Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La Patria fogosa

La Patria fogosa

Manifestantes intentaron incendiar la legislatura ante el tratamiento de una reforma que penaba el bloqueo de accesos a edificios públicos y privados, además de atentar contra la fuente de ingresos de los sectores más vulnerables. Fueron reprimidos.

El año es 2004, la legislatura es la de Buenos Aires, el proyecto fue presentado por Aníbal Ibarra y la fuerza represora es la Policía Federal que responde al gobierno nacional, donde el Presidente es Néstor Kirchner y su jefe de Gabinete se llama Alberto Fernández.

Meses más tarde, la Policía Federal reprimirá brutalmente al grupo de personas que se manifestaban en la puerta del predio de la Sociedad Rural en Palermo, lugar donde se desarrolla el congreso de supermercadistas.

También gasearon a los manifestantes que protestaban frente a las oficinas de la visita del FMI. Fue en septiembre de 2004, en la Plaza de Mayo, cuando el enviado del Fondo, Rodrigo Rato, se reunió con Roberto Lavagna, ministro de Economía. 102 detenidos, 20 heridos.

Protestas de organizaciones de base para reclamar la liberación de “36 presos políticos”. De 36 a 139 en unas semanas, ya que Raúl Castells también estaba en cana. Luego llegó el tiempo en el que Luis D’Elía fue cooptado tras tomar e incendiar una comisaría. Él no fue preso, no señor. Y con su llegada al kirchnerismo, el movimiento piquetero quedó para siempre partido.

En marzo de 2007 fueron al paro los docentes de Santa Cruz. Para mayo, una manifestación en Río Gallegos terminó con quince personas heridas por balas de goma y gases. Una perdió tres dedos de la mano. El presidente estaba indignado, pero porque parte de la protesta fue en la puerta de la casa de su mamá.

El gobernador Sancho tuvo que presentar la renuncia y asumió Daniel Peralta. Semanas después el Presidente viajó con su esposa a Río Gallegos. Le armaron un hermoso acto, con fuegos artificiales y todo. A pocos metros, una protesta docente. Daniel Varizat, kirchnerista de pura cepa, no le gustó no poder circular por el piquete: pasó con su camioneta por arriba de los manifestantes. ¿Resultado? 17 personas heridas, cuatro de gravedad, uno en terapia intensiva. Lo normal.

En 2008 comenzó un juicio ante los Tribunales Federales de La Plata contra ocho laburantes de YPF por una protesta con bloqueo frente a la planta de Ensenada. ¿Cuándo ocurrió? En 2003. No solo reprimieron la protesta social, sino que los mandaron a juicio.

Los Qom se cansaron de ser reprimidos y asesinados sin que nada pase. En junio de 2010, la represión policial contra una protesta de la comunidad aborigen en Chaco terminó con heridos de bala y dos abusos sexuales. Unos meses después, en Formosa, el mismo pueblo originario sufriría una brutal persecución que terminó con casas incendiadas. Mujeres, niños y ancianos fueron detenidos y llevados en camiones sin ninguna orden. En el medio fue asesinado por las balas policiales Roberto López, miembro de la comunidad. Hace dos años, en Chaco, un Qom de 17 años murió de un balazo de la policía de Capitanich. ¿Usted se enteró? Tampoco en la Rosada. La cana de Chaco mejoró su marca en 2018 al matar a un Qom de 13 años.

Durante todo el kirchnerato, con el pronóstico del día te contaban que hubo represión, detenidos y heridos en un bloqueo a la Barrick Gold. El 1º de marzo de 2014 tuve el extraño privilegio de presenciar el discurso de la entonces Presidenta ante la Asamblea Legislativa. Allí, entre todas las fantasías imaginables, pidió una ley específica con una justificación preciosa: “No puede ser que diez personas te corten una calle, por más razones entendibles que tengan, y no pase nada”. Yo estaba. Lo escuché. Fue aplaudida por su gente.

A fines de abril de 2017 cagaron a balazos de goma a docentes que reclamaban el pago de su sueldo… de marzo. Ocurrió en Santa Cruz. Ctera no se entera y no pasa nada.

