Ya No Hay Códigos
La muchachada Nac&Pop anda medio despistada. Todavía no habían digerido el sapo de tener a Julio Grondona como socio del Gobierno, que al ratito ya les enchufaban el préstamo de plata de los jubilados para financiarle un auto a la General Motors Company. A esta altura del partido, mientras siguen buscando un Uvasal para bajar el pago de la deuda contraída por el último Gobierno de Facto con el Club de París, no es para tanto que los elogios a la política de Cristina vengan del Presidente de la Coca-Cola. Un ratito antes, los militantes que dan la vida por la Patria Contratista le pedían a Cris la reelección mientras cantaban «Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación». 
Todo bien con la cara empastillada, pero ¿qué carajo hace el logo de
twitter en una remera de Presidencia?
Arman discursos kilométricos y bajan línea a sus programas propagandísticos para defenestrar a las corporaciones, pero se les cae un orgasmo cuando una multinacional de capitales norteamericanos festeja las políticas económicas. Con un panorama así, no es de extrañar que vean en una mina como Cristina el ideal a seguir. Una mujer que habla de las maravillas de la producción nacional, pero se mueve en auto importado, se viste en París y manda a sus hijos a estudiar al exterior.
Sin embargo, siempre se la rebuscarán para encontrar algún justificativo a lo que los demás padecen, pero ellos no. La mentada Sensación de Inseguridad, ayer le mojó la oreja al Gobierno de un modo muy simpático. Dos motochorros se llevaron 360 lucas destinados al viaje de Cristina por el norte de África y Medio Oriente. Charlando con algunos conocidos oficialistas -si, todavía me quedan algunos- me dijeron que seguro que estaba todo armado para pegarle al Gobierno. Obviamente que estaba armado. Un tipo dentro de un banco marcó a otro que sacó 360 lucas. Lo mismo que padecen cientos de personas al año. 
Lo que nadie explica es qué carajo hacía un tipo en la calle con 360 lucas. Tampoco explican por qué mierda un viaje en el que la Presidente pasará unos días de descanso con Flor Key en Egipto, lo tenemos que pagar entre todos. Espero que por lo menos consiga traerse a Tutankamón de una vez por todas.
Tenemos que convenir que los medios locales y del mundo exageraron con el tema del robo. No fue para tanto. Hace años que a Cristina le vienen robando y nadie dice nada. Un robo en la calle es una manchita más al lado de las encuestas de Artemio dando ganador a Néstor en 2009. No vamos a comparar 360 luquitas con lo que la que se llevan 678 y Duro de Domar por provocar vergüenza ajena. No podemos ser tan cínicos de descubrir las faltas a la bondad de la Presidente recién ahora. No nos olvidemos nunca que también fue estafada en su buena fe cuando le sugirieron que Timerman era un buen cuadro para la Cancillería. Sin ir más lejos, hace poco desaparecieron 570 millones de pesos destinados para la ampliación de la fábrica de billetes de la Casa de la Moneda y nadie dice nada. 
Panorama:
Mientras Aníbal Fernández se hace odiar cada día más dentro del Gobierno Nacional, en la Casa Rosada ya no saben qué hacer para mostrarle la puerta de salida. A Randazzo, que ya le tramitó el DNI a los dos lobos marinos de cemento de la Bristol, también le están pidiendo pista. Boudou sigue rompiendo oídos con su campaña para ser Jefe de Gobierno, cagándole la ilusión a Tomada. Mientras tanto, Filmus hace lo que puede y nos vuelve a llenar la Ciudad con su cara, con una mano del empapelador Albistur. Defintivamente, Cristina se aleja cada vez más de los pocos peronistas que le quedaban en el Gobierno.
Los radicales volvieron con todo a recordarnos viejos momentos. Cobos ningunea a Sanz, Sanz pide internas con Alfonsín y Ricardito dice que los dos pueden turnarse para mamársela. Mientras tanto, Macri intenta convencer a un Midachi para que sea candidato en Santa Fe y tiene a sus colaboradores cortando clavos con el culo sin decidirse si se va a largar por la Presidencia, por la Jefatura de Gobierno, por la Presidencia de Boca o por la gerencia de los areneros de verano. Daniel Scioli, que está peleado con su hermano Pepe, dice que respalda a la Presidente mientras se pone la corbata como banda presidencial para ver que tal le queda. De Narváez dice que Scioli tiene que ser candidato a Presidente, mientras apoya a Pepe para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 
Y recién termina la primera quincena del primer mes del año.
Viernes. Le robaron a la Presidente. Ya no hay códigos, muchachos.