No Pasa Nada
Como ultimamente la Presi no cumple con el rol que le fue asignado (hablar, llorar, mover micrófonos) prefiriendo sacarle várices a las patas de la cama en El Calafate, los funcionarios hacen lo que pueden. Mientras ella estaba abrazada a un pote de Chimbote con Prozac, Randazzo volvió a llevar a los pocos Qom que quedaron en Baires a que vean qué lindo que es estar bajo techo. Esta vez entendió que no podía manguearle café al Cacique y pidió que le tenga el saco de Etiqueta Negra.
En la mesa estaban el impresentable de Claudio Morgado y Nora Cortiñas, quien no dudó en acercarse a pesar de las injurias que recibió de parte de Randazzo un par de días antes. «Fui mal interpretado», refirió el Ministro del Interior visiblemente ofuscado, para luego aclarar que «yo nunca dije que Norita dijera canalladas, sólo afirmé que es una vieja de mierda, metiche y rompepelotas.»
Por su parte, Claudio Morgado justificó el salario de los últimos tres años argumentando que la conflictividad se va a sostener mientras los pueblos originarios sigan reclamando sus derechos. Ante la sorpresa por las declaraciones notoriamente desafortunadas, algunos especialistas sostienen que el láser del implante capilar fue demasiado potente y le quemó gran parte del cerebro, mientras que otro sector de la comunidad científica prefirieron definirlo con un escueto «pelotudo nuclear.»
Van por más. Después de la foto de Mauri con un niña de
Ciudad Oculta en 2007, en el PRO redoblan la apuesta.
 
Mientras todo esto pasaba, la Ciudad de Buenos Aires se convertía en un show de varieté al mejor estilo parisino, pero con menos glamour. Mauricio confirmó sus intenciones de competir por la reelección en la Ciudad, ante un público que no sabía si llorar por la ilusión de la presidencial perdida o por la triste demostración de dotes de baile que Macri insiste en seguir ofreciendo a su público. En la otra vereda, los tres chiflados kirchneristas realizaron un acto conjunto para demostrar que no se odian y que sin importar a quién elija Cristina para perder en la ciudad, los que queden afuera se comprometen a estropearles el futuro.
Cual meretrices en quilombo de arrabal, Bodou, Filmus y Tomada pretenden demostrar un acto de madurez cívica, mientras esperan que la Presi designe a dedo quién es el menos impresentable de los tres. Es una tarea complicada y no quisiera estar en el lugar de Cristina. Mientras Tomada demuestra mayor solidez frente al desprestigio -no habla y no lo reconocen ni los hijos- Boudou le pone garra declarando que le daría vergüenza ser militante de un partido como el PRO. Mientras Tomada casi se atraganta con el agua por la ocurrencia del ex militante de Alsogaray, un asistente despertaba a Filmus, quien afirmó que Macri no pudo mejorar la calidad de vida de los porteños.
En el día de ayer Filmus le puso la tapa a los agoreros de la tristeza que piensan que no se puede causar más gracia y salió a defender la toma del colegio Carlos Pellegrini, afirmando que el reclamo de los chicos se ajusta a la Constitución Nacional y que mientras él fue ministro de Educación, no hubo tomas. El actual ministro, Sileoni, lo contradijo diciendo que la escuela debe ser gobernada por los directivos y no por una asamblea de alumnos, al tiempo que le agradeció a Daniel Filmus la manito que le dio con el tema. Para demostrar que no hay renconres, también le envió un afectuoso saludo a la madre, la hermana, la tía y la abuela de Danielito.
Entre tantas muestras de cariño, la dopada apareció en público para demostrar que esta vez sí encontró el blister. Los periodistas fueron convocados para el anunció del descubrimiento de un pozo petrolífero. Como el hallazgo apenas alcanza para aumentar un 6% las reservas de la nación y la Presi no tiene ganas de volver a maquillarse el resto de la semana, aprovechó las cámaras para decir todos los numeritos posibles y zafar hasta el finde.
Luego de exhibir una muestra de petróleo a la que calificó de «frasquito de análisis», pusieron en pantalla a cinco ganadores del Modelo de Distribución del Subsidio, quienes serían posibles adjudicatarios de una de las 250 viviendas que se construyeron en Pilar, al que la Presi ubicó en el mapa como «Municipio de la Ciudad de Buenos Aires.» A juzgar por las edades de los pequeños infantes en cámara y la fecha de inicio de la adjudicación (2004-2005), suponemos que la madre de los chicos es la hija y/o nieta de quienes se inscribieron hace siete años en el megaplan que inauguraría 420 mil viviendas y que sólo lleva ejecutadas el 25%. Los que tuvieron la suerte de que el Municipio ponga algo de guita encima para hacer una vivienda presentable, zafaron. Al resto, les entregarán junto con la llave de la casa, un casco y un traje de neoprene para sobrellevar algunos pequeños detalles de construcción como hongos, humedad y desprendimiento de mampostería.
Después le pegó la onda Zen y habló de la armonía como fin a alcanzar por el ser humano desde el inicio de la humanidad, para luego tratarnos de boludos por ponerle trabas al proyecto. Como la cosa pintaba aburrida y los de la UIA no paraban de jugar al solitario con los celulares, sorprendió con una gambeta de magia oral: No es que sea ingenua, no soy Heidi, ni lo quiero ser, tampoco tengo edad para serlo, tampoco hay ningún abuelo como para que pueda decir que es el abuelo de Heidi, o sea, no hay Heidis ni abuelos. ¡Barrilete Cósmico! 
Para finalizar, comparó a los gremialistas que bloquean las petroleras -de Moyano- con los golpistas del campo por querer desestabilizarla con bloqueos, aunque resultó curioso su concepto de sindicalismo, que según sus propias palabras, no tendría que protestar si ya hay trabajo.
A nivel internacional, Cuba se cansó de no ser noticia desde que se cayó la Unión Soviética. La Revolución ya no es lo que era. Ahora les permiten comprar y vender automóviles. ¿Qué sigue? ¿Poder decir lo que se piensa sin terminar en cana? Lo que no quedó claro es si los negros que empujan los carros irán incluidos en el formulario 08, o no. Los Castro ya entendieron que el sueño de la Revolución Permanente con el que soñó Trotsky, no es tan redituable. Sobre todo desde que no les entra un billete más en las arcas, un poco por falta de verde, otro poco por falta de espacio. Puede ser que dentro de algún tiempo, esa raza tan extraña que tenemos en Argentina de progresistas que defienden la tiranía castrista, pueda recibir a los cubanos y les explique que están equivocados y que es mejor cagarse de hambre, opinar con una bota militar en la cabeza, prostituirse para parar la olla, pero tener una medicina aceptable y la soberanía absoluta.
Nosotros, entre tanto, le ponemos onda, pero no pasa nada. No nos queda ni la adrenalina de viajar en Subte en medio de una pandemia por la gripe A y tod
avía nos preguntamos qué hacer con todos los frasquitos de repelente de mosquitos que compramos por la paranoia del dengue. Nada que nos emocione, como a los Romanos, que están paranoicos porque un tano predijo que habría un terremoto hoy. Tendremos que conformarnos con esto, a la espera del primer escándalo de Bailando por un Sueño. 
Miércoles. No pasa nada.