Modelos del Modelo
Existen experimentos sociológicos que uno puede llevar a cabo aún sin quererlo, como cuando se comparte la cena con esos conocidos que uno se encuentra, indefectiblemente, al menos una vez al año y que siempre vivieron dentro de un termo, del cual no tienen muchas intenciones de salir, total, allí la pasan bien. Son dos tipos que en épocas de la dictadura, la pasaban lindo saliendo de joda, pero que desde 1985 recuerdan como «algo muy feo que no tiene que volver a pasar nunca». En 1983 votaron a Alfonsín porque era lo que había que hacer. Aunque a Raúl de Chacosmús lo putearon hasta en geringoso y en 1989 se debatían entre la esperanza de la revolución productiva de Carlitos Saúl o la seriedad y el orden de Alsogaray, hoy recuerdan con angustia nostálgica que a Alfonsín «no lo dejaron gobernar los sindicalistas.» Los indultos de 1990 les chuparon un huevo, estaban en otra o «era algo que alguien tenía que hacer» y habiendo obtenido un crédito blando a 10 años, compraron departamento, auto y vacaciones en la costa por 30 días. 
En 1995 sintieron la elección entre Bordón y Menem como si tuvieran que optar por cuál de sus hijos salvar, si al tipo que les prometía un progresismo de manual, o al que les garantizaba cuatro años más de viajes económicos, compras baratitas en Jumbo, productos importados y electrodomésticos accesibles. Obviamente, votaron por el Carlo y desde entonces dicen que lo hicieron engañados. En 1998, Cavallo pasó de ser el Mingo de la Gente a un soberbio adicto al poder. De más está decir que ese argumento se olvida rápido y en mayo de 2000 votaron por su dupla con Béliz, pero eso es tan sólo un detalle que queda minúsculo frente al voto a Aníbal Ibarra en 2003 luego de putear por el desastre de la Alianza a la cual, cuando no, habían votado en 1999 porque alguien tenía que acabar con la fiesta para unos pocos. Y garantizar la paridad cambiaria, claro está.  
Aún recuerdo con simpatía la angustia que tuvieron cuando veían esas barbaridades que pasaban con los super chinos desde la comodidad del semipiso. En ese entonces, se preocuparon por dar un perfil más bajo y no sacaron el auto del garaje por varios meses. Por suerte para la coherencia verbal, la devaluación asimétrica les vino como anillo al dedo gracias a un laburito en dólares que pegaron. Cobrando en gringas y con una inflación del 5%, los piquetes de Camino Negro o Ruta 8, dolían menos ya que era algo que pasaba en el conurbano profundo. 
En 2003 tenían miedo que se viniera el zurdaje, así que a la urna llevaron el voto de Carrió. Por suerte para ellos, el Gobierno tuvo un giro progresista de entrada y se puso a negociar la deuda externa, metió al Opus Dei al frente de las fuerzas de seguridad, reprimieron a bastonazo y sangre a cuanto manifestante quisiera tirarse un pedo en inmediaciones de la Plaza de Mayo -así fuera en frente al Palacio Municipal de Aníbal Ibarra- y derogaron las leyes de obediencia y punto final. Ellos se sintieron representados porque alguien tenía que juzgar los genocidas que tanto hicieron sufrir a su generación. Así y todo, llegado el momento de tener que votar en 2007, les pareció buena idea darle una chance a Mauricio Macri en la ciudad, porque «le fue bien en Boca.» 
La crisis del campo la analizaron con los mismos conocimientos con los que podrían analizar el conflicto por el aumento de insumos en el mantenimiento de los camélidos para transporte comercial en el Sahara septentrional: Esta crisis por un par de puntitos de renta no era para tanto, si al fin y al cabo las vacas no necesitan ir al colegio y las plantas crecen solas. No por ello vamos a tener que bancarnos a estos negros vagos de mierda que se la pasan a tinto y faso en las bellas plazas del centro, si al fin y al cabo, el campo somos todos, aunque la Presidenta tiene razón con que la soja es un yuyo al lado de la ruta, si hasta forma de hierba tiene y los agrogarcas son unos desestabilizadores que quieren complicarle la vida a este gobierno lleno de corruptos que se quieren robar el laburo ajeno. ¡Fuerza, Cristina! Que los gorilas paguen las retenciones del gobierno popular y las paguen rápido que ya se viene el abierto de polo y la expo de la Rural.