Durante la cuarentena gestionada por el Profesor de Derecho ocurrieron miles –sí, miles– de casos de violaciones a los derechos más fundamentales del hombre en manos de fuerzas policiales. Torturas, vejaciones, tormentos, detenciones arbitrarias y, cuando no, homicidios agravados. Todita del kirchnerismo.

¿Recordás dónde está Facundo Astudillo Castro? ¿Y Magalí Morales? ¿Cuánto resiste un gobierno al que se le “suicidan” tres personas en tres comisarías en un par de días? Ocurrió en San Luis. ¿Cuánto aguanta un gobierno que copa las villas con fuerzas de seguridad para que nadie entre ni salga? Ocurrió en la provincia de Buenos Aires, hace poquito.

¿Cuánto aguanta un gobierno que tiene campos de concentración para encerrar a sospechosos de Covid y a sus familiares sanos mientras tiene las fronteras de la provincia cerradas? Pasó en el Ducado de Formosa.

Según la Comisión contra la Represión Institucional los años de Néstor y Cristina nos dejaron unos 3.675 muertos en manos de fuerzas policiales. El 51% del total de muertos por violencia policial registrados desde 1983. Sin 2001.

Pero todo es relativo. De los 38 videos publicados en YouTube por el noticiero de la TV Pública, entre las 14 horas y la medianoche del martes feriado, 37 apuntaron a Jujuy, con titulares sobre desaparecidos y la opinión hasta de Baltazar Garzón. El video restante fue para pedir datos sobre el paradero de Cecilia, un chica del Chaco que no se sabe dónde está, aparentemente.

Cristina, por su parte, pidió que todos veamos la serie Diciembre 2001 para saber lo que pasa cuando gobierna gente como Morales. Alberto Fernández reapareció con vida y culpó al gobernador jujeño, en lugar de ofrecer el envío de fuerzas federales para garantizar la seguridad y bienestar de los ciudadanos de Jujuy, que son como si fueran argentinos.

El expresidente también dijo que le encargó a su ministro de Justicia que vaya a la Corte para determinar la constitucionalidad de la constitución jujeña. El profe le debería haber pedido eso al ministro del Interior, ya que es una de sus funciones. Pero Wado estaba con un video para pedir el voto para la presidencia de no sé qué cosa. Eso sí, criticó a Jujuy. A quemar todo. Política Dracarys.

Todo esto sin olvidar la infaltable colaboración de la opinión de los referentes de la izquierda obrera, que todavía deben tener las nalgas ardidas de los bastonazos de la cana ante cada protesta que hicieron por el petróleo o la minería. Pero ahí van, no más, a la TV Pública.

La iniciativa de la reforma jujeña y sus contenidos están disponibles desde 2022. Fueron a elecciones, ganó un gobernador, ganaron unos legisladores y se formó una convención constituyente por el voto popular. La constitución fue aprobada por casi el 82% de los constituyentes. Datos al pedo.

Quisiera creer que todo lo de Jujuy fue la maquinación de una mente brillante que decidió victimizar al candidato a vicepresidente de Larreta para debilitar las probabilidades de Bullrich. No los veo con la mente tan clara. Y Horacio Rodríguez Larreta tiene que agradecer que el kirchnerismo no sabe si es peor que gobierne Patricia Bullrich o él. Ya tendría su propio incendio, aunque nadie debería descartar nada.

Pero… ¿Saben quién no dijo una sola palabra sobre los incidentes en Jujuy?

Sergio Tomás Massa.

¿A favor o en contra? A nadie importa. Que se limen todos entre todos. Nada dijo el que nada tiene que ver nunca con nada. Sabíamos que algo tenía entre manos cuando mandó a hacer correr la bola de que “el lunes hay que seguir solucionando los problemas de lajente”. Pero el hombre gerundio no tuvo nada que ver, no, señor. Tampoco tiene nada que ver con la debacle económica del país. Él está para arreglar problemas, nada más.

