo que son, salvo a los orgullosos de alguno de los 10.526 partidos de izquierda. Es notable hasta qué punto llegó el daño cultural que el candidato que ––hasta hace unos días– se presentaba como lo más opuesto ideológicamente al ideario kirchnerista, prefiere definirse «de centro».
Personalmente, que Aerolíneas Argentinas sea una empresa de participación estatal o permanezca en manos privadas, me resbala. Sí, el romanticismo de los tiempos pasados es hermoso, pero uno no se queda con la misma mina si ésta no para de traerle dolores de cabeza, sólo en honor a la nostalgia. Aerolíneas es un agujero negro de guita mantenido por los impuestos de personas que never in the puta life podrían pagarse uno de sus pasajes. Y al que venga a decirme que «ahora une destinos que no eran redituables», les informo que, en primer lugar, por algo no eran redituables. Y en segundo, que existe LADE. Desde que a Cristina le pintó que era una buena idea hacernos cargo de una máquina de perder guita, LADE dejó de volar a Bahía Blanca, Alto Río Senguer, Río Mayo, José de San Martín (en Chubut), Trelew, Paraná, Chos Malal, Loncopué, El Bolsón, Viedma, San Antonio Oeste, Perito Moreno, Gobernador Gregores, Puerto San Julián, Puerto Santa Cruz, Río Turbio y Puerto Deseado. Sí, paradójicamente, la mayor cantidad de destinos perdidos son los de Santa Cruz.
¿Quién en su sano juicio puede considerar sano para el Estado mantener ese sistema?
0625_Fondos BuitrePero convengamos que una cosa es que nosotros marquemos esos virajes en la oratoria y no quienes aplaudieron de pie a Daniel Scioli en el mismo 678 que se había encargado de presentar como «uno de los candidatos de los fondos buitres» al tipo que tenía un bulín en TN. Todos cambian de opinión, y tienen derecho a hacerlo aún cuando no sea un cambio de opinión real sino la aplicación de una medida en la que no creen, pero que llevarán adelante para caer simpáticos a alguien. El propio kirchnerismo lo ha hecho con cosas que convirtió en sus propias banderas. La asignación universal por hijo estuvo frenada en el Congreso por años hasta que a Cristina le pareció una buena idea y la sacó por decreto. Lo mismo pasó con el matrimonio igualitario, que revolucionó al país cuando la vía judicial ya estaba encaminada a la Corte. Lo han hecho tantas veces que, si me pongo a enumerarlas, este texto termina en el portal de al lado.
Del tema Scioli y los grandes medios, no hay mucho para aclarar. El que no tiene una deuda impositiva gigante, temor a que se le ejecuten y ganas de que se la refinancien, tiene un pequeño conflicto con algunas cuantas licencias de televisión y radio. En cuanto a los periodistas rasos… No me gusta tirarle mierda a los colegas, mucho menos a los que admiro y/o respeto, pero algunos podrían disimular. A la hora de pedir disculpas, siempre es preferible que la última opción sea el lector, el televidente o el radioescucha. La autocensura no es el camino. ¿A qué le tienen miedo? ¿A que Scioli los faje?
Hay cosas que nunca van a cambiar porque siempre fueron iguales. Es más, está perfecto que así lo sean. Un periodista dice que le parece sospechoso que el Gobierno pague por unas cunas de mierda cuatro veces más de lo que sale el mismo kit hecho de materiales nobles y automáticamente le recuerdan que en junio de 1985 se llevó dos caramelos de más del kiosco del barrio. Puteamos, nos enojamos, nos calentamos en demasía, pero sabemos que son las reglas del juego. Claro que hay límites, como que te pasen a buscar por la puerta del laburo de madrugada, te saquen a pasear en auto y, luego de intentar sacarte alguna data, te depositen en el domicilio del cual nunca diste la dirección ––me contaron– pero el resto es discutible.
Los grandes medios pueden bajar línea. Gracias a la providencia, laburo en uno en el que me permiten decir lo que se me canta y la prueba está en que al día de la fecha no me han dado un voleo en el ocote. El hecho de que estos textos no formen parte del contrato que tengo con la empresa, puedo utilizarlo como prueba de que nadie me dice qué decir o qué callar. Y eso, en este oficio, es increíble. Pero si por alguna de esas casualidades llegara a pasar, vivimos en la era de Internet, en la que nadie puede callarte y en la que, ante cada intento de regulación, surge una nueva vía de escape para decir lo que se nos canta, cuando se nos canta, como se nos canta.