Fiel al estilo de vida despojado de toda realidad que escape al metro cuadrado en el que se encuentran de pie, disfrutan elaborando teorías conspirativas y realizando investigaciones de dudosa metodología sobre los diversos negociados que podrían producirse en la concesión del carrito garrapiñero en la plaza de Las Toninas, pero Skanska es algo que pasa en cualquier parte del mundo y que si no avanzó la causa judicial, por algo será. 
Les rompe las pelotas pagar impuestos porque saben que no les vuelve a ellos y se van por algún lado. Sin embargo, cuentan con emoción que abonaron una entrada de cine para ir a ver el bodriazo «Revolución: el Cruce de los Andes», bancada integramente con la nuestra. Y aunque putean porque la inflación les está comiendo los ingresos de los verdes que les rinden cada vez menos, se ponen serios al hablar de la Asignación Universal por Hijo a la que consideran la política de inclusión social más importante desde que bajaron los precios de los celulares. 
Aunque Pino los tienta mucho y no saben cómo explicarlo, ya avisaron que en julio votan a Filmus, porque con el progresismo de Ibarra estábamos mejor y, aunque sus hijos fueron toda la vida a colegios privados y hoy se encuentran de intercambio en Londres, la educación pública es una prioridad. Obviamente, en octubre pondrán la boleta de Cristina, ya que alguien tiene que ponerle el freno a estos peronistas de mierda que insisten con saquear el país. Nunca una idea de gobierno, nunca un motivo de elección, nunca un cachito de coherencia. 
En fin, cualquiera puede votar.

Brevísimas:
En Chubut volvieron a votar casi 1900 personas y el candidato de Das Neves volvió a ganarle al candidato de Cristina, que esta vez estuvo más sólo que Shoklender en el día de la madre…y del padre…y del amigo…y del trabajador. Quiero remarcar la actuación de la Junta Electoral que, para que no notemos el paso del tiempo entre las elecciones orignales de hace unos meses y estas, tardaron en procesar los votos de 6 mesas lo que puede tardar Marcelo Bonelli en decir Tres Tristes Tigres.
Beder Herrera salió a pasear por las urnas de La Rioja (0,4% de incidencia en el Padrón Nacional) y dijo que todo se debe a la política de Cristina. El Gobernador reelecto hizo honor a una de las cunas del federalismo y sostuvo que éste triunfo es gracias a las políticas del Gobierno Nac&Pop, que seguirá bancando con giros los sueldos de los 16 mil empleados públicos.
La Presi ya está en México y arrancó contando las maravillas de su modelo de inclusión y distribución de la riqueza, para luego sobarle el lomo a Carlos Slim, agradeciéndole (?) el compromiso con la sociedad del magnate con más denuncias antimonopolio de habla hispana y alguna que otra manchita por emplear en sus obras a gente ilegal, sin seguro médico y que encima tienen el tupé de morirse, en vez de trabajar por dos monedas. Analizan la posibilidad de diagramar una cumbre con los cabecillas narcos para felicitarlos por el espíritu emprendedor y el ímpetu con el que desempeñan su rol en la sociedad del siglo XXI.
Revival Noventista. El Carlo dijo que se presenta para Senador y la vota a Cristina. Sacando el detalle de que Néstor no puede presentarse por la pequeña desventaja de estar muerto, la imagen es interesante. Los Saadi ya volvieron, Pampuro, Aníbal y Alak, nunca se fueron. Casi estamos todos. Denle un carguito a Adelina, llamen a los Fassi Lavalle y larguemos el Plan Pizza con Champán para todos. Aunque hasta en esa copia, son berretas. Si nos van a cagar de hambre, nos van a decir que no pasa nada de lo que está pasando y nos van a refregar en la cara que todo lo hacen por el bien de pueblo desagradecido e hinchapelotas, al menos reabran El Cielo, Caix, La France, La Embajada, Puente Mitre y devuélvannos el uno a uno.

Lunes. Se ofrece abdomen para liposucción. Escucho ofertas.