Un cuento chino

Año 2008, Ecuador. El gobierno de Rafael Correa se tienta en construir una represa en el Codo Sinclair. Gracias a buenas relaciones internacionales, el gobierno Chino sale a ofrecer de recontra buena onda la guita para financiar el 80% de la construcción, el equivalente a unos 1.2 mil millones de dólares. ¿Devolución de favores? Nada que no se le pida a un amigo: que la constructora sea la empresa estatal china Sinohydro Corporation y que el préstamo se tramite a través del Export Import Bank of China. La obra debía estar terminada para 2015.

–|–

Pronosticaron una inflación para el 2021 del 29%. Fue del 51%. Un error de unos 21 puntos le puede pasar a cualquiera, es la inflación de 28 años de Japón o de 24 años en Bolivia. Solo la diferencia, eh, que si vamos al total es más de medio siglo boliviano. Propusieron un dolar a 103 y cumplieron en las casas de cambio de la isla de la Fantasía, dado que el resto de los mortales que habitan suelo argentino pudieron acceder a una cotización a 184 pesos con un límite irrisorio de 200 dólares, o pagar 220 pesos en la calle. Pronosticaron una expansión del PBI del 5,5% y finalmente fue del 9%. ¿Sorpresa positiva? No, mayor discrecionalidad en la asignación de recursos que ingresan “por fuera de lo previsto” y que, por lo tanto, puede redireccionarse a donde se les cante. 

Para 2022 Guzmán pronosticó una inflación del 33%. El año anterior se le cagaron de risa, en este ya lo miraron con el rostro habitual de quien se pregunta si la otra persona es idiota, loca o cínica. Para este año, los mismos que embocaron el 50% del 2021 anuncian un 60% de inflación con un margen de error de más/menos 3 puntos. Y el crecimiento que Guzmán anunció en un 4% se lo tiraron por la cabeza pero no por subestimarlo nuevamente, sino porque nadie en el mundo –literalmente– cree que el país pueda superar un magro 2,5%, con lo que sumados los crecimientos del 2021 y este año, recién estaríamos a los niveles de la pre pandemia, pero con el bolsillo descosido. Básicamente, que el crecimiento del 2021 fue el rebote de un ladrillo que cayó de la terraza. 

–|–

Año 2019, Ecuador. La represa sigue en obra. En medio, el gobierno ecuatoriano se encontró con otro regalo chino: las condiciones eran más duras que las del FMI, según las propias palabras de Correa. La joda se solucionó como corresponde entre amigos: China elevó la tasa de interés a un exorbitante 7,35% y, como la obra se retrasó por culpa del constructor chino, con fallas, rajaduras por todos lados, riesgo de derrumbe y a la mitad de la generación energética prometida, Ecuador pasó a deber unos 2.5 mil millones de dólares al banco chino. Pero amistosamente, eh. 

–|–

Hay mantras económicos de los que no podemos culpar a la ignorancia. No hace falta ser una luminaria para saber que el Covid no arruinó todas las economías. Casi todas las economías del mundo tuvieron un cierre 2020 a la baja y un 2021 al alza. ¿Nosotros? Igual, pero celebramos estar en zona de descenso como si hubiéramos ganado la Copa del Mundo. Y mejor dejo para los psiquiatras a los justificadores seriales que te dicen que “hasta Estados Unidos tuvo inflación” en 2021 por el 7,5% anual inaudito de la economía norteamericana, marca que nosotros batimos en 45 días. 

Tan querido era Guzmán por Cristina que terminó por aplicar el mismo “modelo económico de redistribución de la riqueza con base en matriz productiva diversificada” como le gustaba llamarlo a la expresidenta. Tan igual todo que se le dio a la impresora de billetes como si se tratara de un carnaval carioca en el que los papelitos caen del techo con formas rectangulares. Todo tan igual que se aumentaron aún más los impuestos con el verso de redistribuir lo productivo entre los que no producen, se aumentaron los subsidios, se elevó la brecha cambiaria a las nubes y se aumentaron las retenciones. No quedó ni una medida del planazo de Kicillof. Por si faltaba algo, la reducción de los subsidios la hacen igual que entonces. 