No hay que caerle bien a los políticos. Ojo, por ahí estoy equivocado, pero para comunicar «las buenas noticias» están los prenseros, los medios oficiales, la pauta propagandística y los medios del Estado. Bastante grande es el aparato como para querer quedar bien con el poder de turno, sólo porque el poder del turno por venir nos cae mejor que el anterior. Porque, en definitiva, lo que termina por asomar es que, para algunos, lo que más les jodió del kirchnerismo fue que no les abrieran las puertas de los despachos para darles primicias.
En las redacciones siempre jodemos con «el debate por el rol de los medios», paja argumental que utilizan las facultades para justificar buena parte del presupuesto en charlas a las que los pibes que estudian periodismo van a levantar minas y, de paso, para putear a esas empresas en las que se mueren por entrar a laburar aunque sea en el comedor. Y jodemos porque el debate siempre fue recontra al pedo. Somos parte de empresas que viven de las noticias. Desde la individualidad, nuestro único recurso es la credibilidad, basada en la coherencia intelectual, ésa que hace que no cambie de parecer porque sí, porque alguien me cae mejor. Algunos prefieren cobrar de la empresa, que el laburo informativo se los den masticado y salir a la calle para que la gente los salude al pasar.
Quizás sea porque me dediqué a esto de grande, o tal vez obedezca más a que laburé buena parte de mi vida en alguno de los poderes del Estado, pero siempre me cagué de risa de los funcionarios. Básicamente, porque aprendí tempranito que ninguno se dedica a la política por altruismo. Si quisieran hacer las cosas «porque les gusta ser útiles a la sociedad» se habrían metido en una ONG o en un convento, que para el caso, es lo mismo. Y si bien siempre acepté que haya periodistas oficialistas ––por llamarlos de un modo decoroso– me irrita de sobremanera el chupamedias a cuenta, el lamebotas del futuro perfecto.
0722_MacriscioliA ver si se entiende: Si contamos que el Gobierno de la Ciudad sobrefacturó cuanta obra pública se le cruzó, que el Gobierno Nacional se choreó hasta los sobrecitos de azúcar, o que en la Gobernación Bonaerense la única área que funcionó como la gente es la de propaganda, eventos y pintura naranja a fuerza de nepotismo hardcore, no le estamos haciendo el juego a nadie. En todo caso, lo hicieron ellos solitos al mandarse el moco.
Honestamente, quisiera decir que no entiendo el enamoramiento que demuestran algunos hacia el candidato del mismo oficialismo al que putearon durante años. Podrán hablar de promesas de cambio, de esperanza de mejoras. Pero si entran a Google o recuerdan tan sólo una de las cosas que pasaron en los últimos 12 años, y siguen en la actitud inexplicable de la esperanza, estarán demostrando que no les molestó el kirchnerismo, sino los kirchneristas. Le pegan a Zannini porque tiene a sus cuatro hijos laburando en el Estado, cuando Scioli metió a laburar hasta a las amigas de una amiga de la testigo de casamiento de su hermano con cargos de funcionarias. Hablan del enriquecimiento de los funcionarios de Cristina y nadie le pregunta a Scioli por qué la escribanía general de la Provincia negó sistemáticamente cualquier pedido de información sobre la declaración jurada del Gobernador, que construyó todo el complejo de Villa La Ñata ––cancha de fútbol, helipuerto y museo de cera del horror incluídos– luego de asumir en la Provincia. Se han quejado de que Cristina hace campaña con la política ferroviaria que mato a más de medio centenar de personas. Ni siquiera vale la pena recordar lo que fue la política ferroviaria provincial, pero que no pregunten al menos qué onda con los muertos de La Plata y la orden de parar de contar, es como mucho.
Para finalizar, va esto a título absolutamente personal: desde lo laboral me tiene sin cuidado quién gane las próximas elecciones. Ahora que la taba está en el aire, es entretenido ver como todos se van reacomodando. Entretenido con un chaleco antibalas y un buen casco, claro, porque la lluvia de facturas consumidor final y los drones que disparan misiles ideológicos no se detienen. Me resulta tenebrosamente atractivo pensar en cómo nos veremos entre nosotros dentro de, tan sólo, un par de meses. Me genera ansiedad saber con quiénes me voy a putear luego de haber coincidido en el espanto durante tanto tiempo, o si todo seguirá igual y seguiremos puteando para el mismo lado.
Después de todo, mientras algunos prefieren debatir el rol de los medios, otros disfrutamos de un laburo en el que decir lo que se piensa no se somete a democracia, en el que la obediencia debida a una bajada de línea muere en la puerta de Internet y en el que, por más repúblicano que uno sea, se le paga para ser un anarquista inconformista.
Con todo lo bueno que tiene este bello oficio, ¿para qué mierda cagarse la vida, la credibilidad y el futuro por un puñado de años de buena relación con el Poder?
0722_Boudou
Mercoledì. Todos tenemos un precio. Algunos se ofertan solos y con buenas rebajas.