Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Y todavía se preguntan por qué perdieron

Y todavía se preguntan por qué perdieron

Por esas cosas gratificantes que tiene la vida, ayer me tocó cubrir el bunker del Frente para la Victoria. No es que uno sea un sadomasoquista, pero convengamos que no podía imaginar mejor broche de oro para estos años que verle la cara a Scioli al reconocer la derrota, a Karina lagrimeando, a Zannini con cara de flato contenido, y a toda esa manga de vendedores de autos con papeles truchos que venían a representar el cambio de lo que haya que cambiar y la continuidad de lo que haya que continuidar, construyendo de abajo hacia arriba, con fe, con esperanza, con ypeéfe, desendeudamiento y papafrancisco.

Reconozco que cerca de la hora de ingreso se me llenó el upite de preguntas. Sin embargo, el trato ameno y absolutamente respetuoso con el que fui recibido me relajó bastante. Eso y el detalle de que Scioli dejó a toda la militancia fuera del bunker. De un Luna Park a un auditorio con cuatro hileras de doce butacas y la muchachada afuera. Sospeché que los números no daban bien sin necesidad de recurrir a ningún boca de urna: los sánguches eran de salame.

Luego de recorrer las instalaciones y notar que los turros no prendieron ni el aire acondicionado, me dispuse a disfrutar del desfile de personajes. Alberto Pérez fue el primero en aparecer. Dijo que no había tendencia, pidió un aplauso para la militancia: aplaudieron él y los que lo acompañaban. No le avisaron que el resto éramos periodistas. A la media hora salió Diego Bossio con tres inviables de remera. Dijo que no había tendencia y se fue. Un rato después salió Gustavo Marangoni. Dijo la misma sarasa y se fue.

Nos llegaron rumores de que había piñas afuera, pero sólo se trató de un suicida al que no se le ocurrió mejor forma de quitarse la vida que meterse en la Plaza de Mayo a gastar a los kirchneristas. Los números de la Dirección Nacional Electoral se gritaban en voz alta como si se tratara de un bingo. Los cargadores portátiles de teléfonos eran más cotizados que un sánguche como la gente.

Mientras empezaba a correrse la voz de que había un dealer de medialunas de manteca en el recinto, nos llegaban las imágenes de la fiesta en el bunker de Cambiemos. Al que parece que también le llegó la imagen fue a Scioli que decidió postergar su salida de las 21.00 horas para las 22.00. Tanta espera, tanto calor, tanto olor a salame para que Scioli aparezca, reconozca la derrota, salude y se vaya. En mi caso particular, valió la pena.

No había nada más para hacer y me retiré del lugar esquivando gente que lloraba, gente con chombas naranjas de Lacoste y un periodista al que le pegó duro la última paritaria y se guardaba sanguchitos en la mochila. En la puerta, el auto de Scioli salió arando y frenó de golpe porque el todavía gobernador bonaerense se dispuso a atender a la prensa y repetir lo mismo que ya había dicho minutos antes. Los que no lo vieron fueron los del auto custodia que chocaron entre sí. Definitivamente no era el día de Dani.

En Costa Salguero, Macri insiste con la joda de sacar a bailar a Gabriela Michetti. Afuera del NH, los de Quebracho llegaron para gritar «Patria sí, colonia no» y mientras el turro de Fernando Esteche tuiteaba «Derrotados las pelotas, vamos a frenar la entrega de un modo o de otro», el demócrata Scioli bajó a saludarlos. Los revoltosos se fueron con su revolución del NH a pasear por Diagonal Sur. Ahí me encontré con los pibes de La Cámpora que convirtieron un velorio en una fiesta y cantaban aún en llanto. Al grito de «ya van a ver, vamo’ a volver», desconcentraron la Plaza y en el camino decoraron algunas paredes con frases para que recordemos el notable compromiso con el bien común de la Nación, como «Macri prepará el helicóptero».

Lo triste de mi generación, los que salimos a la vida cívica en el año 2000, es que somos muchos los que no nos sentimos enamorados, políticamente hablando, por nadie y, en algunos casos, lo trasladamos a todos los ámbitos. Todo blanco o todo negro, sin matices. Por eso nos cuesta entender a los que terminan llorando porque perdió el kirchnerismo. Es como si todo aquello en lo que creían se hubiera muerto. La muerte del padre, ése que todo lo protegía, al que podían recurrir para que los cuide mientras pasaban sus vidas puteando a todos los demás.