–Contá quice cuadras para cada lado de Libertador y sacale los subsidios, Juan Carlos.
–Pero a la altura de Nuñez no tengo casas hacia al río.
–Ahí contá treinta para el otro lado.

–|–

Corría el año 2010 cuando al gobierno de Sri Lanka se le abrió la puerta al paraíso: agobiado por la crisis económica, China le tendió una mano y le otorgó un crédito para la construcción de un puerto en Hambantota por 307 millones de dólares. ¿La condición? Poquitas. La empresa constructora no podía ser otra que la China Harbour Engineering Company y no había posibilidades de renegociación de deuda. 

Los estudios afirmaron que el proyecto sería un fracaso, dado que casi toda la ruta marítima prefería otro puerto. Y fue un fracaso, no más: solo 34 barcos por año aceptaban atracar en el flamante puerto y el gobierno no tenía cómo juntar la guita para devolver a China. Más que nada porque la gastaron en pagar otras deudas. El gobierno chino, comprensivo, decidió darle otra mano misericordiosa a sus pobres socios en crisis y le prestó el equivalente a otros 750 palos verdes pero mandó la tasa de interés a las nubes. 

–|–

No hay un ricachón fuera del corredor norte; no hay ningún laburante con problemas para llegar a fin de mes en todo Palermo. Por suerte para Pérez Companc, no entran en el mapa ni él, ni su mansión ni su autódromo privado. Tuvieron piedad con Goyo, uno de los pocos multimillonarios que aún residen en la Argentina. 

¿Transporte? En 2012 le tiraron los subtes a la ciudad sin subsidios. Si aumentaba el pasaje era culpa de Macri. Hoy revolean los colectivos sin subsidios y si aumentan es culpa de Larreta ya que, los cráneos del ministerio de Transporte –todos porteñitos moyanistas que no toman un bondi desde la facultad– dicen que “no es necesario aumentar el boleto” que hoy recibe 14.200 millones de pesos de subsidios. “Pueden reasignar partidas”, sugieren a la ciudad que recibe el 1.2% de lo que aporta a la recaudación. El ajuste es el otro. 

El día que se investigue el tongo de los subsidios al transporte no queda ni el loro. En realidad debería decir “el día que se vuelva a investigar”, porque es uno de los casos por los que fue en cana Ricardo Jaime. 

–|–

Para cuando Sri Lanka quiso darse cuenta, le debía 8 mil millones de dólares a los chinos y el puerto era un fracaso. Agobiados ante la imposibilidad de pago, China aceptó una salida alternativa: quedarse con la operación del puerto. ¿Hasta que se salde la deuda? No, por un siglo, se pague o no se pague la deuda, dado que China no aceptó compensarla con la operación del puerto que, mágicamente, comenzó a ser redituable por recibir una infinidad de barcos. Barcos chinos, claro. 

–|–

China recibió a Alberto con la contundencia de un gigante que se tropieza. La burbuja inmobiliaria, gran motor de la economía interna, les explotó con una caída de casi el 40% interanual. Anne Stevenson-Yang, analista de capitales chinos, contó angustiada que “a una pareja de clase media le tomaría 47 años comprar un apartamento pequeño, de unos 90 metros cuadrados, en Beijing o Shanghái, si tanto el esposo como la esposa pudieran ahorrar el 100% de sus salarios para la compra”. 

Novatos. En la Argentina les llevaría esos años comprar uno de 40 metros cuadrados. Pero como no hay crédito y nadie vive del aire, solo del ahorro y si la economía no cayera más, les costaría unos 104 años. ¡En tu cara Xi Jingping!  