Hemos dicho desde este mismo lugar que el equipo de Massa siempre fue adicto a House of Cards. Literalmente, no es un chiste. Hasta le sacaban fotos en situaciones similares a las de la serie. Todo esto hasta que cancelaron a Kevin Spacey, obvio. Pero esa manía de jugar a las cartas con todos los ciudadanos como botín del Estanciero o el Monopoly, no se quita ni con aguarrás. ¿Recuerdan cuando se llevaron puesto a Guzmán? Con el diario del lunes ¿quién dio el empujoncito final?

¿Cómo es que nadie la vio venir si hace años que decimos “ojo con Massa”? Todos los que viven con el teléfono abierto a la pesca de alguna declaración en off o algún run-run, ¿no se enteraron? Y si se enteraron antes que nadie ¿qué juego jugaron?

Por eso no quiero dejar de recordar a los fascinantes artistas de la suavización de candidatos, esos que pregonaron la moderación de Alberto Fernández, titular de la Jefatura de Gabinete de los años más represivos del kirchnerismo. Ni bien se supo de la candidatura de Wado de Pedro junto a Manzur, comenzaron a hablar del pragmatismo de unir al interior con la Capital, como si Mercedes quedase al lado de Villa Crespo.

“Wado deberá articular sus dos perfiles: el de riñón del kirchnerismo y el de moderado que supo cultivar desde la gestión”, dijo uno de los principales portales. Espero que no se hayan empachado, pero seguro les queda pólvora para reinventar a Massa.

A veces me pregunto si los que ven moderación en salvajes bien vestidos se criaron con padres que los arrodillaban sobre maíz por una mala nota. No encuentro otra justificación para considerar moderado a gente que forma parte de una cofradía de depredadores del Estado.

Mucho menos quiero olvidar a esos que hoy militan a Patricia Bullrich ya sin carpa desde el poder cada vez menor del micrófono y de la cámara, pero que se sacaron fotos con carteles en contra de la gestión de la entonces ministra de Seguridad. No es que yo esté a favor de su gestión, mi archivo me respalda. Pero qué tupé el volantazo, eh. A mí, esta nota me costó un laburo. ¿Cómo hacen para sobrevivir a todo?

Estoy seguro que varios descorcharon al escuchar la noticia de Salvador Massa. Sobre todo esos que necesitan de un gobierno de mierda para poder conservar sus fuentes de trabajo. O sea: estatales y varios de mis colegas adictos a la fama.

Tampoco quiero olvidarme de todos los profesores que educaron a generaciones enteras de periodistas incapaces de reconocer una apología del delito y una velada amenaza pública. Ahora resulta que Eduardo Valdéz puede decir que “lo de Jujuy pasará en todo el país si gana la oposición” y sólo es un titular.

Y quiero recordarles a todos que el mundo ha cambiado y que el clima que se vivirá en los próximos meses si gana la oposición puede durar un tiempito, no demasiado. En 2015 existían millonadas de dólares en el mercado negro de los amigos del poder kirchnerista. Hoy solo les queda la guita para mantener sus estilos de vida de ricachones oligarcas. ¿Imaginan que Cristina ponga de su parte para financiar algo? ¿En serio?

¿Cuánto pueden mover los intendentes cuando el dinero ya no valga la pena para movilizarse? ¿Cuánto resiste una protesta de mi gremio si la mayoría de las caras visibles no están afiliadas? ¿Y cuánto resiste cuando el consumo de noticias está segmentado individualmente por ciudadano?

Por eso Massa es él candidato de la unidad. Porque no les quedaba otra que salvar la ropa y Massa, aunque usted no lo crea, los puede salvar con el apoyo de Cristina. ¿Cómo? Por cuestiones matemáticas. Tiene una imagen positiva por el subsuelo y una negativa que llevaría al suicidio a cualquier persona con los patitos en fila. Pero el tema es que las elecciones se ganan con los votos. Si se mantiene este nivel de abstención electoral, Massa tiene chances. Si el 47% que odia a Capitanich y no fue a votar se replica a nivel nacional… Saquen sus cuentas.