Nunca voté convencido por nadie –ayer no fue la excepción– pero siempre me sentí convencido de quién no quería que gane, aunque nunca me funcionó. Es así, estimado amigo ya exoficialista: sus victorias siempre fueron gracias a que no había nada mejor en frente. Y eso es demasiado si tenemos en cuenta el nivel de estadistas made in La Salada que nos enchufaron como faros políticos de la socialdemocracia del siglo XXI.

Lo que me mata de risa es que, con todas las contras que podría tener Mauricio Macri en base a los prejuicios idiotas hacia el que tiene guita o fue criado en cuna de oro –como si Cristina no durmiera sobre fajos de dólares o los desempleados de sus hijos no hubieran crecido con todos los lujos pagos– la gente votó a ese Macri. Hay personas que creen que se la van a empomar el año que viene y lo eligieron igual. Noten lo que han hecho que con todo lo que dijeron perdieron.

Si la única verdad es la realidad, ésta es tan subjetiva como la percepción que tenga cada uno de ella en base a sus parámetros, educación, traumas y experiencias. El kirchnerismo se construyó como el enemigo de cientos de realidades que crearon. Allí no importó que muchas de esas realidades fueran incompatibles, como ese detalle de señalar a los ricos con un Rolex Presidente bailando en la muñeca. Los ejemplos se multiplican hasta el infinito. La última de sus grandes realidades –inaugurada en 2007 por Néstor Kirchner para bancar al perdedor serial Daniel Filmus– es que Macri es el cuco. Y se lo creyeron. Y ganó el cuco. No hay terapia que supere eso, pero bueno: es el problema de los fanatismos.

Fíjense todo lo que han dicho que pasaría si gana Macri y más de la mitad del electorado lo votó igual. Por mi parte no es que esté contento porque ganó Macri, ese es un detalle, si total es cuestión de –poco– tiempo para que empecemos a ser tildados de kirchneristas ante el primer detalle que no nos guste de la gestión. Pero sí estoy contento porque perdió el kirchnerismo. Sí, suena a revanchista o lo que quieran, pero no jodamos, es un sentimiento puro, natural y habitual. ¿O acaso no celebrás cuando el que te hizo bullying durante años finalmente queda expuesto? Acá nadie podía protegerte del abusador porque era el mismísimo director de la escuela.

Ayer, mientras veía las lágrimas afuera del bunker que montó Daniel Scioli, escuché a una romper en llanto y gritar que no entendía porque la gente votaba así. Confieso que me dio un poco de angustia por empatía. Pero a la tercer persona que escuché preguntarse lo mismo –insultos al mundo más, insultos al mundo menos– me di cuenta que realmente creyeron todo. No es que no lo supiera, pero una cosa es una hipótesis y otra es probarla.

La respuesta es simple y se resume en recordar qué pasó desde octubre de 2011, el pico de éxito del kirchnerismo, para acá. En el mismo discurso de festejo de Cristina, la Presi la pudrió cuando, luego de pedir respeto por el derrotado Hermes Binner, dijo que del lado del kirchnerismo estaba la bandera y la historia de la Patria. La siguió en el día de la jura, cuando hizo que su propia hija le colocara la banda presidencial, rompiendo protocolos y dando el mensaje al mundo: gobierno sola, sin control y sin que nadie me rompa la ilusión.

En nombre del 54% se peleó con todos, incluyendo a los que habían aportado en buena manera a ese 54%: los sindicatos. La economía, los avances sobre la Justicia y las relaciones internacionales son cuestiones políticas, pero en nombre del 54% también se llevaron puesto todo. Y cuando no quedaban dudas, la todavía Presi lo confirmó luego de días de silencio tras la muerte de 51 personas y una por nacer, cuando lloró y gritó «Vamos por todo». Y mierda que cumplió.

Y si se preguntan en serio por qué pasó lo que pasó anoche, la podemos seguir. Porque se pasaron años en silencio sin enterarse de que gobernaba el kirchnerismo hasta que decidieron «comprometerse» porque estaba de moda. Porque muchos son militantes de velorio que se sumaron para putearnos porque encontraron la excusa perfecta para canalizar todos sus traumas y frustraciones. Porque en sus locas cabecitas, si no tienen acceso a la vivienda y todavía están esperando que palmen sus viejos para ser dueños de lo que sus padres ya eran propietarios a la misma edad, es culpa del sistema financiero, que controla el Gobierno.

Porque se metieron en todos y cada uno de los rincones de nuestras vidas, decidiendo hasta en qué orden tenían que estar los canales de televisión para que sea «más pluralista». Porque hicieron que por primera vez notáramos la relación directa entre la corrupción del Estado y el daño provocable. Y eso nos costó medio centenar de muertos en un choque ferroviario absolutamente evitable. Porque Boudou, porque Ciccone, porque los Pomar y porque Candela. También porque Lorenzino se quería ir, porque las patoteadas de Moreno, porque Micelli, porque el dedito acusador de Kicillof. Y porque los buitres, porque las cadenas, las eternas cadenas, las imposibles cadenas, porque los llantos televisados, porque la terapia transmitida, porque llorar en silla de ruedas, porque Nisman.

Porque trazaron una raya en el piso, nos colocaron del otro lado y empezaron a putearnos y escupirnos ante la necesidad de culpar a alguien de sus propias miserias nunca tratadas en terapia. Porque hasta hace 15 minutos, en el mismo lado de la raya nos enchufaron a Daniel Scioli, el que manifestó su deseo de ser presidente hace un par de años y lo trataron de golpista, conservador, retrógrado y candidato de Magnetto y de los fondos buitre. Y como hicieron siempre, de un día para el otro, dijeron que no era tan así, que era lo más mejor del universo todo.

Porque convirtieron al Gobierno en una máquina generadora de excusas. Que si hay un apagón generalizado por culpa de la desinversión provocada por años de subsidios sin control alguno al sector energético, es que alguien bajó la palanca. Que si hubiera sido sábado, en Once morían menos personas. Obviamente, que Nisman era putañero y se merecía la violación porque le gustaba salir a la calle de minifalda. Que los padres no biológicos de hijos de desaparecidos merecen ir todos en cana, menos los del nieto de Carlotto. Que la culpa de sueños compartidos es de Schoklender y no de los delincuentes que le dieron cabida.

Que a una ciudad de La Plata devastada por el agua y la muerte, Cristina les dice que ella sabe lo que es una inundación porque una vez se le rebalsó el lavarropas cuando era chica. Que esto es Harvard y no La Matanza, que siempre fue una exitosa abogada sin matrícula, que Fariña y Elaskar vendieron ficción, que la diabetes es una enfermedad de gente rica, que los abuelos que quieren enseñar a sus nietos el valor del ahorro son unos viejos amarretes, que el mundo se derrumba como una burbuja –porque en el curioso mundo de Cris, las burbujas no explotan, se derrumban–, que dar la cotización del dólar blue es como dar el precio de la cocaína.

Que el pacto con Irán no es una claudicación sino la necesidad de tranzar con los sospechados de dinamitar a 85 compatriotas, que todos los que vistieron uniforme en la dictadura son demonios menos el imputado Milani. Que lo importante es tener créditos de 50 cuotas, que pretender seguir consumiendo es de cipayos, que el Ahora 12 es una política de Estado.

Porque a Cristina no le alcanzaba con ser la Presi y tenía que sentirse «un poco la madre de todos». O ser una arquitecta egipcia. O capitana de la patria, reencarnación de Napoleón, contadora sin balances, médica, ingeniera, bioquímica hachedoscero, sabelotodo de todo, habladora sin saber profesional.

Por si todavía siguen sin encontrar la respuesta, paso a lo personal. A lo largo de la década larga ganada me tildaron de facho, cipayo, gorila y golpista. También me llamaron agrogarca, aunque la única tierra que tengo es la que se le junta en los muebles, y vendepatria de una patria que nadie querría comprar con nosotros adentro. No faltó la tilde de neoliberal beneficiado por un gobierno que terminó antes de que yo termine la secundaria. También me dijeron que soy cómplice de una dictadura que se acabó cuando yo tenía once meses de vida. Y fan del nazismo que finiquitó 37 años antes de que naciera. Y ni hablar de eso de que el facho siempre son los otros.

Me acusaron de falta de solidaridad cuando siempre somos nosotros los que salimos a donar lo que no nos sobra para ayudar a la gente que el Gobierno abandona. Los que se sumaron a este blog en los últimos años, es probable que desconozcan el clima que se vivía en el submundo de Internet en la era en la que los grandes medios no lograban adaptarse al juego del kirchnerismo. Nos insultaron mil millones de veces, nos amenazaron otras tantas, nos apretaron y, lo que más duele, nos ningunearon como ciudadanos.

Y yo no soy eso que dicen que soy.

Discúlpenme si no me pongo a llorar con ustedes o si no logro quedarme callado la boca, pero me han basureado tanto, pero tanto, que no puedo evitar que se me escape una leve sonrisa. Eso me hará menos cristiano y podrá no quedar muy en línea con el discurso integrador del presidente electo, pero no me digan que no es humano.

Si las tardes de cadena nacional las hubieran dedicado a jugar al fútbol con amigos o a visitar a la familia en vez de pasarlas viéndola desde abajo, si en vez de defender lo indefendible hubieran frenado cinco segundos a preguntarse qué estaban defendiendo, si hubieran dedicado un cachito de sus días para poner las energías en armar algo que los trascienda a ustedes y no en bancar a personas que les decían que los querían mientras se forraban en guita, quizás no habrían vivido la jornada de ayer como si se tratara de un velorio. Ganó uno, perdió otro, reglas de la democracia.

Ahora podría decirse que se viene la revancha de gente como uno. No tengo ganas ni tiempo, dado que en un par de días ya tengo un nuevo Gobierno para empezar a analizar y criticar.

Se van. En unos días nos estaremos puteando por otras cosas, nos mataremos por cuestiones opinables. Seguiremos debatiendo todo porque está en nuestra esencia, pero lo haremos con caras nuevas. Y eso… eso ya es motivo de alivio.

0808_Gracias
Lunes 23 de noviembre de 2015. Se van. Doce años, seis meses y quince días después, se van. Disfrutemos hoy. Mañana, vemos.

Nicolás Lucca

 

Compartilo. Si te gustó, mandáselo a todos, que la difusión es nuestra herramienta de demostrar que no estamos solos. Este sitio se sostiene sin anunciantes ni pautas. El texto fue por mi parte. Pero, si tenés ganas, podés colaborar:

Invitame un café en cafecito.app

Y si estás fuera de la Argentina y querés invitar de todos modos:

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Qué son los cafecitos? Aquí lo explico. 

Y si no te sentís cómodo con los cafés y, así y todo, querés, va la cuenta del Francés:

Caja de Ahorro: 44-317854/6
CBU: 0170044240000031785466
Alias: NICO.MAXI.LUCCA

Si querés que te avise cuando hay un texto nuevo, dejá tu correo.

Si tenés algo para decir, avanti

(Sí, se leen y se contestan since 2008)

1.004 comentarios

  1. Cuántas sobradas verdades y cuántas otras que faltan en tu relato, obviamente por escasez de espacio. Si me pongo a pensar, en mi vida, sólo con el riojano y con esta última laKra, me obligaron a vivir (y a la mitad de los argentinos que piensa) una cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Te felicito por el blog y por tus tus comentarios en Twitter. Muy bien 10, felicitado. Voy a ver donde consigo tu libro.

  2. Vengo a comentar, debate político aparte, que me da profunda repulsión y asco que usen lo que le pasó a Candela con fines políticos, cuando nada tuvo que ver el gobierno nacional en ese caso particular. Ni hablar de los Pomar, pero ese canso tuve la suerte de no vivirlo de cerca. Desprecio total a esta nota y al utilizar el nombre de una nena asesinada como motivo de elección/no elección de un partido político.

  3. Disculpe, don Leonardo, me olvidaba: este conglomerado que usted llama con gran sutileza Peronia, da para que un día esta señora vuelva. Nada está dicho y con actitudes grandilocuentes no se logra nada: desde hace tiempo algunos de los habitués de este intercambio suponíamos que Macri podía ganar (algunos lo daban por hecho; yo particularmente lo consideraba una posibilidad, digamos, 50-50), pero magia mediante (sí, hubo magia, para robar votos y más) al final la cosa quedó consagrada como 52-48 y por poco hubiera podido cambiar la historia. Perdón, no cambiar, justamente: empeorar. Así que de nada sirve, a mi juicio, hacerse el macho prepotente o el que tiene la justa, porque la historia se escribe sola. Habrá que tratar de hacer docencia desde ahora aclarando lo que, a mi juicio, es claro: no elegimos a Macri para ser felices sino para tener posibilidades de hacer un país. 2016 no va a ser un año feliz porque esta buena gente se ocupó de dejarnos, ustedes disculpen, el culo roto. Manera gráfica de dar a entender lo que hicieron con lo que ellos llaman «pueblo» que, aunque a estos señores les dé bronca, somos nosotros, básicamente.

    1. Comparto su idea, Sr. E2.
      El tema es que no creo que la Sra., después del desaguisado que está dejando en estos últimos días por el despecho generado por la derrota – hay versiones de funcionarios K que declararon que esto fue una decisión de la Faraona y Zannini por la derrota pero pensado hace tiempo para dejar un campo minado y arrasado – pueda volver con la frente alta.
      Por varios motivos: sin ser analista político, creo que Macri se queda 8 años y, para entonces en el 2023, Ella tendrá nada menos que 71 sin considerar no solamente el deterioro físico natural sino también el generado por sus achaques.
      ¿En qué condiciones llega, si llega?
      ¿Me van a hacer creer que Máximo dentro de 8 años logrará ser un dirigente de fuste dentro del PJ, después del gran daño que sus padres han generado?
      Además, los emergentes del nuevo peronismo – olvidarse de Scioli por eso de que el peronismo perdona la traición pero no la derrota – hay algunos más «aggiornati» como el caso de Urtubey, Randazzo y otros jóvenes de 40/50 años que serán protagonistas.
      Con respecto a su cita del macho prepotente no creo que Macri sea de ese estilo tan característico de los dirigentes del PJ: tiene una formación técnica y está educado y formado para presentar resultados; pensar en un proyecto, proponerlo, hacerlo exitoso y a otra cosa.
      Sin considerar que ninguno de los que forman, y seguirán formando, este gobierno necesitan de esto para hacer dinero.
      La gran mayoría ya tiene una sólida posición económica lograda en sus actividades privadas – y que fue y es una condición que impuso Macri – y no necesitan de esta oportunidad para llenarse los bolsillos.
      Lo que no significa que alguno se tiente y cometa algún error pero ya sabe lo que les espera y les prometió el Presidente.

  4. El señor E2 nombra a mi cruzado favorito Simon de Monfort y su celebre frase «matadlos a todos, Dios reconocera a los suyos»
    Seria aplicable, matarlos a todos y que nefastor desde el calefon orbital arsat diga quien entra al paraiso k o no.

    1. Hege: muy buena alternativa.
      Otra podría ser mandarlos a hacer adoquines a Trevelín – 25 km. de Esquel – Chubut; o mandarlos a algún lugar a picar piedras; hacer alguna obra faraónica al mejor estilo del Altar de la Patria – que lo mandó hacer el enano maldito del generalísimo Franco y que está enterrado allí, justo enfrente de la tumba de Primo de Rivera y los dos con una piedra que pesa una tonelada cada una – o hacer esa otra obra que quería la Cebra en la Isla Demarchi con todos estos reverendos hijos de puta.
      Deberán trabajar engrillados y quedarán libres una vez terminada la obra. Si intentan huir, fusilamiento ipso pucho.
      ¡Viva Perón, carajo!

  5. Muchas gracias, don Roia. Recuerdo a Alsogaray, aunque no sé por qué me da el disgusto de traerlo a la memoria, como si el presente no fuera suficientemente sombrío.
    Ya no tiene sentido, parecería, seguir lloviendo sobre mojado con estos fachofalsoprogresistas del Proyecto de Reorganización Nacional y Popular. Son ladrones que consiguieron adueñarse del poder para expoliar a un país. Si la bayonetas no sirven para sentarse sobre ellas, esta basura aprendió que se puede dominar a la gente comprando las voluntades de dos maneras: con las sobras de la mesa para doblegar a los que nada tienen, y con el cuento de la grandeza para la progresía pretenciosa. Y sin fusiles, renovó el mismo modelo intolerante que dicen enfrentar. Claro: para ver quién se queda con la torta del poder; no son ideológicamente opuestos sino interesadamente contrincantes, nada más.
    El problema es que ahora viene la necesidad de reconstruir. O en realidad la necesidad es mucho mayor: hay que construir, hacer todo de nuevo, conseguir un país en el que se acabe para siempre el «hambre de… hache dos cero», en el que los pobres no sean el 48 % de la población que el frustrado candidato a vice confesó que los votó a ellos, en que los científicos que huyeron rumbo a países civilizados porque en éste temían por sus vidas, no se dediquen en este país a vituperar a un presidente que en el otro admirarían solamente porque una crestina les dice que es malo. Soy un tonto: no puedo entender que una persona haga cosas miserables, y no sienta vergüenza de sí misma.
    Hay que construir todo, parece, de cero. Y eso va a costar y no hay plata para los materiales y hay que poner mucho esfuerzo, mucho sacrificio, y hay que saber que el futuro no es venturoso sino difícil.
    Espero que no aparezca nunca más ninguna arquitecta egipcia a ofrecer hacer la casa rápido, con materiales truchos y mano de obra esclava, porque los laburantes fachofalsoprogresistas van a empezar de nuevo, gritando de placer, a destruir todos los cimientos.

    1. Estimado E2: no era mi intención generarle algún disgusto con la cita del Chancho Alsogaray más si traer el recuerdo de esos años en que hubo que apretarse los cinturones.
      Creo que esta ocasión es única por la sencilla razón de quién es Presidente – junto a todo su equipo y también Diputados y Senadores – no proviene de ninguno de los dos paridos tradicionales: el Pj y la UCR.
      Y habría que aprovecharla para, de una vez por todas, volver al camino que hace muchos años estas lacras, todas, se alejaron del rumbo de la realidad que el mundo entero estaba y está yendo.
      La UCR terminó de destrozarse en el 2001 y el peronismo empezó a agonizar el 22/11.
      Recuerdo cuando la negrada se burlaba y decía»…es un partido vecinal…»
      Bueno; ahora hay que volver a poner el lomo y estar atentos a no permitir las pelotudeces ni demagogias de siempre ni nada que se le parezca.
      Quiero creer que por fin la sociedad algo habrá aprendido en estos últimos 32 años.
      Y si no aprendió, que se jodan; lo lamento, yo ya estoy de vuelta y no tengo edad ni salud para volver a empezar.

  6. NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL
    ARTICULO 19.- Comienzo de la existencia. La existencia de la persona humana comienza con la concepción.
    ARTICULO 21.- Nacimiento con vida. Los derechos y obligaciones del concebido o implantado en la mujer quedan irrevocablemente adquiridos si nace con vida.
    Si no nace con vida, se considera que la persona nunca existió. El nacimiento con vida se presume.
    ————————————— CIGOTOS
    capaz deba agradecer a Franco Deterioro que no entienda quién cuida de los derechos de la personas humanas concebidas pero no nacidas, sino alojada en frasquitos ¿durante … meses, años ??
    y al final no entiendo si existen o no existen

  7. Artículo 100.- El jefe de gabinete de ministros y los demás ministros secretarios cuyo número y competencia será establecida por una ley especial, tendrán a su cargo el despacho de los negocios de la Nación, y refrendarán y legalizarán los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carecen de eficacia.
    Al jefe de gabinete de ministros, con responsabilidad política ante el Congreso de la Nación, le corresponde:
    —————————————————
    Manimal :
    ¿ crees que Parrilli le pueda haber llevado a la Morsita alguna carpeta donde figure que uno de mis juegos preferidos en la Escuela Fiscal era
    http://www.bolitastinka.com.ar/

  8. Manimal:
    te contaré ciertas intimidades que espero queden entre vos y yo.
    tanto mi padre (qepd) como mi madre fueron muy bailarines,
    y en este asunto nada más cierto que: de tal tronco tal rama.
    el 23 de abril de 1944 parece que llovió mucho y San Jorge no pudo hacer su baile del pueblo, (los caminos eran de tierra, no estaban pavimentados)
    o si lo hizo fue sólo para los locales, mamá era local;
    para las octavas, o sea el 29 de abril, día del Animal, apareció el cañadense y entre baile y baile…
    la cuestión es que supongo que sería por eso que algunos años después cuando los domingos los 3 hermanos le destrozábamos a los abuelos jardín y corralones abuela nos decías :
    bestias, bestias, bestias.

  9. Pobre ramoncito, todavía le dura el resentimiento por el triunfo de la derecha y, como buen forrito impotente, aúlla sus traumas sexuales en el blog.
    Viste, revolucionario de cartón? La mayoría se caga en tu revolución de chorros progrezurdos. Disfrutálo, levantabostas bueno para…levantar bosta.
    Bufoncito pito muerto, sos garantía de carcajadas. Entrar y leerte es terapéutico.
    PD. probá un transplante de pito, a ver si por una vez te funciona y te librás de la mala leche.
    Ah, ahora que lo pienso, lo más probable es que se produzca un rechazo…

  10. Che, Subcomandante Lampazo, dejá de dar pena. ¿Qué diría tu madre si viera que pasás tus últimos días pelando como un chiquilín contra unos fantasmas en la Internet?
    Doña Aranguren: Siempre supe que era un boludo, por eso dejaba qe el padre lo cagara a cintazos. Me cache en Dié, me quiero morir de nuevo.

    1. E2: adhiero a su comentario de las 17:10 y hago mías las palabras del último párrafo.
      Si la cebra tenía las vanas esperanzas de volver en el 2019 – siempre y cuando zafe de tener que pasar bastante seguido por Comodoro Py 2002 – con esto se está cerrando la puerta ella sola.
      Y lo peor es que, como bien dice Ud., el mismo pueblo que la votó con el 54% en el 2011, hoy ya la está repudiando. Y no hablemos de la bronca de los gobernadores K que saben muy bien que sin plata no pueden mover nada en sus provincias y dependen del poder central.
      Este poder se quedó sin recursos por las delirantes barbaridades de Ella y el Rusito maldito y lo terminaremos pagando la fiesta todos nosotros.
      Es más, no se sabe si los pagos de jubilaciones y pensiones, del mes de diciembre y aguinaldos, que tiene que pagar ANSES se podrán hacer en tiempo y forma porque ya no hay un mango.
      Y desde antes de que la Cebra firme el decreto del que nos enteramos hoy del 15% de coparticipación que iba a la ANSES.
      Por lo tanto, se acabó la joda y, como bien dice Hegeliano, hay que prepararse a 16 años de derecha; si Ud. tiene edad de acordarse de eso del Chancho Alsogaray – que dijo cuando fue ministro de Economía de un gobierno de facto – «…Hay que pasar el invierno…», va a ser un tibio otoño caribeño.

  11. ¿Basta con la obviedad de señalar que, para ella, después de ella, el diluvio? Espero disculpen mi escaso conocimiento de las historias religiosas pero la catarata de leyes y decretazos de destrucción masiva posderrota me provocan el recuerdo de un evento del cual carezco de precisiones, pero lo que importa es el fondo: estando las tropas cristianas por ingresar a la ciudad de Beziers, un general acude a un delegado papal para consultarle cómo reconocer a los creyentes y evitar una carnicería.
    -«Mátenlos a todos»- fue la respuesta que sorprendió al general. -«Dios sabe reconocer a los suyos»- fue la frase que, sin remordimientos, se atribuye al delegado papal Arnaldo Amalric. ¿Y ahora? Ahora asisitimos a una similar cruzada con idénticas intenciones: horrorizada, enfervorizada, emponzoñosada por el desprecio de un pueblo que la despreció, con sus últimos resquicios de poder la presidenta destruye toda posible fuente de crecimiento, buscando que la bomba estalle en forma de un feroz ajuste automático antes de 30 de diciembre. Tal como quería Scioli en campaña, la explosión va a destruir todo, y con la gente adentro. Y que el Dios al que ella absuelve (el que está a su derecha, claro) se quede con los muertos buenos.
    La fábula del escorpión no alcanza a abarcar su goce por destruir todo (por aquél «todo» por el que fue, y que los votos le negaron) ya que ella no va a hundirse: como Nerón, va a disfrutar de contemplar su obra de aniquilamiento desde la cumbre de los hombros de aquellos que prefieren morir bajo sus patas antes que permitir que ella sea olvidada.
    Un repudiable Bernardo Neustadt hizo conocida una frase que, no casualmente, los adoradores de Cristina Fernández me recuerdan: «Tú crees que me matas, yo creo que te suicidas».

