Tudo Legal
Es normal que le peguemos al Gobierno Nacional. Es normal que le peguemos al Gobierno de la Ciudad. Cae de maduro el de hecho de que no hay nada ilegal que nos caiga en gracia. Ahora, al menos yo, me planto en un lugar de cero simpatía por todos los personajes que se encuentran detentando el poder de decidir nuestros destinos o administrar nuestros baches.

Pero lo que para algunos es justo, para otros no lo es. Y es que el concepto de justicia es tan subjetivo que la misma pasa a ser una utopía. A algunos les parecerá justo que Mauricio Macri esté procesado por el mismo delito –mismas acusaciones- por el cual sobreseyeron a Guillermo Montenegro. A otros, o por qué no, a los mismos, les parecerá injusto que un Juez Federal haga tremendo cabarulo por unos telefonos pinchados, cuando él mismo hace exactamente lo que busca castigar.

En fin, lo cierto es que está lleno de personas que les encanta mirar la paja en el ojo ajeno cuando tienen una cabaña colgada de sus pestañas. Que el diario El Argentino imponga como verdad absoluta que Miguel Ángel Toma es el cerebro tras las maniobras de esquive del macrismo y, en la misma nota, hacer una referencia de la vida política de Toma en la que lo “vinculan” a la renovación del peronismo de 1983 junto a Manzano y Grosso, pero evitando recordar que aquella renovación partidaria fue la que permitió que un pelmazo amigo de gorilas matasubversivos y secuestradores de niños llegara al poder en una provincia de 200 mil habitantes.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº7 tiene una costumbre non sancta. Es lógica dentro de la Secretaría 13 el armado de causas, en la que tienen una cancha única. Redactan un acta en base a un llamado telefónico anónimo –nada que no se haga en otro Juzgado de Instrucción- y en un par de días te citan a indagatoria. Hace poquito les salió mal. Citaron a la encargada de un prostíbulo como testigo en una causa contra un oficial de la federal y la mina dijo que el dueño del prostíbulo es un tal Gustavo Russo, “abogado y que trabaja en el Poder Judicial”. Hasta ahí, nadie podría negar el espíritu emprendedor de algunas personas que buscan ramificarse en todos los ámbitos productivos. Pero Gustavo Russo es el titular de la Secretaría que estaba investigando la causa. Y Oyarbide se hizo el pelotudo.

No es muy distinto a lo que ha sucedido ahora. Oyarbide sobreseyó a Montenegro antes que la Cámara de Casación diera visto favorable a la recusación del Magistrado presentada por el Ministro de Justicia y Seguridad Porteño. Y es que cuando él actual funcionario del Gobierno de la Ciudad era Juez Federal, denunció a Oyarbide por intervenciones telefónicas ilegales. Era lógico que si Casación decía que sí a la recusación de Montenegro, a Oyarbide le sacaban la causa enterita. Y eso no podía pasar. Porque más allá de los sorteos de causas por los Juzgados que dibujan una supuesta imparcialidad de la Justicia al asignar quien investigará, todo se arregla.

Por eso se inició la causa contra Macri, Montenegro y Narodowsky con una denuncia de Burstein, que justo ese día estaba en Estados Unidos. Con Cristina.

Puntualmente, a mi no me calienta tanto. No se si es la sonrisa de Rodriguez Larreta, que me hace acordar al gato de Alicia en el País de las Maravillas. O tal vez sea la mirada de Macri. O en una de esas sean sus políticas de gestión. Lo que realmente me preocupa es que, si a un Jefe de Gobierno, con toda la exposición pública que tiene y con todos los mecanismos de defensa que puede llegar a obtener, se lo puede levantar como tereso en la pala con tanta facilidad; usted y yo, que somos dos bacterias en el universo cristinista, compremos un San Expedito, una Cruz de San Benito, hagamos un par de güalichos, traigamos un ekeko boliviano y algún chamán de oriente. No vaya a ser cosa que terminemos procesados por quejarnos de la inflación.

Pero esta es la Argentina. Ese país en el que todos los santos días, el dueño de un cementerio clandestino acusa a otro de tener un cadáver en el placard.

Mientras los defensores de bestias del arte político ya me van acusando de macrista asqueroso y gorila golpista, en el día de hoy Clarín dice que Alfonsín es candidato a ganar la presidencia en 2011, La Nación refiere que los diez barrabravas expulsados de Sudáfrica forman parte de una agrupación kirchnerista y mientras Perfil se queja de la falta de libertad de prensa en cada edición de la Revista Noticias, en su diario publicó que Argentina ni existe entre los países más jodidos para ejercer el periodismo. Y es que confundimos gordura con hinchazón, censura con asesinatos y sugerencias con picanas.

Por suerte, tenemos el nuevo emprendimiento de Spolsky para ver la verdad de la realidad realista argentina. Tiempo Argentino dice que la imagen positiva de Cristina está en el 53,3%. Los encuestados se quejan. El 30,1% refirió que no le molesta que el zombie quinceañero de película de terror ochentona hable las 24 horas siempre y cuando no sea en cadena nacional. El 16,6% fue más duro y dio su consentimiento para una rivotrilización masiva. Finalmente, el 53,3% dio su manifestación positiva a que le pusieran una cinta en la boca.

Lunes. Feliz día del Periodista. Si queda realmente alguno dando vueltas.