Del lado oficialista hay cohesión. Cuando comenzaron los incidentes en Jujuy, la manada tuitera salió con que “se viene el ajuste y la represión”. ¿Dónde vivieron los últimos años, electroencefalogramas planos? El ajuste llegó hace rato. Nos empomaron en todas las posiciones del Kamasutra, incluso en aquellas de la edición ampliada solo para suscriptores de Twitter Blue.

Yo sé que tienen el lobulo frontal con el film de fábrica aún colocado, pero ¿quién cantaba en 2015 “no pasa nada si todos los traidores se van con Massa”? ¿Quiénes dijeron que Massa era el candidato de los fondos buitres al igual que Macri y Scioli? Ya vi pasar a un idiota con un tuit que decía, con absoluta carencia de pudor, que la jugada maestra es de Cristina, porque Massa tuvo que volver con ella. No se puede ser tan, pero tan manso.

Este ajuste, así como lo conocemos, es todito de Massa. Licuaron el déficit con inflación, licuaron la deuda con devaluación, tenemos la mitad del salario mínimo que teníamos en 2001, nos reventaron toda expectativa de planificar el fin de semana, arruinaron todos los sectores productivos y no quedó un solo factor económico sin dinamitar. ¿A qué ajuste le temen, psicóticos de la locación de servicios? ¿Quién es, ahora, el candidato del FMI?

Recuerdo la tapa de Página/12 con “A bailar el Wado Wado” y me orino. Fue este viernes, no hace un milenio. Ahora, a bailar con Sergio. Ya saben cómo hacerlo y, si no, aprendan de todos los demás medios: a la hora de hacer la nota con el número de inflación, no tienen que mencionar al ministro de Economía.

Ahora resulta que les importan los pueblos originarios y el extractivismo. Justito ahora, no en Veladero, no en El Impenetrable, no en Formosa, no en 2003, ni en 2010, ni en 2015. Importa ahora, cuando respiran aliviados después de justificar a Manzur. Respiran aliviados de que Sergio Tomás, al que llamaban traidor, los usó para convertirse nuevamente en candidato a Presidente. Los usó bien, pero bien usados. Igual, están acostumbrados: todavía no entiendo cómo no encontraron un vínculo místico en eso de que Sergio reemplace a Alberto, como en 2008.

Y nosotros: ¿A eso le tenemos miedo? ¿En serio?

Sí, es dañino. Sí, es doloroso. Y sí, es peligroso. Pero si pasan hoy por la Plaza del Congreso, la verán ahí, enterita de nuevo. Ningún violento matoncito sobrevive al paso de uno o dos años. ¿Acaso alguno de ustedes recordaba todos los hechos que redacté más arriba? ¿Los tenían en sus cabezas antes de que los leyeran? El violento utiliza la violencia como propaganda. Y la propaganda, por principio básico, muere en la falta de atención. Los únicos beneficiados son los que hacen su juego. Como Sergio, el amigo de todos.

Mi sugerencia: si tienen auto, paguen un garage cubierto y saquen un seguro contra granizo, pedradas, palazos y balas de goma.

Y compren pochoclo que hoy comienza oficialmente la campaña electoral.

Nicolás Lucca

 

 

Compartilo. Si te gustó, mandáselo a todos, que la difusión es nuestra herramienta de demostrar que no estamos solos. Este sitio se sostiene sin anunciantes ni pautas. El texto fue por mi parte. Pero, si tenés ganas, podés colaborar:

Invitame un café en cafecito.app

Y si estás fuera de la Argentina y querés invitar de todos modos:

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

¿Qué son los cafecitos? Aquí lo explico. 

Y si no te sentís cómodo con los cafés y, así y todo, querés, va la cuenta del Francés:

Caja de Ahorro: 44-317854/6
CBU: 0170044240000031785466
Alias: NICO.MAXI.LUCCA

Si querés que te avise cuando hay un texto nuevo, dejá tu correo.

Si tenés algo para decir, avanti

(Sí, se leen y se contestan since 2008)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes