Hacete Amigo del Juez
En Santa Fe se andan contando las costillas entre vacas flacas. Binner se calentó con la Justicia y dio a conocimiento de la sociedad algo que nadie sabía. La existencia de la familia judicial. Acusando que en el Poder Judicial nombran al hijo de uno, al hermano de otro y al sobrino de un tercero, quiso chicanear a quienes le están marcando la cancha. Entre tanto, el Presidente de la Corte de Santa Fe dio a entender que en el Ejecutivo no nombraron a los abuelos de Binner porque están muertos. Ambos tienen razón a medias. Binner nombró amigos de amigos, sobrinos de primos, y tíos lejanos de alguna cuñada, mientras que en la Justicia de Santa Fe (como en toda la Justicia del País) los capos nombrarían a sus mascotas si las mismas pudieran firmar. No importa que no tengan capacidad de razonamiento, eso ya quedó certificado que no es necesario para administrar justicia.

Mayor ejemplo que el de Oyarbide no hay. Un tipo que la tenía clarísima en cuestiones doctrinarias y que llegó a ocupar un Juzgado Federal con una vocación de servicio única. Con el tiempo, el orgullo de pertenecer y el miedo a tener que salir a hacer la calle, hizo que entregara el alma al Gobierno de turno. Bondades de la composición actual del Consejo de la Magistratura. El Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires zafó de ese modo. Es el denunciante de la causa más grande que tiene en su contra Oyarbide, casualmente por escuchas telefónicas ilegales.

En este momento, en el círculo de Mauricio Macri están todos debatiéndose si Montenegro es un garca que se cuidó el culo propio antes que el de Mauricio o si la tiene clarinete con las defensas judiciales. La respuesta es obvia: las dos cosas. Montenegro es Judicial de toda la vida. Fue Fiscal y Juez en el fuero Penal Federal, y como tal, entiende que en la Justicia nada importa si se tienen pruebas en contra o no para cagarte la vida. Primero te indagan, después te procesan y cuando los plazos procesales se agoten, dirán que no era para tanto y te sobreseen. Las pruebas no cuentan, lo que importa es la forma que tengas de arreglar con el Juez y que esa oferta sea mejor que la del que te quiere cagar. Una gentileza pecuniaria, una agarrada de huevos con alguna causita en contra del propio magistrado o algún detalle de la vida privada que aquel que tiene que administrar justicia no tenga muchas ganas de que se de a conocer. Básicamente, las tres formas en las que se maneja la Justicia a nivel poder.

Y acá no tiene nada que ver en si Macri es o no culpable –de hecho, tuve la oportunidad de chusmear la causa hace un par de días- sino del criterio de menorcuantía que tiene la Justicia para investigar. Así como en pleno escándalo por el aporte de bandas traficantes de efedrina a la campaña presidencial de Cristina, envolviendo a medio Gobierno Nacional, a Faggionato Márquez se le ocurre indagar a De Narváez; habiendo transcurrido no menos de 3 quilombos de espionaje por parte del Gobierno Nacional –incluso cuando Cristina era Senadora, se puteó de arriba abajo con Scioli por ese temita- citan a un tipo porque un tipo de la Federal pinchó el teléfono del cuñado de Macri y de Burnstein. No se trata de estar de un lado o del otro. Se trata de Justicia.

Ahora bien, sabiendo que la Justicia Argentina tira para donde sople el viento, hay que ser muy inocente para encima darle motivos. Designar al Fino Palacios, que tiene más ruido que un remís del conurbano, es un acto de inocencia o soberbia. A joderse.

Como se joden los Europeos por no haber aprendido de Estados Unidos que no quiso hacerle caso a nuestra Estadista, Economista, Ama de Casa, Bioquímica, Periodista, Intérprete, Politóloga, Modista, Intendente ad-hoc, Directora Técnica, Ingeniera Automotriz y Mujer. Así están los yanquees por no escuchar y cagarse de risa de los consejos cristinistas. Las burbujas se derrumban y ellos en la suya, padeciendo las miserias del capitalismo liberal. Ahora la tienen a Cristina allá, dando cátedra de macroeconomía internacional. Porque la patria le queda chica, pero así y todo, nos regala una gambeta, un taquito, un sombrero, una chilena, como hizo el viernes al presentar el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2016, donde también explicó que con ese Plan conseguirán satisfacer la demanda internacional y local. O sea, lo mismo que se venía haciendo solito y sin intervención del Estado hasta Marzo de 2008.

En la península ibérica se sentía Winston Churchill dando clases de liderazgo en Del Viso. Se reunió con Baltasar Garzón, a quién le manifestó su apoyo por su suspensión, aclarando que ello “no es inmiscuirse en asuntos internos españoles, sino todo lo contrario, esto significa una regresión en materia de juzgamientos”. Touché.

Y hace unas horas presenció la reapertura de las oficinas de Aerolíneas Argentinas en España, haciendo hincapié en la marca Argentina. Ningún ejemplo mejor buscado. Publicitar como un éxito una empresa que sigue sumando rojos de a millones de dólares por més, pero que está mejor que en manos privadas, donde tenía rojos de millones de dólares por mes. A la salida, dio una notita para la tele española en la que dijo que había que reformular el capitalismo para que deje de pararse en la especulación fnanciera y se dirija hacia la producción y puso como ejemplo la situación Argentina. Los españoles, después de consultar como funciona la economía argentina, se preguntaban si lo hacía de mentirosa asquerosa, o tan sólo de boluda de tiempo completo.

En fin, más de lo mismo.

Lunes. Que el cielo nos quede a mano, por si en el infierno no quedan más camas.