  12. Estoy shorando de la emoshion. El nieto hijo, encontrado de madre viva que casualmente es K me hizo creer que todos estos que ya se van son subnormales.
    Le falta musica de cosentino y letra de migre para ser un bodrio de la tarde.
    PD: 9 dias, tic tac tic tac, que fuerte se escucha no?, el comienzo de 16 años de prosperidad y sin los k.

    1. Hege: si querés shorar, shorá y más con esta sobada del Drogón de Dubai que me imagino el sapo árabe que se estará tragando por tener que respetar y callarse la boca ante «El Cartonero Báez» de Peronia:
      http://442.perfil.com/?p=403351
      Pobre Pelusa, se le deben estar retorciendo las tripas por tener que bajar la cabeza ante quién él se permitió de faltar el respeto.
      Duda cruel: ¿Cuánto tardará en chuparle las medias?

  13. Hegeliano, vendí mi centro musical Aiwa que compré en la época de Menem.
    Ahora con Macri me quiero a comprar algo de más nivel.
    Me están ofreciendo usado un combo de TV y 5.1:
    https://pbs.twimg.com/media/B89oSHSIQAEBWHU.jpg
    Lo que ya tengo, es la mesita de melamina y los enchufes sin tapa.
    Qué opina usted Hegeliano? Podré invitar a la gente del Jockey a mirar Fargo y hacerlos mis amigos?

  14. A propósito de Mamá Hebe, ¿qué te parece que se niegue a la toma de ADN que le pide el EAAF? ¿Estarías de acuerdo si se la hicieran por la fuerza, como a los Noble? ¿Por qué será que no le interesa saber si aparecieron los restos de uno de sus hijos?

  15. Viene tan a tono con lo que declararon Hebe y otros cumpas que ni me molesté en chequear. Mala mía.
    Lo del huraño hablémoslo a mediados de 2016, ¿dale?

  16. Bitácora Revolucionaria
    15 de Febrero de 2016:
    Nadie me dijo que en la selva no hay donde enchufar la Play. Carajo, extraño la Play. Necesito más merca. ¿Dónde habré puesto la pera de goma?

  17. Me imagino a Martu y Maxi tratando de derrocar a Macri, los Rambito Y Rambón del siglo XXI. El reto más temible, subir las escaleras de la Pink House sin sufrir un infarto.

  18. O sea: que Fuegi es un imbécil y un hijo de puta es sabido…pero hacerse eco de «CN24» (!!!!)
    #ESCÁNDALO | #GameOver: Acusan a #CristinaFernández de asesinar a #NéstorKirchner y pidieron exhumar su cadáver. //
    #DelfinaRossi finalmente justificó su renuncia. «Es verdad que no tenía experiencia, y mentí en el cv.» ///
    ‪#‎SOCIEDAD‬ | Se termina la era K y prenden el ventilador: Estela Carlotto, y el negocio millonario cada vez que «encuentra» a un nieto.

  19. «Porque somos su único contacto …»
    No me voy a cansar de decírtelo, Nicolasito
    No sos parte de nada. Lo único que tenés en común con el resto del opoblog es tu vida triste y tu odio hacia los que somos felices. Pero no formás parte de NADA

  20. El resto del kukaje que frecuentaba el blog al menos tuvo la dignidad de irse, pero el Ente sigue acá, dando lástima. ¿Por qué? Porque somos su único contacto con el resto de la humanidad, los comentaristas del blog son lo único que se interpone entre él y la Nada.

  21. ramoncito, no te molestes en clonarme, sos tan evidente…
    Te preocupa mucho cómo cojo? No te preocupes, negro pija muerta, voy a dedicarte mis próximos polvos.
    Mientras tanto, seguí con tus tareas de portero, que no servís para otra cosa.

  22. Sos tan fácil de junar Monchito. Ni siquera te molestás en ocultar tus obsesiones con el sexo, los genitales, los cuernos y la violación.
    Haceme caso, buscate un psicológo, estás mal de la cabeza.

Recientes