Cuando escribí “Te pido mil disculpas, China”, varios coincidieron conmigo en un punto: por más que el mundo se ofenda verbalmente, con China “es más complejo”. Tan complejo que por lo que China hace en un par de días, a otros países los embargan. Dinero mata Derechos Humanos e ideología. O sea: lo mismo tengo para decir de Singapur y su milagro económico a fuerza de un autoritarismo sin igual. 

Y ahí va el comentarista de La Paternal a pasear con Putin y Xi Jingping sin detenerse a pensar que sus propias disidencias con Cristina le costarían la vida en esos países. Pero eso sí, ahora presidiremos el informe por la violacion a los DDHH contra la Uigures. Pueden quedarse tranquilos los miembros de esta minoría recluida en campos de concentración de donde no vuelven, ya que Alberto ha dicho que “nos sentimos muy identificados con todo lo que fue el trayecto de la Revolución hasta el presente, que ha puesto a China en el lugar central que ocupa en el mundo”. La revolución más asesina de la historia del siglo XX. Por lejos. 

Lo bueno es que en esa sí podemos ponernos en el lugar de China, no por la magnitud, pero sí por lo pasivos que somos para aceptar y mirar para otro lado mientras el Gobierno pasa por arriba cualquier derecho personalísimo, como ocurrió durante la cuarentena más larga del mundo mientras muchos colegas se repartían entre ponerse la remerita de Pedro Cahn o festejar que le estábamos ganando a Suecia. La gran tragedia argentina es la manía compulsiva de convertir en épica cualquier gran tragedia. 

Por si nos quedaba alguna ironía por quebrar en pedacitos, el Presidente que ahora sí Preside llegó a Barbados y allí lo esperaba Juan Cabandié. Primero se lo tuvieron que presentar a Alberto, que cuando le explicaron que era su ministro de Ambiente tuvo que hacer memoria. Luego participaron de un encuentro sobre cambio climático con la experiencia de tener un país prendido fuego. Literalmente: 

Siete focos activos en la provincia de San Luis, tres en Río Negro, dos en Buenos Aires, dos en Santa Fe, uno por provincia en Salta, Formosa, Catamarca, Mendoza y Chubut. También se quemaron Tierra del Fuego, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Neuquén y Córdoba. No se nos prendió fuego la Antártida de pedo, pero tenemos la cara de dar clases sobre cuidado ambiental desde un país en el que, cuando sopla viento sur, el olor a mierda del Riachuelo provoca náuseas en la Casa Rosada desde 1822, cuando ni existía. 

Merqueros del verso, no hay una que les pueda creer. Ni una. 

–”Vamos a volver a potenciar el Mercosur”. Alberto Fernández, 14/10/2019

–”Voy a ayudar a que las exportaciones crezcan”. Alberto Fernández 14/10/2019

–»Una devaluación sólo generaría un aumento de los precios internos». Matías Kulfas, 26/10/2020

–”Voy a recomponer esos salarios y voy a recomponer las jubilaciones; vamos a dejar de pagar los intereses de las Leliq”. Alberto Fernández, 29/07/2019

–”No hay ninguna posibilidad de que exista Coronavirus en la Argentina”. Ginés González García, 23/01/2020

–”Vimos a un idiota que se escapó de su casa y parece que apareció en Ostende. Esos personajes van a tener que explicarle mucho a la sociedad argentina la desaprensión para con el otro; la Argentina de los vivos, que se zarpan y pasan por encima de los bobos, se terminó; hablo de la salud de la gente y no voy a permitir que hagan lo que quieran». Alberto Fernández, 25/03/2020.

–”No tengo la menor idea de cómo me contagié”. Alberto Ídem, 3/04/2021.

