Mujer
Hoy es el día internacional de la mujer y a esta altura a pocos les interesa saber el orígen. Que si fue por las 146 obreras calcinadas, o por la obtención del voto en Rusia. Supongamos que a todos les importa festejarlo, celebrarlo, disfrutarlo. Freud murió con una sola pregunta sin responder. Qué era lo que las mujeres querían. No pretendo resolver ese enigma ni mucho menos, pero es interesante aprovechar esta edición dominical como para salirme un poco del rol al que estoy acostumbrado representar, porque en definitiva, tal como me dijera una persona muy inteligente, todos cumplimos roles en distintos aspectos, como si fueran papeles asignados en una inmensa obra de teatro llamada Vida.

Lamentablemente para el gremio femenino, contamos con una mujer en la Presidencia que no las debe dejar muy bien paradas. Desde mi punto de vista, lo que hace no tiene por qué afectar lo que los hombres pensamos de las mujeres. Tratarla de fémina inútil, inoperante, enferma, loca, es darle de comer a su obsesión de justificar todo ataque en lo difícil que es ser mujer y gobernar, como si a Elizabeth I le hubiera jodido tener que hacerse cargo del trono de Inglaterra.

Las une el nombre y el género. Una se hizo cargo de un imperio en pleno medioevo. La otra no para de dar lástima en el siglo XXI.
Hay determinadas situaciones de la vida que hace que todos odiemos a nuestro género opuesto. Tanto hombres como mujeres. Situaciones tan estereotipadas que parece mentira que sigan sucediendo. Y sin embargo, aquí estamos.

No me importa si tenés hijos, si no tenés, si no podés, si no querés. No me importa si estás feliz o infelizmente casada, ni mucho menos si estás sola o acompañada. No me interesa saber si se cagaron en lo que sentías y terminaste encerrándote. No tengo intenciones de averiguar si tenes 19, 30, 45 ó 90, si tenés un cuerpo soñado o te sentís totalmente fuera de mercado. Hoy tenés la posibilidad de celebrar algo que ningún hombre puede. Un día dedicado a tu gremio.
Si no sos feliz, se arregla fácil. Si te cagaron, no te encierres. Si sos jóven, disfrutá lo que tenés por delante, si sos grande, aprovechá tu experiencia. Si tenés un cuerpo soñado, no te quedes sólo con eso, si no entrás en ningún canon de la sociedad, aprovechá tu intelecto. Pero por nada del mundo dejes de ser lo que hasta el más extremista de los machistas soñó alguna vez ser por un día. Nunca dejes de ser mujer.

SOCIALES

El día viernes tuvo lugar la Asamblea Inaugural del ciclo 2009 del SUABA (Sindicato Unico de Alpedistas Bloggeriles Argentino). Sucedieron cosas muy interesantes. Para variar, llegué tarde pero con el Señor F. Capitanfla se encargó de la seguridad del eventoi haciendo de las suyas de entrada y contamos con custodia personalizada durante todo el mitín. Se sumaron nuevos afiliados, como Oligarca del Norte, Roberta, Todo x 2 K y Cerriwden, quien se dedicó gran parte de la noche a leerle las manos a quien se las pusiera adelante. Porque todos necesitamos nuestro López Rega. El resto eran todas caras conocidas pero no por ello no contamos con alguna que otra sorpresa, como tener a Solsiyonca de Lata nuevamente entre nosotros y gozando de buena salud acompañado de su angel de la guarda, más conocida como La Colo. Nuestra Barbie Presidente nos deleitó con algunos comentarios excelsos en bipolaridad, Aquiles nos contó de sus aventuras del otro lado de la frontera kirchnerista y Oliverx volvió a sumarse luego de una larga ausencia. Choripanboy nos dio otra clase magistral de sabiduría como sólo él sabe hacerlo y Gabriela estuvo luchando por entrar junto con la cartera en la misma silla mientras, junto a Piscuiza, intentaban controlar a Blackmamba en su raíd de mandarse cagadas. Fede se rajó antes, pero no entendimos si era para irse a una fiesta de disfraces o de la fiesta de disfraces. Little Butterfly llegó tarde pero enseguida se sentó en el medio de la mesa y se puso al día. Stella y Susana no pararon un segundo de hablar, como si la vida se les fuera en ello, pero no es nada que llame la atención a esta altura del partido. Pily fue la última en sumarse y también era su primera visita, pero esta vez no hizo ninguna correción. Creo.

Y yo fui el hombre más feliz de este lado de la vía láctea.

Domingo. Otra vez.