Feliz Domingo

Luego de criticar por todos los lados posibles a la Concertación Plural que presentara Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones presidenciales de 2007, de tratar de narcotraficante al ex Presidente Eduardo Duhalde y de calificar al Lole Reutemann de pecho frío en numerosas oportunidades, Lilita Carrió se dio cuenta del gravísimo error de no ser peronista y empezó a militar con todo. Da charlas con dirigentes del justicialismo presentes, le chupa las medias al mismísimo Reutemann y ahora asistirá al restaurant El General para presenciar un acto.

Como buena estratega que es, anteriormente estrechó lazos con el socialismo santafecino al elogiar al Gobernador Binner. Sus vínculos con la Iglesia están a salvo a pesar de ser una divorciada que vive en adulterio e irá a parar al infierno por ello.

Yirando por un voto. Lilita Carrió también cantará tangos para captar el voto de los gerontes y los fanáticos del 2×4.

Todo es parte del nuevo frente que esta analizando crear, el cual todavía no tiene un nombre definido. Luego del ARI y la CC, estan pensando diferentes siglas que peguen rápido entre la gente. En representación de la corta vida de todos sus proyectos políticos, se barajó en primera instancia el CI -Coitus Interruptus- aunque fue descartado de plano por ser un método de control de la natalidad rechazado por la Iglesia. Según fuentes consultadas por la redacción, se estarían decidiendo por el BOTON en alusión a la Bolsa de Oligarcas Traidores y Oportunistas de la Nación. El Diputado Adrián Perez, ya se manifestó profundamente conmovido por este nuevo desafío de readaptar toda su ideología nuevamente, aunque confesó que le cuesta pasar de ser un babyface de la Coalición Cívica a que lo llamen blandito nene de mamá siempre que se juntan dos o más peronistas.

Adrián Pérez no sabe bien cuáles son los intereses políticos que defiende y Lilita Carrió mucho no lo ayuda tampoco. Las pendejas universitarias lo adoran por tener algo de facha y para ellas, las pelotudeces que dice en el recinto legislativo son muestras de coraje y coherencia.

El nuevo Jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires pidió que bajen la edad de imputabilidad a los 16 años de edad y ya se encontró con una oposición. Esta vez no vino de grandes jurisconsultos, ni licenciados en criminología, ni de ministros de la Corte Suprema de Justicia. Monseñor Casaretto, más amigo de Duhalde que de la sotana, dijo que las ideas facilistas de mano dura no son la solución y que la inseguridad se resuelve con inclusión social. Eso sí, sin educación sexual, sin preservativos ni pastillas anticonceptivas para prevenir que algunos lleguen a los 21 años con cinco pibes que alimentar. Casaretto, quien también administra Cáritas Argentina, sostiene que es mejor un fumapaco de 16 años matando gente ante cada bajón de falopa que meterlo en cana. Para aseverar estas afirmaciones, en Mendoza un menor apuñaló a un tipo para robarle nada más que dos pesos, en el Conurbano Bonaerense mataron a dos policías en tres días y a nueve civiles sólo el viernes, en Lomas de Zamora hay más denuncias por robo de autos que vehículos patentados y entraron a robar a una Iglesia tomando de rehen al cura párroco. Evidentemente, la Divina Providencia no está en los detalles.

Dios también ama a los fumapacos, sólo que a ellos mucho no le importa la existencia divina. Excepto cuando caen en cana.
El Kirchnerismo no para de demostrar con sus adeptos la cualidad de su contenido ideológico. Luego del portazo de Felipe Solá, Reutemann y todos los senadores Salteños, el Diputado Agustín Rossi confesó que espera más partidas. Pronto quedarán solamente él, Kunkel, Cristina y su gabinete de ministros. Por su parte, Néstor arremetió contra la alianza de Solá, Macri y De Narváez, desafiándolos a que muestren a Eduardo Duhalde. La estrategia es entendible. Basta recordarle a la gente que el último producto del laboratorio del caudillo de Lomas de Zamora es el actual presidente del Partido Justicialista, como para que nadie quiera votar a Felipe Solá.

Pingüinos en Fuga.

Sin embargo, Luisito D´Elía viene al rescate del kirchnerismo con su prédica de la no violencia. Luego de comerse algunas sanguchitos de miga vencidos que sobraron del cumpleaños de Cristina y de clavarse un par de gramos, dijo que los del campo son negreros que someten a la esclavitud a sus empleados, que son golpistas, que son oligarcas y que hoy más que nunca huelen a bosta de vaca. Desde el campo le respondieron que si quisieran tener un negro para esclavizar, con mucho gusto le ponían un par de grilletes y lo mandaban a laburar.

Domingo. Si, es domingo.