–”La complicación la quieren poner porque la señora hizo una comida que puede ser criticable. ¿Qué va a hacer el marido, llegar y llevarla a la habitación y pegarle dos piñas porque cometió un error de esas características? Se equivocó, qué se le va a hacer, la única opción que tenía él era participar”. Aníbal “Fuego Amigo” Fernández, 13/08/2021

–”Mi querida Fabiola convocó a una reunión, a un brindis, que no debió haberse hecho. Me doy cuenta que no debió haberse hecho y lamento que haya ocurrido”. Alberto Fernández, 13/08/2021

–”Algunos fueron tan miserables que dijeron que le eché la culpa a mi compañera». Alberto Fernández, sobre los que lo escucharon decir que la culpa fue de su compañera, 16/08/2021

–»No entendemos por qué Pfizer tiene tantas exigencias de inmunidad y prevención, es como si no le tuvieran fe a la vacuna». Ginés González García 29/12/2020

–“Me parece repugnante que, de nuevo y de manera injusta, inadecuada y fuera de derecho se use a la Justicia para perjudicar a los que tienen que ser cuidados; es absolutamente inaceptable, la Provincia no va a dejar que ocurra, preferimos ser antipáticos con algunos, que ser absolutamente irresponsables y hacer política con la vida y la muerte”. Axel Kicillof sobre el regreso a clases. 19/03/2021

–”No se va a detener la vuelta a la presencialidad en las aulas”. Nicolás Trotta, 14/04/2021 por la tarde. 

–”Se cierran las escuelas en el AMBA por quince días y se vuelve a la virtualidad”. Alberto Fernández, 14/04/2021 por la noche. 

–”Hay que ir a las escuelas y ver en las salidas cómo se agolpan las madres, cómo los chicos juegan a cambiarse los barbijos. Hablé con maestros de escuelas de chicos con capacidades diferentes. ¡Lo difícil que se les hace trabajar con esos chicos que no entienden la dimensión del problema sanitario que enfrentan!”. Alberto Fernández, 15/04/2021. 

–”Es incomprensible el regreso a la presencialidad en CABA”. Lo que quedó de Nicolás Trotta, días después. 

–”Nosotros no avalamos bajo ningún punto de vista ninguna instancia de trabajo dentro del aula con esas características”. Nicolás Trotta, 26/08/2021 sobre una docente psicótica a los gritos contra un alumno disidente.

–”Que haya tenido ese debate es formidable, porque abre la cabeza e invita a pensar”. Alberto Fernández, 27/08/2021 sobre la misma docente psicótica que debatió contra ella misma y no le abrió la cabeza a su alumno de milagro. 

– «Prefiero tener el 10% más de pobres y no 100 mil muertos en la Argentina». Alberto Fernández, 14/04/2020

–”Si Cristina Fernández no tuviera fueros, estaría presa». Sergio Massa, 01/10/2018.

–“No pudieron avanzar porque las mentiras fueron muchas y las pruebas eran inexistentes, porque el pueblo la eligió y le dio fueros, y porque atrás estaba el peronismo“. Alberto Fernández, ex jefe de campaña de Massa, sobre Santa Cristina de Recoleta. 6/11/2021

–”Hay un punto en el que el Presidente soy yo”. Eso. 31/01/2022

 

El listado podría extenderse al infinito porque si hay algo que ha caracterizado a los integrantes de este Gobierno es que les gusta hablar hasta cuando el silencio es la única opción. Se quitaron de encima las cadenas nacionales periódicas de Cristina por considerar que molestaban cuando lo que más irritaba era su contenido, el desprecio por la verdad refregado en la cara y de forma obligada. 

Cambió el medio, el contenido es igual: la nada misma disfrazada de verso. Relato, puro y duro relato. 

–|–

¡Ah! Somos uno de los principales deudores de China. Nada, para que sepan, no más.

 

Un verso de acá a la China. Este sitio se hace y mantiene con esfuerzo personal. Si te gustó y tenés ganas, te acepto un cafecito pagado en billetes crocantitos argentinos:

Invitame un café en cafecito.app

 

Y si estás fuera de la Argentina y querés invitar igual:

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Qué son los cafecitos? Aquí lo explico.